Especialistas y populares, juntos

Especialistas y populares, juntos

La VI Carrera Popular de El Diario Montañés cuenta ya con más de 1.000 inscritos

LEILA BENSGHAIYAR SANTANDER.

Correr levanta pasiones. Lo cierto es que iniciarse en la carrera está al alcance de todos. Lo ideal es comenzar poco a poco. Afrontar pequeñas distancias como los dos kilómetros, donde no es necesario que se corra durante todo el recorrido. Se puede empezar con la técnica de los 'ca-cos', un término que no se refiere a un ladrón, sino a alternar minutos de caminar con otros dedicados a correr.

Muchos practicarán esta modalidad en la sexta edición de la Carrera Popular de El Diario Montañés que se celebra este fin semana en Santander, y que cuenta con distancias que abarcan todo el espectro de corredores, desde los nóveles hasta los expertos. La cita, una de las más populares del año en este tipo de eventos y que cuenta ya con más de 1.000 inscripciones, será el domingo 29 de octubre con recorridos de dos, cinco y diez kilómetros.

Leer más

El año pasado se retiraron un total de 3.000 dorsales para disputar la prueba y las previsiones para esta edición, siempre en función de que las previsiones meteorológicas sean buenas, se presentan halagüeñas. Se espera superar la cifra del año pasado a finales de semana. Todos los clubes de atletismo de la región han confirmado su asistencia a la prueba, así como algunos de los mejores especialistas como Diego Cuadrado, ganador en cinco ediciones de la Carrera de El Diario; Workhen Fikre, que también se subió al podio en una ocasión; Iván Hierro, que tiene la mejor marca del récord de diez kilómetros en Cantabria, o Pepín Fuentes-Pila. La presencia de estas figuras sin duda avivará la competición en las distancias de cinco y diez kilometros, haciendo sendas pruebas más interesantes por lo disputado de la medalla de oro.

Por contra, la carrera de dos kilómetros es la más sencilla de afrontar, y por tanto la más indicada para familias, niños y quien quiera divertirse y pasar un buen rato realizando algo de deporte la mañana del domingo. El recorrido es muy asequible, tanto que se puede realizar incluso andando. Un paseo que comienza en Calvo Sotelo, frente al edificio de Hacienda, para continuar por la zona marítima del Paseo Pereda, atravesando Castelar para girar antes de llegar a la Cuesta del Gas y emprender el recorrido a la inversa hasta llegar de nuevo al punto de partida.

Tras la liebre

Como novedad, este año se cuenta con presencia de liebres para guiar las distancias de cinco y diez kilómetros. No así en la de dos kilómetros. El término 'liebres', alejado en este caso del mundo animal,hace referencia en el argot deportivo a atletas entrenados que hacen las veces de guía para que el resto de participantes consigan llevar un ritmo adecuado. Suelen llevar una mochila con un cartel donde indican la velocidad a la que avanzan, y que en este caso marcarán unos tiempos de 40, 45, 50, 55 y 60 minutos. Algunos corredores, los más experimentados que habitualmente hacen una marca de menos de 40 minutos, saben dosificar sus recursos y esfuerzo y por tanto no necesitan que se les marque un ritmo de carrera determinado.

En la ciudad es habitual contemplar la estampa de siluetas que calzan zapatillas deportivas, enfundadas en mallas y camiseta de sport, que cruzan calles y avenidas, sobre verde o asfalto, a diferentes ritmos, de trote o de zancada, siempre marcados por lo duchos que estén en el atletismo. Sin embargo es importante ser conciente de las propias capacidades a la hora de inscribirse en las categorías de una carrera. Por ejemplo, una prueba de diez kilómetros está indicada para corredores que llevan ya un tiempo entrenando regularmente, ya que es bastante exigente físicamente. No todos los aficionados a salir a correr pueden disputarla. Algo parecido, aunque en menor medida, ocurre con una distancia de cinco kilómetros. Es un recorrido ideal para los 'runners' que están empezando y quieren estrenarse en una carrera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos