Los recién llegados (o casi)

Irrumpen con fuerza procedentes de la independencia, la autoedición y el fanzine

YEXUS

Frente a los nombres consagrados y las editoriales de gran calibre, perviven los francotiradores que desafían las reglas establecidas a costa de limitar su audiencia o repercusión mediática. No dejan de surgir nuevos autores que se inscriben en estos parámetros, dan sus primeros pasos o adquieren una cierta estabilidad. Acostumbran a hacerlo con ayuda de pequeñas editoriales de corte independiente o alternativo, normalmente interesadas en fomentar el trabajo de creadores emergentes, cuando no están promovidas por el propio autor.

Aunque también está el caso de Ediciones La Cúpula. Una empresa veterana y prestigiosa que no solo promociona el trabajo de los nuevos dibujantes y guionistas mediante la edición de títulos monográficos o antologías colectivas como ‘Voltio’, sino que alumbra iniciativas tan interesantes y provechosas como la recopilación de los números publicados del fanzine ‘Nimio’, publicación premiada en la edición del Salón Internacional del pasado año. El valor y la utilidad de tal proyecto son evidentes, dada la dificultad del lector medio para acceder a este tipo de productos, de tirada muy reducida y distribución artesanal.

Nuevos nombres

‘Don Rogelio J.’ es la firma del valenciano Rogelio J. Pérez, licenciado en Bellas Artes que, además de la historieta, despliega su actividad en campos como la ilustración, la pintura, la cartelería y las portadas de discos. Ello sin mencionar su actividad como tatuador y músico, disciplinas que sin duda se interrelacionan con las anteriores. Por lo que se refiere a las viñetas, ha frecuentado los fanzines Vomitorium, Altar Mutante y Tumba Swing, procediendo el libro ‘Desde abajo’ de una recopilación de la serie homónima previamente publicada por el sello independiente Ediciones Calamidad.

Ediciones La Cúpula, veterana y prestigiosa, alumbra iniciativas y grandes recopilaciones

También procede de la facultad de Bellas Artes la zaragozana Laura Rubio, autora cuyo primer trabajo apareció en 2015. Se titulaba ‘Zilia Quebrantahuesos’ y era un cómic ambientado en el siglo XI que incidía en los mitos y leyendas del Alto Aragón empleando un estilo muy cercano al manga. Por lo que ahora sorprende con el cambio de registro de su reciente trabajo, ‘Queronea’, una reflexión sobre el honor y la pérdida con el telón de fondo de la antigua Grecia, editado por un sello dedicado a promocionar a los jóvenes creadores aragoneses. Cierra la lista Roberto Massó, que además de desarrollar talleres de cómic en el GRAF y de mantener con Carlos González la editora de fanzines Cero Eficacia, ha publicado sus primeras obras con sellos alternativos como De Havilland, Libros de Autoengaño y Fosfatina.

Este último es precisamente el responsable de su título más reciente, ‘Zona Hadal’, una singular incursión en los abismos del océano y de la propia conciencia.

'Nimio'

Varios autores, 180 páginas – 10 euros, La Cúpula

Un volumen recopila todos los números aparecidos de ‘Nimio’, premiado como Mejor Fanzine en la edición del Salón del Cómic de 2016. Nuria Tamarit, Anabel Colazo, Luís Yang, Pau Ferrando y María Ponce son los responsables, algunos de los cuales ya han dado sus primeros pasos en la novela gráfica u otros formatos. Se dan cita en estas páginas estilos muy dispares, unos depurados y otros en proceso de aprendizaje, aunque todos derrochan frescura, originalidad y riesgo. En sus historias se entremezcla la realidad cotidiana con una extraña fantasía mientras aparecen diferentes personajes recurrentes, cuyas peripecias a menudo cambian de manos. Además de los numerosos colaboradores, se encuentran puntuales aportaciones de nombres consagrados, como los de Álvaro Ortiz, Ken Niimura o José Domingo.

Don Rogelio J., 176 páginas – 16 euros, Autsaider

'Desde abajo'

El autor describe un Estado totalitario, privatizado y represivo que controla el acceso a la cultura y otros derechos fundamentales, escenario en el que se mueven una serie de personajes esperpénticos. Como el subversivo locutor de una emisora pirata o el militar retirado convertido en dominatrix que dirige los servicios de información; además de moteros, terroristas y sediciosos genéticamente descontrolados. Es un cóctel de violencia, drogas y música plasmado con un rabioso blanco y negro. Con un dibujo feísta y abigarrado pero absolutamente contundente, cuya agresiva estética mantiene un claro sesgo expresionista. ‘Desde abajo’ es una salvaje distopía con demasiados rasgos reconocibles del presente que, desde su propio título, reivindica el underground y la total libertad expresiva.

Laura Rubio, 88 páginas – 14 euros, GP

'Queronea'

La épica batalla de Queronea tuvo lugar en el siglo IV a.c., enfrentando a los macedonios contra los ejércitos de Tebas y Atenas. La historia está narrada en primera persona por el rey Filipo, que rememora su infancia como rehén, cuando fue educado como un hijo por el general Epaminondas entre los hoplitas del Batallón Sagrado de Tebas. La obra contiene cierto lirismo y un tono melancólico que canta la dignidad ante la derrota mientras honra la memoria de los guerreros muertos. La luz mediterránea se encuentra en los colores ocres, cercanos al de la tierra y la sangre. Y el formato apaisado propicia los grandes planos panorámicos a la vez que permite jugar con el diseño de unas páginas donde las viñetas aparecen a menudo sobre fondo negro. El parecido con las vasijas griegas no es casual.

Roberto Massó, 48 páginas– 12 euros, Fosfatina

'Zona Hadal'

Con una original y cuidada presentación aparece esta obra en edición bilingüe que se apoya prácticamente en la pura fuerza de la imagen. Los textos y diálogos son escasos, meros apoyos circunstanciales, en la descripción gráfica de una odisea submarina plasmada con dibujo evanescente y colores extraños. Un perturbador contraste cromático preside este descenso hacia la oscuridad y la paz definitiva, un trayecto casi alucinógeno que parece un viaje a las profundidades del alma. La morosidad del ritmo es esencial pero también el diseño de la página y de la viñeta, que experimenta con las posibilidades de las formas, los tamaños y los mecanismos visuales, además de prestar una curiosa atención a la señalética. Massó busca jugar con las sensaciones mientras explora los mecanismos narrativos.

Temas

Libro, Comic

Fotos

Vídeos