automovilismo

Las elecciones a la Federación Cántabra de Automovilismo se repetirán una vez más

Las elecciones a la Federación Cántabra de Automovilismo se repetirán una vez más
  • Tras las sucesivas impugnaciones, será la tercera ocasión en la que se celebren los comicios, en una situación tan extraña como inédita

Recursos, impugnaciones y repetición de las votaciones en el estamento de clubes. Son sólo algunos de los trámites que se han seguido en un proceso que comenzaba a primeros de junio y que en el mes de agosto tendría que haber finalizado. Sin embargo, y cuando parecía que todo estaba ya decidido después de que los nuevos 21 miembros de la asamblea general elegidos en las elecciones eligieran a Gonzalo Pérez como presidente para los cuatro próximos años.

Pero se ha producido un nuevo golpe de efecto. El expresidente y candidato derrotado, Javier Pernía, ha presentado un recurso pidiendo que «se tenga por nulo el voto realizado por el miembro de la asamblea General Rally Legend Cantabria y, en consecuencia, acuerde la repetición de la votación para la elección a presidente por no haber comparecido en el acto de la votación ejerciendo su derecho a voto su presidente, Laureano Canales Fernández, habiendo delegado su voto en favor de un tercero». Todo un tecnicismo que ha servido sin embargo para dilatar más un proceso sin fin que ha generado ya un gran desgaste y malestar en el sector.

La votación tuvo lugar el pasado lunes a puerta cerrada y con un vigilante de seguridad en la puerta para impedir la entrada a los medios de comunicación y cualquier persona interesada en asistir como oyente. El recuento arrojó un resultado de once votos a favor de Pérez y diez de Pernía, lo que parecía decidir así la contienda, como escenificaron ambos candidatos estrechándose la mano después de unas elecciones marcadas por los recursos e impugnaciones. El 4 de octubre era la fecha marcada para formalizar el relevo y que Pérez se convirtiera, ya oficialmente, en el nuevo presidente.

Sin embrago, la junta electoral explica ahora en un documento de seis páginas que era Laureano Canales, en calidad de presidente de Rally Legend Cantabria, quien debía haber votado, y hace referencia también a que días antes miembros del club habían recibido una respuesta negativa de la Dirección General de Deportes tras preguntar si se podía delegar el voto, lo que no impidió que el club registrara en la Consejería la delegación de la representación.

La junta electoral consultó nuevamente a Deportes sobre su validez para permitir la asistencia a la asamblea de «una persona distinta a la del presidente del club», para lo que consultó también al Comité Cántabro de Disciplina Deportiva en comunicaciones enviadas el 22 y 26 de septiembre sin que se recibiera, de acuerdo con lo que señala el documento, según los solicitantes.

Llegada la fecha de la votación, en la que los interesados aseguraban seguir sin respuesta por parte de la Dirección General de Deportes a la última actuación realizada por los interesados, «se permitió por la comisión gestora (...) atendiendo al espíritu de la ley», el voto de Alberto Castanedo Varona en lugar del voto de Laureano Canales Fernández».

El escrito de la junta electoral concluye pidiendo a la comisión gestora «que modifique el calendario electoral, procediendo a señalar día y hora para la asamblea general extraordinaria en sesión constitutiva, con el único punto en el orden del día de la elección del presidente de la Federación».

Ahora se deberá decidir si ese voto es valido o si, por el contrario, se debe repetir de nuevo las votaciones para elegir presidente. Ya sea la junta electoral, la comisión gestora o la Dirección General de Deportes del Gobierno de Cantabria, una de estas tres instituciones tendrá que tomar la decisión para poner fin a un proceso que ya ha crispado completamente al automovilismo cántabro que, en su gran mayoría, esta deseando que toda esta película llegue a su fin.