Eurobasket 2017

La campeona supera su examen más exigente

San Emeterio se dispone a anotar. /EFE
San Emeterio se dispone a anotar. / EFE

España sufre ante la incómoda Croacia y triunfa gracias a su oficio y su sacrificio defensivo

AMADOR GÓMEZ

Aunque fue su partido menos fluido en ataque, gracias a su oficio y a su sacrificio defensivo la selección española superó su examen más exigente de la primera fase, no sólo para asegurarse el liderato del grupo, sino para continuar con sus buenas sensaciones en el Eurobasket y, a falta de un encuentro, el jueves contra Hungría, afrontar los octavos de final pletórica de confianza. Debió aplicarse en defensa la campeona de Europa para imponerse a Croacia, que como era previsible dio mucha guerra a la defensora del título, pero al final se impuso la lógica por la superioridad y talento de esta selección española que continúa su camino con paso muy firme. Y, además, ya ha aprendido a sufrir, lo que también debe ser muy positivo para las batallas decisivas.

73 CROACIA

Simon (9), Bogdanovic (15), Tomas (10), Saric (18) y Bender (4) -quinteto inicial-. Kruslin (-), Popovic (11), Zoric (6), Buba (-) y Ramljak (-)

79 ESPAÑA

Rubio (13), Navarro (-), San Emeterio (12), Pau Gasol (11) y Marc Gasol (9) -quinteto inicial-. Rodríguez (12), Willy Hernangómez (2), Sastre (6), Oriola (5) y Juancho Hernangómez (9).

PARCIALES:
20-21, 12-17, 22-15 y 19-26.
ÁRBITROS:
Sahin (Italia), Anastopoulos (Grecia) y Maestre (Francia).
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la cuarta jornada del grupo C del Eurobasket 2017, disputado en el Polyvalent Hall de Cluj-Napoca. 6.089 espectadores.

En el cuarto choque tuvo España menos brillo que en su espectacular inicio de tres recitales ante rivales bastante más débiles, pero el mismo espíritu de lucha colectivo y una fenomenal respuesta en el tramo final para sobreponerse a la adversidad. Cuando los árbitros pitaron dos discutidas técnicas de forma consecutiva a Pau Gasol y a Sergio Scariolo a falta de sólo un minuto y medio (63-68), volvió a demostrar su temple España, encumbrada por sus estrellas y relanzada de nuevo por la energía de Juancho Hernangómez, llamado a ser la revelación del campeonato, como aventuró antes de su comienzo el mayor de los Gasol, y también por el espíritu de Fernando San Emeterio. En el despliegue defensivo del pequeño de los Hernangómez y, sobre todo, del alero cántabro, radicó una gran parte del éxito ante los croatas, a quienes no les fue suficiente con la enorme actuación de Dario Saric (18 puntos y 13 rebotes).

Más información

España tuvo que tirar de experiencia e intensidad en el momento de verdad, porque Croacia obligó al equipo de Sergio Scariolo a dar lo mejor de sí, sobre todo en defensa. Esa debe ser, y está siendo, la principal seña de identidad de la selección española y la virtud que debe llevar a los campeones a revalidar el oro. Así, con fortaleza en su propia cancha, es como se fraguó una victoria que, aunque no debería ser trascendental con vistas al primer cruce, sí sirve a técnico y jugadores como lección para lo que queda de Europeo, y también para seguir mostrando credenciales de gran favorita al título. En un duelo en el que, hasta el último cuarto, España fue de menos a más en el aspecto ofensivo, volvió a ser la defensa la que empujó hacia el triunfo contra un rival que complicó muchísimo a los hermanos Gasol en la pintura, aunque Pau (11 puntos y 10 rebotes) y Marc (9 puntos y 8 rechaces) fueron dos de los destacados del encuentro.

El pívot de los Spurs ya sólo está a 14 puntos de convertirse en el máximo anotador histórico de los Eurobasket, después de ejercer de nuevo de líder y ser uno de los verdugos de Croacia, junto a su hermano, a Ricky Rubio, que continúa a un nivel excelente, y también a Sergio Rodríguez. En este cuarteto de jugadores clave, a los que se sumó San Emeterio en su mejor actuación en lo que se lleva de Europeo, se fraguó el triunfo, salpicado de altibajos y de espesura ofensiva. Afortunadamente, pese a los errores, la defensa volvió a ser dura cuando fue necesario, y en cuanto salió a relucir en el segundo período, se demostró de nuevo que corriendo es como más disfruta la campeona. En cuanto España se puso seria después de ir diez abajo en el primer cuarto (13-3), fue lanzada, especialmente por la pareja Ricky-Pau.

A pesar del pésimo porcentaje de tiro que llevaba en el segundo cuarto (26%), se agarró la selección española al esfuerzo defensivo a base de ayudas y dio la vuelta al marcador (28-38), para irse con una corta ventaja al descanso pero muy importante para la autoestima. Sobre todo, porque se había dejado al mejor anotador de Croacia, y a uno de los mejores del Eurobasket, Bojan Bogdanovic, sin un solo punto en su casillero al descanso. Hasta quince minutos estuvo la estrella croata sin anotar, anulada por la defensa de Juancho y San Emeterio. Aunque Saric fue un tormento y la selección croata intentó echar a los Gasol de la pintura y quiso aprovecharse también del mal día de España en el lanzamiento de dos (acabó con el 35%), no contaban los balcánicos en que esta versátil España, pese a la baja de Sergio Llull, dispone de mucho atrevimiento exterior (10 de 24 triples para un 42% de acierto final), y no sólo de los consagrados, sino también de la llamada segunda unidad que tan importante está siendo en lo que se lleva de Eurobasket.

Fotos

Vídeos