Atletismo

«Seguro que tengo guardados buenos saltos, pero tengo que encontrarlos»

Ruth Beitia llega al Mundial de Londres tras una temporada al aire libre marcada por las lesiones./EFE
Ruth Beitia llega al Mundial de Londres tras una temporada al aire libre marcada por las lesiones. / EFE
Mundial de Londres

La cántabra Ruth Beitia afronta este jueves (20.10 horas) la calificación de altura en el Mundial tras una temporada en la que las lesiones han mermado mucho su rendimiento

MARCO G. VIDART SANTANDER.

Será un día de sensaciones raras. De dudas sobre un rendimiento que desde hace años ha sido excelso. Ruth Beitia (Santander, 1979), la campeona de casi todo lo que se puede ser en salto de altura, afronta este jueves en el Mundial de Londres (20.10 horas, hora española) la calificación de su concurso. Si en otros años era un mero trámite con el que acceder a una final, en esta temporada en la que las lesiones han machacado a la campeona olímpica el listón aparecerá como colgado del cielo. Beitia se presenta en Londres con una mejor marca de 1,94, conseguida el 14 de julio en Madrid. Esta vez, antes de hablar de medallas, está pasar a la final. «La calificación va a ser mi gran prueba. Será un poco tentar a la suerte, pero tengo que responder con lo que sé», señala la santanderina.

Ver más

Los problemas en el psoas, un hombro -el derecho, con el que cae al listón un diestro- machacado... Los problemas físicos han torturado por primera vez a una cántabra que hasta ahora había librado bien las lesiones. «Ha sido una situación nueva», reconoce. Pero Beitia también avisa. «Estoy mejor. Y con ganas. Ya me perdí la Copa de Europa de selecciones. Y yo tengo una alegría increíble cada vez que me visto de España».

SALTO DE ALTURA

Calificación
Se pide 1,94 metros para pasar a la final de forma directa o estar al menos entre las doce mejores.
Las opciones
En otras temporadas, la calificación era un trámite para Beitia. Pero las lesiones han hecho que la cántabra llegue muy justa y con muchas dudas a Londres. Esos 1,94 son su mejor marca del año.

El vértigo de la calificación de este jueves viene por el hecho de que se pide 1,94 para entrar en la final de forma directa o estar al menos entre las doce mejores. Y esos 1,94 son exactamente el mejor brinco de la tricampeona de Europa en este 2017. Una altura que en otras temporadas franquea a la primera tentativa en los concursos. Para más inri, en la lista de mejores marcas de la temporada hay muchas saltadoras que han pasado por ese listón. Y casi todas competirán este jueves en Londres.

«Ganar centímetros»

El sueño de Beitia, antes de este 2017, era competir en un estadio de Londres donde empezó su cuatrienio mágico. Fue tras los Juegos de 2012, con aquel cuarto puesto, cuando la cántabra puso lo que parecía el punto y final a su carrera. Pero la vuelta a la competición trajo los mayores éxitos -más Europeos, dos Ligas de Diamante, el oro olímpico...- a la santanderina. Ahora, el sueño es otro. «Lo que quiero es ganar unos centímetros», resalta la cántabra. «Pasar de 1,94, de 1,96...».

El primer objetivo de Beitia será acceder a la final del sábado (20.05 horas, hora española). Pero si lo consigue, sus rivales harán bien en tenerla en cuenta. El ranking de las mejores del año dice que las saltadoras que preceden a Beitia se mueven hasta los 1,99 que atesora la jovencísima norteamericana Vashti Cunningham (19 años). Eso, entre las 'humanas'. Porque salvo hecatombe bíblica, el oro de Londres tiene dueña. Las once mejores marcas de la temporada son las de la rusa Mariya Lasitskene -antes Mariya Kuchina- que en Londres compite como atleta neutral por la sanción que la IAFF ha impuesto a Rusia por dopaje. La más baja, dos metros. La mejor, unos casi irreales 2,06. «Está en otra esfera», reconoce Beitia. «Pero las demás están ahí. Creo que con 1,98 se podría luchar por las medallas».

A pesar de una temporada llena de dudas, Beitia llega a Londres con la única intención de volver a ser la de antes. «Tengo ganas de demostrar lo que valgo. La temporada de pista cubierta salió bien, salté 1,98. Sigo ahí». Aunque no sea la gran favorita, la santanderina tiene una aliada llamada experiencia. «Independientemente del resultado, voy a competir en mi octavo Mundial al aire libre. No soy la Ruth del año pasado ni la de la temporada en pista cubierta. Pero hay que pelear siempre. Seguro que tengo guardados muchos buenos saltos, pero tengo que encontrarlos». Hoy es un gran día para que aparezca uno de esos brincos de los últimos años, los que la convirtieron en la dominadora del salto de altura en todo el mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos