«El teatro debería tener un papel más activo en la denuncia de abusos»

Garrigues Walker, un apasionado del teatro, abrirá hoy un congreso en Noja. /Alberto Ferreras
Garrigues Walker, un apasionado del teatro, abrirá hoy un congreso en Noja. / Alberto Ferreras

Autor de medio centenar de obras, la última 'El saber de nuestro tiempo', pronuncia hoy la conferencia inaugural del I Congreso Estatal de Teatro Amateur Antonio Garrigues Walker Jurista, político y dramaturgo

Rosa Ruiz
ROSA RUIZSantander

Antonio Garrigues Walker (Madrid, 1934) ha venido muchas veces a Cantabria para hablar del mundo judicial, de política o de los derechos humanos. Hoy regresa para ofrecer una nueva conferencia que poco o nada tiene que ver con esos temas. Es el encargado de inaugurar el I Congreso Estatal de Teatro Amateur que se celebra en el Centro Playa Dorada de Noja este fin de semana con una conferencia que lleva por título: 'El coraje del teatro en esta época'. Autor de más de medio centenar de obras, este dramaturgo seguidor de Joyce, Kafka e Ionesco ,que incluso tiene un teatro en su casa donde se hacen representaciones siempre ligadas al teatro amateur, ha estrenado en salas profesionales y es jurado de los premios Valle Inclán de Teatro.

-Ha ofrecido muchas conferencias en Cantabria, pero esta es la primera vez que viene a hablar de teatro, una de sus grandes pasiones-

-Creo que sí, de vez en cuando he hecho alguna referencia al teatro, pero esta es la primera vez que voy a ir a hablar sólo de esto. Además va a ser una ocasión magnífica y única porque este congreso estatal va a ser una especie de revolución del mundo del teatro aficionado.

-¿El teatro aficionado se está profesionalizando?

-Hay una gran diferencia entre el teatro aficionado y el profesional. En términos objetivos el segundo tiene mucha más calidad en su conjunto, pero hay excepciones en todos los sentidos y hay algunos profesionales que hacen mal teatro y muchísimos aficionados que hacen un teatro exquisito.

-¿Cómo llegó al teatro?

-Me ha gustado toda la vida y llevo más de 50 años escribiendo obras. Siempre he creído en el teatro amateur. Igual que hay una diferencia entre el deporte profesional y el amateur y el hecho de que uno no juegue muy bien al tenis o no vaya a ganar Wimbledon no impide que la gente haga ejercicio físico. Lo mismo pasa con el teatro y las demás artes. No hay que quitar al arte amateur el valor que tiene como enriquecimiento de la sociedad civil y de la cultura.

-¿Cuantas obras ha escrito?

-Más de cincuenta, pero sinceramente no podría decir el número exacto. La última se titula 'El saber de nuestro tiempo' y está dedicada a reflejar los problemas más significativos de esta época como son el declive del modelo económico, el problema de los refugiados y la emigración. También trata el tema de una ciencia y tecnología desbocadas e incontrolables.

-Ha dirigido algunas de esas obras, pero nunca las ha interpretado. ¿No le tienta ser actor?

-Siempre he escrito y dirigido, pero todavía no me atrevo a actuar. Me temo que soy un malísimo actor, pero quizás algún día lo intente.

-¿Quiénes son sus dramaturgos de referencia?

-Me gustan mucho Joyce, Kafka e Ionesco. Me encanta el absurdo y creo que estos tres autores han revolucionado el teatro y han influido y siguen influyendo en la escena moderna.

-¿Sus obras también se podrían enmarcar en este tipo de teatro del absurdo?

-Mis obras podrían definirse, quizás con mucha pretensión por mi parte, como filosóficas. Tratan temas que tienen que ver con la condición humana y sus pobrezas y riquezas.

-He visto fotos suyas con Nuria Espert. ¿Ha hecho muchos amigos en el mundo del teatro?

-Tengo muchos y muy buenos amigos. Tanto autores, como directores o actores. Nuria Espert es para mi una persona muy especial, como José Luis Gómez, del Teatro La Abadía. El otro día le vi presentado en la Real Academia el tema del idioma español y verle actuar, aunque sea leyendo un discurso, es una verdadera maravilla.

-¿Sigue siendo jurado del Premio Valle Inclán?

-Sigo siéndolo y me parece que es un premio en el que se combinan todas las riquezas del teatro. El jurado mismo es maravilloso y poder colaborar con ellos me divierte y me anima muchísimo.

-Desde que escribió su primera obra hasta ahora, ¿cuáles han sido los principales cambios que se han dado en el teatro?

-Cómo en casi todas las cosas se ha ido adaptando a los tiempos, pero tengo la sensación de que actualmente el teatro tiene que hacer un esfuerzo para empezar a acometer los temas de la época. Echo en falta que no cumpla un papel más activo y protagonista en la denuncia de excesos o abusos y en la valoración de las cosas buenas. Veo un poco parado al teatro actual.

-¿La política también ha cambiado?

-La política ha cambiado mucho, pero no para bien. Estamos viviendo una época realmente mala y no solamente en España sino en todo el mundo. Creo que es un tema que en algún momento habrá que afrontar con seriedad. El estamento político merecería tener mucha más credibilidad y grandeza.

-¿Dónde ve más drama en un escenario o en el Congreso de los Diputados?

-Todos hacemos teatro permanentemente e intentamos representarnos ante otros de una manera determinada sin darnos cuenta de que al hacerlo así perdemos sinceridad. Pero en el Congreso desde luego se hace una cantidad de teatro realmente admirable. Se finge mucho y se exageran los sentimientos que no se tienen.

-¿En su casa se siguen haciendo representaciones de teatro para un público reducido?

-Sí. Es un teatro amateur y al que se invitan aficionados. También de vez en cuando he representado alguna de mis obras en teatros profesionales. He estado en Lisboa, en Oporto, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid... Pero realmente han sido casos excepcionales.

-Los profesionales se quejan siempre de que el teatro está en crisis. ¿Cómo lo ve usted?

-Es cierto de que en el mundo del teatro siempre se dice que está en crisis y no es del todo cierto. Creo que el teatro está teniendo en estos momentos una época de cierto esplendor. No hay una obra buena para la que sea fácil conseguir entradas. Ahora mismo en la cartelera hay un gran número de espectáculos realmente maravillosos. He visto que en Cantabria incluso hay 11 grupos de teatro amateur lo cual es un dato muy significativo de la estima que se tiene ahí a esta actividad artística. De modo que seguiremos diciendo que estamos en crisis, pero yo personalmente creo que no lo estamos.

-Hoy se va a dirigir a un buen número de representantes del teatro amateur. ¿De qué les va a hablar?

-De la relación que hay entre el teatro profesional y el aficionado. El por qué y para qué del teatro. También hablaré de la financiación de los espectáculos. Es un discurso que lleva por título 'El coraje del teatro en esta época' y una petición a que el mundo de la dramaturgia aumentemos los niveles de exigencia y afrontemos la época con mucho más coraje y decisión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos