Brian Uriarte, con su moto, uno de estos días, tras un entrenamiento, en Cantabria.
Brian Uriarte, con su moto, uno de estos días, tras un entrenamiento, en Cantabria. / DM

motor

Un cántabro en la cuna del motor

  • El joven piloto Brian Uriarte se ha proclamado, a sus ocho años, subcampeón en la categoría de 110 centímetros cúbicos en Cataluña

Se llama Brian Uriarte y con sólo ocho años ya es una promesa del motociclismo. Toda una excepción en Cantabria, tan prolija en grandes deportistas como huérfana, con un puñado de excepciones, de pilotos de élite sobre dos ruedas a lo largo de su historia. Una dinámica que progresivamente los apasionados del motociclismo tratan de cambiar en una afición que muchas veces se transmite de padres a hijos. Es el caso del joven Brian, que ante la ausencia de un calendario reglado en casa debe desplazarse a una de las capitales europeas y hasta mundiales de las dos ruedas. Y allí, entre los grandes, es precisamente donde ha conseguido destacar.

A sus ocho años, acaba de proclamarse subcampeón de Cataluña de 110 centímetros cúbicos en el Circuito de Calafat, en Tarragona. Y lo ha hecho además como el piloto con mas carreras ganadas en su haber pese a vivir su primer año en la categoría. Sólo una caída en la penúltima carrera, cuando marchaba como líder, le ha privado de un título del que estaba ya muy cerca. Este prestigioso campeonato, denominado Copa Catalana de promovelocidad, cuenta en su palmarés con pilotos como los hermanos Márquez, Pol Espargaró, Maverick Viñales y Álex Rins, lo que demuestra la extraordinaria cantera que constituye el certamen catalán en el que se bate este joven cántabro.

Uriarte acumula pese a su juventud una trayectoria más que prometedora. Sigue como líder del Campeonato de Cataluña de dirt track (65cc) y participará en diciembre en el Superprestigio de esta modalidad, que se celebrará en el Palau Sant Jordi de Barcelona, con la presencia de Marc Márquez. Además, es el actual Campeón de Cataluña en la categoría de 50 centímetros cúbicos y tercero en el de Castilla y León de 110 y ha ganado ya más de 45 trofeos.

Entre sus últimas experiencias figuran ya carreras frente a pilotos de mayor edad en las que ya ha conseguido alguna victoria, lo que enorgullece especialmente a su padre, José Luis Uriarte, con quien viaja constantemente: "El secreto sólo está en conseguir que disfrute al máximo de lo que le gusta, y así lo demás llega solo. Lo único que hay que hacer es motivarle, porque talento parece tenerlo". Ambos se desplazan cada fin de semana a entrenar a Lérida, donde ha instalado una caravana para reducir así los gastos.

El año que viene participará ya en el Campeonato de España de velocidad, que compatibilizará con el catalán, el dirt track y alguna prueba del certamen nacional de motocross.