«Los cambios salieron todos perfectos»

Lara Gómez, Ane Petrirena, Cristina Lara y Paula Sevilla, tras ganar el oro en el relevo 4x100 en Bydgoszcz.

A la cántabra Lara Gómez, oro en el Europeo sub-23 en 4x100, le costó creer que habían ganado «la medalla más bonita»

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

«Entregué la última posta a Cristina Lara. Y en la recta no puedes ver bien cuáles son las posiciones en meta. Vi a Cris levantar los brazos y pensé: 'medalla'. Fui corriendo a abrazarla, pero en esto que veo las pantallas ¡Primeras!. Y luego ese tiempazo, 43.96. No me creía que hubiésemos ganado la medalla más bonita». A Lara Gómez (Los Corrales, 1997) se le nota la emoción en la voz al rememorar la carrera del domingo en la final del 4x100 del Europeo sub-23. Esos poco menos de 44 segundos que harán que el impronunciable nombre de Bydgoszcz, una ciudad polaca, se quede para siempre grabado en su memoria. La primera medalla de un relevo femenino español en una gran competición internacional tiene, entre otros, sello cántabro gracias a una carrera de libro en la que España atinó con lo esencial. «Los cambios de testigo salieron perfectos», resume la cántabra.

El cuarteto español estaba más que en forma. Paula Sevilla, Ane Petrirena, Lara Gómez y Cristina Lara ya habían batido el récord de España de su categoría en semifinales. 44.42 segundos. «En la final, soñábamos con un tercer puesto. Vimos que teníamos posibilidades de medalla. Pero viendo a los equipos de Suiza y Francia...». El equipo español, en la teórica calle 2 -aunque en realidad era la 4 del estadio polaco- fue de menos a más, pero siempre con una constante. Los cambios en el testigo no podían salir mejor.

La navarra Ane Petrirena entregó la posta a Lara Gómez. La cántabra era la tercera relevista y la encargada de correr la llamada curva del 200, la que precede a la recta de meta. Según se acercaba su compañera con el testigo, «me saqué el aire y me dije que ese era mi momento». La curva de la cántabra fue de un nivel extraordinario . «Sí, me dicen que la he corrido súper bien», reconoce la corraliega. Su posta recortó la distancia que llevaba Suiza. España y Francia cambiaban prácticamente a la par y muy cerca de las helvéticas. «Cristina Lara es la más rápida de nosotras ¡Y se las comió a todas!», exclama entre risas la cántabra. La barcelonesa culminaba el trabajo de sus compañeras y el equipo de relevos entraba en la historia del atletismo español.

Los abrazos y las caras de incredulidad de las cuatro españolas protagonizaban ayer portadas de varios medios digitales españoles. «Es que ves a las atletas de los otros equipos, tan grandes, tan fuertes... Es que no nos lo creíamos». Luego, llegó el momento más especial en Bydgoszcz. «Nos emocionamos todas en el podio... Fue precioso. Que el himno de tu país suene por ti te hace sentir súper orgullosa».

Campeonatos por marcas

El oro de Bydgoszcz pone la guinda a un año para enmarcar de la velocista corraliega. Y eso que la propia Lara Gómez no estaba del todo contenta con este 2017. «No me salían marcas personales ni mínimas», reconoce. Pero lo que sí ha traído este año ha sido la presencia y los puestos destacados en competiciones de postín. Cuarta en la final de los 60 lisos del Campeonato de España de Pista Cubierta en categoría absoluta en febrero en Salamanca -pocos días antes había ganado en la misma distancia el Nacional sub-23-; plata en 100 y bronce en 200 en el Campeonato de España Promesa al aire libre de Torrent (Valencia); internacional con la selección absoluta en la Copa de Europa de Lille (Francia); debut en la Liga de Diamante, en la Athletissima de Lausana (Suiza)... «La verdad, es el año que más me he llevado».

Los 60 metros de la pista cubierta no le gustan «porque salgo muy mal» y el 200 se le hace «un poco largo». Por eso Lara Gómez se siente más a gusto en los 100 metros. Este fin de semana, en el Campeonato de España al aire libre en Barcelona, confía en «acabar bien» la temporada. Esa que ya está marcada por el oro del domingo en Bydgoszcz. «Espero que sea el comienzo de algo muy bonito», señala la cántabra. El sueño, que ese equipo de relevos vuelva a hacer los mismos cambios perfectos en una de las calles del estadio olímpico de Tokio en el año 2020.

Fotos

Vídeos