fútbol

Valioso triunfo en Gijón

  • Las verdiblancas, terceras, se postulan como candidatas al ascenso

Lejos de casa el Ave Fénix Racing ofrece siempre una buena imagen. Esta vez se impuso en Gijón tras remontar un gol y gracias a una brillante segunda parte. Cuando con el talento no basta, se suple con determinación, algo que a las cántabras esta temporada no les falta. Han adquirido una mentalidad de equipo ganador, que sabe a qué juega y empieza a creer en sus posibilidades, algo que le permite sacar adelante encuentros como éste, que empiezan con un resultado adverso. Marcó primero el equipo local, que antes de la primera media hora de partido se adelantó gracias al gol conseguido por Zara. El tanto dejó descolocadas a las verdiblancas, por otra parte incómodas en un campo de dimensiones reducidas.

Patri consiguió empatar poco antes del descanso y Rebeca, en una de las últimas acciones ofensivas, a punto estuvo de completar la remontada, pero su lanzamiento golpeó en el larguero. En la segunda parte surgió la figura de Silvia, que fue determinante para el triunfo final. Volvió a marcar por dos veces, lo mismo que en el anterior choque, y de nuevo lo logró desde la esquina, marcando otro hermoso tanto olímpico que ya forma parte de su identidad futbolística. Seguro que no hay muchos jugadores que transformen varios goles por temporada de esa manera, y menos aún en dos choques consecutivos.

El conjunto cántabro fue mucho mejor en la segunda parte. Llegó más veces, chutó en varias ocasiones con peligro, y finalmente marcó el tercero a diez del final, gracias a un penalti que se encargó de transformar la propia Silvia.

En esta doble jornada de Liga, el equipo cántabro tenía el triunfo en el bolsillo ante el Sárdoma, pero finalmente cedió el empate en casa. Las visitantes consiguieron remontar el 2 -0 inicial, gracias a los goles que Raquel y Cecilia anotaron en la recta final.

Las verdiblancas siguen en la línea de juego que las caracteriza, con una transición rápida de balón, buena actitud en defensa, velocidad arriba y, sobre todo, mostrándose letales arriba. Algunas de sus jugadoras se encuentran en un gran momento de forma y están marcando las diferencias. Esta vez fue Silvia la que destacó, gracias a su actuación en la primera parte en la que consiguió marcar un par de goles a balón parado. La capitana del equipo es una especialista en este tipo de acciones, algo que no resulta una novedad para quien la ha visto jugar, incluidas las futbolistas rivales, quienes la temen desde el momento en que toma el balón y lo posa en el suelo para chutar.

Silvia ya había dado un primer aviso con un lanzamiento de falta que golpeó en el larguero y a la segunda no perdonó. Esta vez su derechazo, potente y preciso, se coló cerca de la escuadra, sin que Sara pudiera hacer nada por evitarlo. A cinco del descanso llegó el segundo, en esta ocasión tras un saque de esquina en el que consiguió marcar directamente desde el banderín de córner.

El equipo se retiró al vestuario satisfecho, pero no contaba con que el Sárdoma, lejos de venirse abajo, apretara justo cuando hacía falta, en el último cuarto de hora. Consiguió reducir la diferencia en el minuto 78 tras un saque de esquina y en una de las últimas acciones ofensivas logró el gol que le valió el empate.