Solo quedan 14 noches libres para vivir la experiencia en la cama de Höller en el Botín

El Hotel Real está recibiendo decenas de llamadas interesándose por la experiencia de dormir en el Centro Botín. / Andrés Fernández

La ‘Elevator Bed’ está siendo muy demandada: a los clientes se les dan las instrucciones a seguir al hacer la reserva con el Hotel Real

VIOLETA SANTIAGOSantander

Al Hotel Real le quedan apenas un puñado de fechas para ofrecer a los interesados en dormir una noche en la cama redonda, ubicada en una estructura rotatoria, que el artista belga Carsten Höller ha instalado en el Centro Botín como parte de la exposición con la que se ha inaugurado el nuevo espacio. El primer día libre para pasar allí una noche es el 22 de julio, sábado, y este mes solo quedan otras tres libres. En agosto quedaban ayer por la tarde seis posibilidades abiertas y, en septiembre, otras cuatro.

Pero la experiencia de utilizar la ‘Elevator Bed’ está siendo muy demandada y las reservas se han hecho volando. En el propio hotel están sorprendidos de la rapidez con que se están cerrando y por el interés que ha despertado el uso de esta pieza única. Dormir en esta cama cuesta 310 euros entre semana y 350 en fin de semana, por lo que en numerosas ocasiones las noches contratadas están siendo regalos. La Fundación Botín ha enviado un correo a todos los ‘Amigos’, lo que ha contribuido al éxito de la iniciativa.

Según se asegura desde la instalación hotelera que la gestiona, «mucha de la gente que ha llamado para interesarse y para probarla es de Santander». Personal del hotel acude diariamente al Centro para acondicionar y limpiar esta habitación única, que está disponible de martes a sábado.

La entrada en el Centro será antes de las 22.30 horas y la salida se hará antes de las 8.30 horas

Quien quiera acudir a alguna de las 14 noches restantes debe de saber que la tiene que pagar con la tarjeta de crédito en el mismo momento de hacer la reserva. La tarde en cuestión, los clientes tendrán que llegar al Centro Botín entre las 22.00 horas y las 22.30 ya que una vez hecha la entrada no es posible volver a salir, de modo que hay que presentarse habiendo cenado. No se pueden llevar ni comida ni bebida. También se les advertirá de que la bola de luz grande que está situada justo encima del lecho (cuyo diámetro es de 2,3 metros) se apagará a las 23.30 horas.

A los clientes se les facilitarán toallas, un albornoz y el mando a distancia con el que se eleva la cama hasta tres metros. También se podrán utilizar los servicios del Centro Botín y una ducha. Además, se les dará un teléfono de contacto de una persona de seguridad que resolverá cualquier problema. La intimidad estará garantizada, ya que las cámaras de seguridad de esa zona de la sala de exposiciones se clausura al tiempo que se cierra el Centro.

Eso sí, por la mañana habrá que madrugar: la salida está fijada para las 8.30 horas, ya que los responsables del servicio necesitan un tiempo para volver a acondicionar la cama como elemento expositivo. ‘Elevator Bed’ forma parte de la más competa y ambiciosa exposición monográfica que Höller ha planteado hasta ahora en España. Antes de dedicarse al arte, Höller era un biólogo experto en insectos.

Fotos

Vídeos