El ciclo 'El Festival a tu alcance' ha reunido a 200 asistentes en Santander y San Vicente de la Barquera

Valentina Granados y Fernando Palacios con los asistentes al taller en Numancia. /Daniel Pedriza
Valentina Granados y Fernando Palacios con los asistentes al taller en Numancia. / Daniel Pedriza

Fernando Palacios ha impartido una nueva edición de esta iniciativa que busca acercar la música clásica y que el público pierda el miedo a asistir a los conciertos

Rosa Ruiz
ROSA RUIZSantander

¿Qué emociones puede provocar una sinfonía? ¿Qué mensajes se esconden tras los sonidos de una pieza sinfónica? ¿Qué nos cuenta una obra musical sobre la vida de un compositor? A estas y otras preguntas ha dado respuesta Fernando Palacios durante la charlas de 'El Festival a tu alcance', una iniciativa que el Festival Internacional de Santander (FIS) que este año ha reunido a 200 personas en San Vicente de la Barquera y en Santander.

El Centro Cívico de Numancia de la capital cántabra ha sido el lugar elegido para este taller que se ha desarrollado durante tres viernes de abril a junio y que ha contado con una asistencia de unas 150 personas, más o menos, por sesión. Una cifra récord que ha venido a poner de manifiesto el interés de los santanderinos por la música clásica.

Sin duda el éxito de esta iniciativa, que se celebra por tercer año consecutivo en Santander y por segundo en San Vicente de la Barquera, está en la pasión que el experto, compositor y profesor Fernando Palacios pone en sus clases. «Es que los asistentes son muy agradecidos», asegura entre bromas y con una gran humildad, pero lo cierto es que ha logrado reunir a un «club de entusiastas» como él mismo define a los participantes que no se han perdido ni una sola de las sesiones desde que el taller se puso en marcha en 2016. «Tengo que reconocer que no esperaba esta acogida y que para mí es un orgullo. Me alegro mucho de contribuir a que la gente se apasione con la música clásica, algo que sinceramente creo no es muy complicado si tienen a alguien que les guíe que les comente cómo surge esa obra y por qué o que les sitúe en el contexto histórico».

«Es fácil apasionarse a la música clásica si alguien te guía y te aproxima a las obras y sus autores» Fernando Palacios Director del taller

«Nuestro objetivo es hacer más accesible al público la programación del FIS» Valentina Granados Directora adjunta del FIS

Pero lo cierto es que este experto, exdirector de Radio Clásica (RNE), tiene una especie de don para hacer llegar a personas casi profanas en música clásica, las partituras de Bach, Mahler o Dvorak. ¿Qué cómo lo hace? Pues con una gran dosis de sentido del humor y con unas sesiones muy amenas que, tal y como explicaban el pasado viernes alguno de los asistentes, «se pasan volando» y en las que combina las proyecciones con un gran número de ejemplos. Entre ese 'club de entusiastas' del que habla el musicólogo está Paulina López quien asegura que en estas sesiones ha aprendido a valorar una serie de cosas de la música clásica que hasta ahora «había pasado por alto».

Esta maestra jubilada explica que «el hecho de conocer mejor las obras y a sus autores hace que saquemos un poco más de provecho de las piezas». Y eso, que ella procura no perderse ni uno sólo de los conciertos que se ofrecen en Santander y hasta se ha desplazado a Madrid para contemplar alguna actuación. ¿Qué destaca de este taller? «La animosidad del director. Es una persona que sabe un montón, pero lo más importante lo sabe transmitir».

Como el objetivo es captar público para el Festival, las sesiones abordan la música relacionada con el programa que se va desarrollar en la próxima edición que se celebrará del 1 al 25 de agosto. Así, «en los talleres de este año hemos observado la música a partir de tres trípticos: uno barroco (Bach, Vivaldi, Händel), otro posromántico (Brahms, Bruckner, Mahler) y otro del paso del siglo XIX al XX (Dvorak, Janacek, Ravel) y la verdad, el interés y atención de los asistentes ha superado todas nuestras expectativas», asegura el Fernando Palacios que, a modo de balance, indica que «creemos que estas charlas han conseguido ser útiles y han servido para sembrar el interés por la música más excelsa, rigurosa y exigente. Vamos sumando aficionados, somos más público con el oído atento: ese es nuestro objetivo».

El experto cree que el Festival Internacional de Santander ha sabido encontrar la fórmula para acercar su propuesta a todo el mundo. «Al final no es tan complicado que la gente entienda lo que va a escuchar, pero que haya que recurrir a este tipo de iniciativas demuestra que sería necesario que en los colegios se diera más importancia a la enseñanza de lenguaje musical».

«Conocer mejor a los autores hace que saquemos más provecho de las obras» Paulina López Maestra jubilada

«Lo más importante que he aprendido en este taller es cómo hay que escuchar la música» Silvia Obaya Médica jubilada

«Me alienta mucho coincidir con las opiniones de otros compañeros» Teresa Oria Dependienta jubilada

Desde que impartió las primeras sesiones en Santander alguno de los asistentes no han faltado a ninguna sesión y además ha corrido el 'boca oreja' para sorpresa de la organización. Silvia Obaya y su marido ya estuvieron el año pasado. «Nos encantó la forma de dar clase de Fernando Palacios. Somos un grupo grande y más o menos de una edad avanzada, pero él te explica las cosas de una manera que lo entendemos todo». ¿Y cómo lo hace? «Elige a los músicos más importantes y te dice literalmente como debes escuchar sus obras. Te enseña a escuchar y para ello te explica de una forma muy detallada todo lo que se relaciona con esa pieza, incluso con el pentagrama».

Otra de las cosas que valoran los alumnos que han asistido a este curso que se clausuró el pasado viernes es que combina autores y obras más o menos desconocidas con otras más populares. «Pero hasta de estas, como por ejemplo con la 'Sinfonía del Nuevo Mundo' de Dvorák o el Bolero de Ravel acabas aprendiendo algo y eso es lo bonito», explica esta médica jubilada que ya está deseando que empieza el Festival y que anuncia que volverá a asistir a estos cursos el año que viene.

Lograr nuevas audiencias

El profesor Roberto Sainz Obregón asiste al curso con su mujer -hay muchos matrimonios en este taller- y recomienda a todos aquellos que tengan afición por la música que vengan a este taller. «Se aprende mucho. El año pasado sólo asistí a una sesión y en la primera de este año ya me di cuenta de que el taller iba a ser de lo más interesante. El director del curso nos habló de Bach, Ravel y Händel». A su lado, su esposa Teresa Oria, una dependienta también jubilada que se define como una gran aficionada a la música. «Me ha servido mucho y casi que no puedo vivir sin ella, así que venir aquí me encanta y me alienta coincidir y que digan algo que yo ya sabía».

Desde el Festival Internacional de Santander, su directora adjunta Valentina Granados señala que «los objetivos principales de estas charlas activas son abrirse a nuevas audiencias, conseguir romper estereotipos en torno a la música clásica y hacerla más accesible para el público, así como conseguir que los ciudadanos conozcan el Festival y la actividad que desarrolla».

Y para que puedan comprobar que todo lo que han aprendido les servirá, los 200 participantes tienen la oportunidad de asistir a uno de los conciertos programados para el mes de agosto a un precio especial de 5 euros.

Los Ayuntamiento de Santander y San Vicente de la Barquera colaboran con la iniciativa. Para Gema Igual, regidora de la capital cántabra, «estos talleres despiertan cada vez más interés entre los vecinos de Santander y es una gran satisfacción ver cómo la iniciativa de acercar el Festival a los ciudadanos va creciendo. Estamos encantados de llevar la música clásica a los barrios de la capital y hacerla más accesible, de promover la difusión cultural y sembrar el interés por la cultura. Seguiremos trabajando para que la cultura llegue a todos los ciudadanos y salga de sus espacios habituales».

Por su parte, el alcalde de San Vicente, Dionisio Luguera cree que «es todo un lujo» contar en la localidad con los talleres. «Esas tres tardes del sábado con Fernando Palacios se convierten en una experiencia maravillosa, en la que nos hace disfrutar de la música clásica consiguiendo que la sintamos más cercana y accesible. Una buena prueba del éxito de esta iniciativa del Festival es la gran aceptación y, sobre todo, la extraordinaria valoración que los vecinos de San Vicente y las personas que vienen de otros municipios dan a los talleres. Es el segundo año que se realizan en nuestra localidad y desearía que se mantengan en próximas ediciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos