Vuelve 'Torpedo', dibujado por Eduardo Risso

Un Torpedo envejecido protagoniza nuevas aventuras en los años 70.
Un Torpedo envejecido protagoniza nuevas aventuras en los años 70.

Sánchez Abulí, guionista del popular y ya clásico gánster, recupera al «impolíticamente incorrecto» personaje

YEXUS

El magnífico dibujante de '100 balas' es quien asume la nueva versión del más famoso gánster de la historieta española, un personaje nacido para la ficción en 1981 que todavía se sigue reeditando. Se trata de un implacable asesino a sueldo que vivió sus aventuras durante los prototípicos años 30, cuyo creador le traslada en este libro a la década de los 70. El recordado guionista de 'Historias negras' convierte al protagonista en un sexagenario que continúa siendo peligroso. Es un hombre envejecido, casi un indigente, y tiene principios de Parkinson pero conserva intacta su astucia, su mal humor y sus peores instintos. Acompañado por su fiel acólito, Rascal, protagoniza una trama que envuelve a un reportero curioso, una atractiva fotógrafa y los tres hijos de un mafioso asesinado.

La novela gráfica en que se basa la aclamada película filmada por Sam Mendes en 2002 tuvo diversas secuelas y continuaciones. El presente volumen agrupa tres nuevos capítulos que se intercalan en la agitada odisea del Ángel de la Muerte mientras huye con su hijo adolescente durante los años de la Depresión y el gangsterismo. El temible sicario intenta vengar el asesinato de su familia mientras afronta la persecución de Capone, Frank Nitty y su antiguo jefe, John Looney. A la cual se unen ahora dos peligrosos cazarrecompensas y diversos criminales de distinta catadura, en una vibrante aventura escrita por el guionista original pero dibujada por otros autores: Steve Lieber con su climático claroscuro y, sobre todo, García López, haciendo gala de un realismo limpio, elegante y espectacular.

Dentro de la atractiva oferta que representa el género negro en el panorama actual, destaca la recuperación de 'Torpedo 1936', una popular serie de gánsteres creada en 1981 por Alex Toth y Jordi Bernet con guión de Enrique Sánchez Abulí, que ahora regresa ambientada en los años 70 y dibujada por el argentino Eduardo Risso. Una conversación con el veterano guionista desvela algunas claves de este libro novedoso y de su filosofía creativa.

-¿Por qué un Torpedo crepuscular y caduco? ¿Se agotaron las posibilidades argumentales del personaje clásico?

-Qué va. Resulta que esta historia la tenía esbozada hace más de ocho años, con diálogos, secuencias y título incluido. Mi propósito era dar un salto hacia adelante y mostrar a Torpedo viejo, «tocado» y crepuscular, como dices tú, para luego seguir adelante con los clásicos años treinta y cuarenta. Pero luego, el editor y yo decidimos inaugurar una nueva etapa del personaje.

-¿Vuelve a estar presente la ironía negra que le caracteriza?

-Por descontado. De Torpedo puede decirse aquello de 'genio y figura hasta la sepultura'. La mala baba y la mala idea le acompañarán a la tumba.

-¿Y persiste la incorrección política?

-Persiste, como no puede ser de otra manera. Torpedo es y será impolíticamente correcto, aunque a él lo de la política le resbala. En eso puede decirse que nada contra corriente, dados los tiempos que corren.

-¿En qué se basó la elección de Risso? ¿Se busca el continuismo gráfico o la ruptura?

-En vista de las tres ediciones del integral de Torpedo, su editor en España, José Luis Córdoba, me pidió un nuevo guión de Torpedo para Bernet, y cuando éste se negó a ilustrarlo, se decidió buscar a otro dibujante. Después de algún que otro intento, el elegido fue Eduardo Risso, que marcó una diferencia al añadirle color; lo que, sumado al hecho de que la historia transcurre en los años setenta, inaugura una ruptura y una nueva etapa de Torpedo.

-Su trayectoria indica cierta predilección por mostrar la faceta más oscura del ser humano ¿Por qué?

-Ya nos han contado por activa y por pasiva que el hombre es bueno, y también aquello de que es un lobo para el hombre. Lo que llama más la atención de un personaje como Torpedo es su alma turbia; y eso suponiendo que tenga alma, lo cual es mucho suponer. El mal, la sangre y la violencia son noticia, y su ejemplo, o mejor dicho, su mal ejemplo, ejerce un atractivo especial para la calenturienta mente humana.

-¿Es este el comienzo de una nueva serie de 'Torpedo'? ¿O es un canto del cisne para el personaje?

-Pues sí, eso pretende. Ser una nueva etapa del Torpedo de la década de los setenta. De canto, tiene poco, y menos de cisne. Si acaso, de cine.

El tercer volumen compilatorio de esta premiada serie revalida sus virtudes y continúa el crescendo emocional planteado en sus impactantes números iniciales. Es decir, un atroz asesinato a sangre fría cometido en un pueblo perdido de Alabama. La estupidez, el miedo y la brutalidad rigen la vida de sus habitantes, que se hallan sometidos a la tiranía del entrenador de un equipo de fútbol y sus feroces jugadores. La llegada del hijo de un famoso y odiado sheriff altera la vida de la comunidad y genera una explosiva reacción en cadena de resultados drásticos. Un grafismo ágil, sintético y radicalmente expresivo describe a un elenco irrepetible: un sheriff pusilánime, un fanático predicador, un niño lisiado y un ex futbolista ciego, por ejemplo, amén de abundantes matones y peligrosos paletos.

Es un original y absorbente thriller sobre una familia de criminales que delimita su propio territorio físico en un rincón de la América profunda, donde aplica sus particulares normas. Comienza cuando el patriarca ve desde la cárcel cómo el liderazgo del clan es asumido por su esposa en contra de su voluntad. Ella es una mujer resolutiva que debe imponerse para mantener el imperio, evitando la venganza de su marido y manteniendo la autoridad sobre sus tres hijos: un ex soldado de Afganistán, un salvaje indisciplinado y un ambicioso gánster con veleidades neonazis. Todos con sus propios intereses ocultos, lo que genera un complejo juego de poder de consecuencias insospechadas. Puro género negro que incide en temas relacionados con el racismo, la jerarquía, la autoridad y la autosuficiencia.

Fotos

Vídeos