Seoane comparece ante el juzgado de lo Mercantil de A Coruña
Seoane comparece ante el juzgado de lo Mercantil de A Coruña / Cabalar (Efe)

El dueño de Rojadirecta ingresó once millones de euros en quince cuentas bancarias

  • La Policía Nacional detiene a Igor Seoane y a cinco colaboradores por un presunto delito de vulneración de la propiedad intelectual y emisión pública no autorizada de contenidos audiovisuales

  • El arresto se produjo mientras salía, disfrazado con peluca, gafas de sol y casco de moto, de declarar en los juzgados de La Coruña por otra causa

  • Ha quedado en libertad pero con la obligación de comparecer una vez al mes ante el juez

El administrador de Rojadirecta, Igor Seoane, llegó a ingresar más de once millones de euros, en quince cuentas bancarias, según ha hecho público la Policía Nacional después arrestarle la semana pasada junto a otros cinco colaboradores. En esta página web ofrecían, sin autorización y de forma gratuita, eventos deportivos en streaming, vulnerando presuntamente los derechos de propiedad intelectual. Durante la operación se llevaron a cabo registros en cinco ciudades y se bloquearon todas estas cuentas.

Tras una investigación iniciada tras una denuncia por parte de DTS (Canal +), la policía acreditó que Seoane, administrador único de la sociedad Puerto 80, propietaria de Rojadirecta, había ingresado más de 11 millones de euros, supuestamente por la actividades de dicha página web. También se identificó a cinco de sus colaboradores, en Málaga, Cádiz, Barcelona, Madrid y Gerona que presuntamente publicaban los enlaces que permitían a los usuarios la reproducción gratuita de contenidos protegidos por derechos de propiedad intelectual.

Una vez identificados y localizados los colaboradores se procedió a su detención, también como presuntos autores de delitos contra la propiedad intelectual, y al registro de sus domicilios.

Simultáneamente, agentes de la policía detuvieron a Seoane cuando abandonaba, disfrazado con peluca, gafas y un casco de moto, con otros tres acompañantes vestidos de manera idéntica, la sede de un juzgado de La Coruña, donde había prestado declaración por otra causa. Aunque ha quedado en libertad –aunque con obligación de comparecer una vez al mes–, las autoridades judiciales han acordado el bloqueo de un total de quince cuentas bancarias y también el cese de la actividad delictiva de los seis detenidos.