Ruth Beitia, trece veces de oro

Beitia vuela sobre el listón en uno de sus saltos ayer en la final de altura femenina del Campeonato de España. /EFE
Beitia vuela sobre el listón en uno de sus saltos ayer en la final de altura femenina del Campeonato de España. / EFE

La campeona olímpica suma en Barcelona un nuevo título de campeona de España de salto de altura

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Comenzó en 2003. Y desde 2006, es una rutina de oro para el atletismo cántabro. Ruth Beitia, campeona de España. Ayer, el título número 13. El 12 de tacada. Y aunque la marca no fuese de relumbrón (1,86) por mor de una temporada plagada de molestias físicas, la campeona olímpica en Rio no faltó a su cita con una de sus competiciones favoritas. A los Campeonatos de España, ya sean en pista cubierta o bajo techo, no falta nunca.

La santanderina del Torralbo’s Team llegaba a Barcelona tras un tropiezo en la Liga de Diamante, en Mónaco. Ayer tocaba la oportunidad de resarcirse. Pero la primera señal de que Ruth no anda fina estaba en la altura de su debut. Por 1,76 comenzaba a volar la tricampeona de Europa. En temporadas en las que todo está en orden, Beitia ni en sueños se hubiese desperezado ahí. Pero por aquello de calentar las piernas... La santanderina pasó por ahí a la primera y por la siguiente tentativa, 1,80. Por ahí, la cántabra ya era medalla segura. Tan sólo dos atletas, su amiga Saleta Fernández (Valencia Esports) y Cristina Ferrando (Playas de Castellón) volaban sobre el listón a esa altura.

La gallega, que entrena con Beitia en el grupo de Ramón Torralbo, se animó a subir la apuesta. Y pasó a la primera por 1,83 para conseguir su mejor marca personal en la especialidad. Mientras, Beitia se dejaba un primer intento para franquear el listón en el segundo. Por su parte, Cristina Ferrando mandaba por tres veces la barra al suelo y se despedía con un bronce del concurso. La final era ya cosa de dos.

Pero mientras que la gallega se enfrentaba a sus propios límites, el 1,86, aún en esta temporada de penurias es una altura de lo más asequible para Ruth Beitia. Brinco a la primera y el oro prácticamente asegurado. Saleta marrró sus tres intentos para dar un nuevo campeonato, el décimo tercero, a Beitia, pocos días antes de encarar su gran objetivo de la temporada, el Mundial de Londres que arranca el 4 de agosto. En la final había otras dos cántabras. Valvanuz Cañizo (Sprint), fue cuarta con 1,76, mientras que Noelia Ruiz (Fútbol Club Barcelona) se quedó en 1,66.

Tobalina, plata

La otra medalla del día que pudo ser oro para la delegación cántabra fue la de Carlos Tobalina (Fútbol Club Barcelona) en lanzamiento de peso. El castreño se presentaba en Barcelona con la mejor marca española de la temporada (20,57) metros. Su concurso arrancaba flojo, con dos tiros de 18,72 y 18,82 y por debajo de su gran rival, el malagueño Borja Vivas. Pero en su tercer intento, el castreño se ponía en la primera plaza. La bola llegaba hasta los 19,81. Mejor aún fue el cuarto, con el que se convertía en el único lanzador de la final en sobrepasar la barrera de los 20 metros: 20,06. Vivas apenas acertaba a replicar con 19,86.

Tras los 19,49 de Tobalina y un nulo de Vivas en el quinto intento, todo quedaba por decidir en la sexta y última tentativa. Parecía que el oro se venía para Cantabria, pero el brazo de Borja Vivas atesora más de 21 metros. Y mientras que el castreño enviaba la bola a 19,79, Borja Vivas dinamitaba el concurso. Sus 20,30 le convertían en el campeón de España y dejaban a Carlos Tobalina sin su primer título al aire libre en lanzamiento de peso.

Cabello, cuarto

El que no piso el podio en la final de su prueba fue el campurriano Diego Cabello. El atleta del Playas de Castellón se había clasificado para la final de los 400 metros vallas con el mejor registro de todos los participantes, pero en la final se tuvo que conformar con la cuarta plaza, al lograr un registro de 51.67 segundos. El bronce fue para Íñigo Rodríguez, con 51.54.

En el heptatlón, Alba Pardo (Piélagos), firmó una décima plaza en el Nacional, al sumar 4.776 puntos en las siete pruebas.

La segunda y última jornada del Campeonato de España que se ha celebrado en Barcelona estuvo marcada a media tarde por una fuerte tormenta con gran aparato eléctrico, que durante 20 minutos cayó sobre la ciudad condal. Un rayo alcanzó a una de las torres de iluminación e incluso a una cámara de televisión española. El público se refugió rápidamente pero como varios de los sistemas de medición también se vieron afectados, la competición se reanudó pasadas las ocho de la tarde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos