Ana Rosa Quintana es la líder de las mañanas.
Ana Rosa Quintana es la líder de las mañanas. / Mediaset

"Rivera y Pedro Sánchez son cercanos"

  • Ana Rosa Quintana regresa el lunes y acompaña 24 horas a los líderes políticos. Pablo Iglesias le ha retado a correr y Rajoy por fin "ha recogido el guante"

Ana Rosa Quintana cura la depresión postvacacional con trabajo extra. Si el año pasado se desplazó a Gaza para iniciar la temporada de 'El Programa de AR' (Telecinco, lunes a viernes, a partir de las 8.55 horas), en esta ocasión pasará 24 horas con los líderes de los principales partidos políticos: Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera. Ya no le acompañará en plató Màxim Huerta, que ha dejado el programa para dedicarse a la literatura. «Me lo dijo a mí la primera y le deseé suerte, es normal cerrar ciclos».

¿Viene con las pilas cargadas?

Llevo unos días grabando y ya estoy estresada. Este está siendo un año eminentemente político, con cinco elecciones, y las que vienen ahora son muy importantes.

El año pasado empezó en Gaza, este en La Moncloa.

Y ha sido también muy trabajoso, sobre todo para los políticos que han compartido su tiempo con nosotros con todo lo que tienen encima. Cuando el equipo del programa pensó en esto no las tenía todas conmigo.

Mariano Rajoy no es amigo de estos reportajes.

Sorprendentemente recogió el guante. Yo creo que esto es algo normal en un año electoral. Desde que ganó las elecciones hace 4 años le hemos estado llamando regularmente para pedirle una entrevista y era el único líder que no había venido a nuestro plató.

¿Qué nos puede adelantar?

Con cada uno estamos haciendo un programa absolutamente distinto. Son cuatro candidatos muy diferentes y de ellos desconocemos sus actividades privadas o sus aficiones. El de Rajoy es sorprendente porque está grabado en La Moncloa, donde vive y trabaja.

Pablo Iglesias la ha retado a correr, ¿se ve en forma?

Sí, lo que pasa es que yo corro cincuenta metros, y listo (risas). Soy muy andarina, lo de correr lo llevo peor porque no me ha gustado nunca. ¡Eso sí, estoy en forma! Todos los días camino 6 kilómetros e intentaré aguantar lo máximo posible al lado de Iglesias.

¿El líder de Podemos ya no le tiene miedo?

La última vez que vino dijo que no había sido tan mala como se imaginaba. Ni que fuera una bruja (risas). Somos personas educadas y cuando llega un invitado le preguntamos lo que tenemos que preguntar sin que se sientan en territorio enemigo.

¿Y Albert Rivera y Pedro Sánchez, cómo se han portado?

Con Albert íbamos por su barrio de Barcelona, La Barceloneta, y la gente bajaba a saludarle porque él se ha criado allí. Es muy cercano, como Pedro.

¿La política va a ser protagonista absoluta esta temporada?

Creo que en eso se basa un poco el éxito del programa. Intentamos pulsar la actualidad y escuchar los intereses de la gente. Tendremos nuevos fichajes, como Esperanza Aguirre e Íñigo Errejón.

Artillería pesada.

Claro, la mesa política tenía que ser muy potente.

¿La baja de Màxim Huerta le pilló por sorpresa?

No, Màxim y yo no solamente llevamos trabajando codo con codo los últimos once años, además somos amigos íntimos. Yo intuía por dónde iba Max, él se ha hecho un nombre en la literatura y quería cerrar un ciclo, me parece justo. A la primera persona que se lo dijo fue a mí y le deseé toda la suerte del mundo.

Él se ha olvidado de madrugar, ¿no le da envidia?

¡Pues no lo sé! Ayer leí que ha fichado por 'National Geographic' para viajar y escribir, y eso sí que me da envidia.

¿Le pone buena nota a sus compañeros en verano?

Han mantenido el liderato de forma espectacular. Cuando una maquinaria funciona es imparable, es un ambiente mágico que espero que nunca se rompa. Confío en no estropearlo con mi llegada.