El ultimátum de Okuda a Miengo

Sane

Parte de la escultura del artista en Cuchía continúa tirada, a la intemperie, en el depósito municipal | Según su representante, la próxima semana firman un convenio con el Ayuntamiento para su rehabilitación

ANA DEL CASTILLOSantander

El artista Okuda donó en 2014 a Cuchía (Miengo) -su pueblo y el lugar de residencia de sus padres- una de sus obras. Un temporal doblegó el eje de la figura geométrica en febrero de 2015 y dejó una de las partes colgando. Desde entonces está rota. Desmoronada. Los restos de la obra se encuentran a la intemperie en la Cámara Agraria de Cuchía. Tirados. Sin nada que proteja la huella de uno de los grandes referentes mundiales del 'street art'.

El 1 de agosto de 2016 el alcalde de Miengo, Jesús Jara, explicaba lo siguiente a este periódico: «Solo necesitamos que Okuda diga que podemos arreglarlo. Apechugaríamos con la reparación, pero es muy fácil decir que está indignado cuando estamos esperando a que nos dé el permiso». Por activa y por pasiva, y sobre todo por sus padres «que viven allí y lo tienen que ver cada día», el artista ha solicitado, sin éxito, que se rehabilite la obra. Pero nada.

Según el gabinete de prensa del Ayuntamiento de Miengo, -en esta ocasión el alcalde no se ha podido poner al teléfono-, «en enero de 2016 se habló con representantes del autor para acometer una reparación con partida presupuestaria, pero el artista considera que debe acometerse una obra mayor y quedamos a la espera de concretar y presupuestar». Hasta hoy.

«Son unos mentirosos»

Nadie es profeta en su tierra. Okuda San Miguel (1982), tampoco. Mientras la polémica se posa en Miengo, el cántabro continúa con su madurez artística. En julio reflexionó sobre la importancia del mestizaje con otras culturas y las conclusiones las plasmó sobre la fachada de un castillo del siglo XIX en el valle de Loira (Francia). Otro templo. Como el que le catapultó a lo más alto: el Kaos Temple, una iglesia desacralizada que ha dado la vuelta al mundo gracias a su intervención. En pocos meses, el artista ha trabajado en Londres, California, Lisboa, París y Madrid, entre otros lugares.

Al padre de Oscar se le cae el alma a los pies. Cada vez que van al supermercado tienen que contemplar -él y su mujer- cómo la obra de su hijo está abandonada. «Son unos mentirosos y no se preocupan por nada. Y por la cultura menos», dice Andrés San Miguel.

Sane

Medio mundo se pega por sus murales. En Cuchía todavía están pendientes de hacer la «valoración de daños» un año y medio después de su derrumbe. Sin embargo, algo ha cambiado en esta bochornosa historia. La de un Ayuntamiento que da la espalda al prestigio y proyección de un artista cántabro reconocido a nivel mundial. «Este verano decidimos retirarlo, pero los vecinos insistieron en que no lo hiciéramos. Así que vamos a firmar un convenio con el Consistorio por el que están obligados a reconstruir la obra y a finales de año volver a instalarla. Si no se cumple lo acordado, la quitamos», explica el manager de Okuda. Él, Oscar, no quiere pronunciarse más sobre el asunto. Aunque no puede evitar dejar claro que: «El sol y la lluvia están degradando y oxidando las piezas. Ese es el respeto que tienen algunos políticos por la cultura y el arte». La obra de Cuchía es de Okuda y Remed, pero nunca se ha instalado una placa en la que se nombre a ambos. «Otra falta de respeto más», sentencia.

Hace un año...

La firma del convenio coincide con la solicitud de información registrada por parte de EQUO. El partido quiere saber por qué «lo tienen ahí tirado y qué pasa si este señor se convierte en Picasso. ¿Tiras millones de euros por desidia?», se pregunta Sara Gómez, concejala y portavoz del grupo municipal. «Pero no nos van a contestar. Nunca lo hacen».

Por lo pronto, el Ayuntamiento garantiza que este mes de septiembre se va a proceder a evaluar junto con representantes del artista los daños producidos en la figura, así como a solicitar el presupuesto completo: instalación, reparación y recolocación. De esta manera, el coste iría contemplado en los presupuestos municipales para el próximo año. Una vez aprobado, «se procedería a contratar los servicios de la empresa elegida para realizar las gestiones», explican fuentes municipales.

La huella de Okuda

Fotos

Vídeos