Triatlon

Bahréin-Cantabria, hilo directo

Moussa Karich en pleno esfuerzo en una de la pruebas disputadas esta temporada en Cantabria (Polanco). :/Jairo Agudo
Moussa Karich en pleno esfuerzo en una de la pruebas disputadas esta temporada en Cantabria (Polanco). : / Jairo Agudo

Moussa Karich compite con el Triatlón Santander bajo la tutela del príncipe heredero | El duatleta, de origen marroquí, ha elegido el club cántabro para sumar experiencia en Europa y aspirar al Mundial de su especialidad

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Santander y Bahréin tienen hilo directo. El príncipe heredero Nasser Bin Hamad se ha fijado en la capital cántabra para establecer una especie de cuartel general de un proyecto de futuro: un campeón del mundo de duatlón. Moussa Karich es un deportista de origen marroquí que desde hace dos temporadas ha cambiado el desierto del Golfo Pérsico por la lluvia y las montañas de Cantabria. El bahreiní se viste con el azul del Triatlón Santander en cada competición camino de un sueño.

Karich vive habitualmente en Bahrein, pero en la época competitiva hace la maleta y se viene a Cantabria o Asturias. «Estoy encantado. Me han tratado muy bien; me ayudan y tengo un presidente que se preocupa de que no me falte de nada», asegura desde su residencia habitual en el país asiático. El marroquí pertenecía al equipo nacional de atletismo y tras una lesión probó con la bicicleta. Su entrenador, Mikel Calahorra -triatleta, componente del Triatlón Santander y cuya profesión de ingeniero le llevó a Bahrein- al comprobar su potencial se lo hizo saber al príncipe que no dudó en apostar por él: «Ha confiado en mí y siempre me anima». «Nos sorprendió. Salimos un día en bicicleta e iba muy fuerte. En el gimnasio movía muchos kilos... Pensamos que si era capaz de pulir el trabajo en bicicleta sería muy competitivo», reconoce Calahorra. Así fue. Disputó su primer duatlón en Dubai y lo ganó.

Pronto la oficina del príncipe se puso manos a la obra y organizó su desembarco en Europa: «Necesito enfrentarme a los mejores equipos y a los mejores duatletas, ganar experiencia y comprobar el nivel». Con Calahorra de entrenador, el nombre de Santander apareció en escena y el príncipe apoyó la moción. Karich forma parte del ejército y recibe como tal un salario; sin embargo, la decidida apuesta de Nasser Bin Hamad le permite quedar liberado de sus funciones para poder entrenar y competir. Toda la financiación de su estancia en Cantabria, material e infraestructura corre a cargo del príncipe. En Bahrein lo ven como una inversión en la formación de un campeón. «El objetivo es el Campeonato de España, el de Europa y el Mundial de duatlón», afirma. Ahí es nada.

«El príncipe ha confiado en mí siempre y me anima. Espero devolvérselo con buenos resultados» Moussa Karich Dutaleta del T. Santander

En 2016 fijó su residencia temporal en Cantabria y comenzó para él la aventura. Disputó el Mundial en Avilés y en la que era una de sus primeras carreras logró el sexto puesto. «Necesita mejorar en bicicleta; tiene un nivel muy alto a pie, pero sus objetivos pasan por aumentar sus prestaciones en el ciclismo», apunta su míster.

Sexto en el Mundial 2016

En 2017 repitió con los colores azules del Triatlón Santander. Disputó el Europeo y el Mundial, pero se quedó cortado en el parcial de bicicleta y sus opciones se esfumaron. Karich da por bueno el aprendizaje que está recibiendo en su improvisado club: «Estoy aprendiendo mucho. Hay compañeros como Toñín Suárez o Barroso que me ayudan en carrera. Eso es algo que me sirve mucho», explica. Esta última temporada se alojó unas semanas en Mieres en casa de un miembro del club santanderino para «entrenar más fácil».

Por el momento no ha desplazado a su familia con él, pero sueña con que pronto pueda hacerlo: «Primero quiero formarme y luego conseguir resultados para devolverle la confianza al príncipe. Si todo va bien ya se vendrá más adelante», concluye. Para 2018, el plan no varía; seguirá utilizando al Triatlón Santander como su 'academía'. «En España no quiero correr en otro sitio. Estoy encantado con el trato de mis compañeros y el presidente». También disputará el Grand Prix (Francia) -una de las competiciones más prestigiosas del país galo- y durante esas pruebas sí cambiará de aires. Pero de momento, Karich es un cántabro más. Un diamante que eligió la región para pulirse.

Después de dos décadas toca reinventarse

El Triatlón Santander va camino de su décimo octava temporada. El club santanderino se fundó en 2000 y para el próximo ejercicio se reinventa con un proyecto ilusionante: un potente equipo femenino. La plantilla se compondrá de 30 hombres y 10 mujeres que competirán en las mejores pruebas del panorama regional y nacional. El rendimiento a nivel colectivo durante 2017 ha sido inmejorable después de lograr la permanencia en la Primera División Nacional de la Liga masculina por equipos de duatlón, compuesta por quince escuadras de las que cinco perdieron la categoría. Firmaron un octavo puesto en la prueba de contrarreloj por equipos (Boiro); undécimos en el Campeonato de España por relevos (Boiro); undécimos en el Campeonato de España (Castellón ) y séptimos en el Nacional por clubes (Avilés). Además, consiguieron la victoria por escuadras en algunas de las pruebas más importantes del país: Guernica, Oviedo... En 2018 seguirán enfrentándose a las exigencias del alto nivel, tanto en la carretera como en los despachos para lograr la financiación necesaria. Su constancia es la única receta que no ha cambiado desde 2000.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos