El Real Madrid se toma la revancha con un triunfo incontestable

Campazzo lanza a canasta. /Enric Fontcuberta (Efe)
Campazzo lanza a canasta. / Enric Fontcuberta (Efe)

El conjunto entrenado por Pablo Laso dio un recital defensivo y ofensivo

EFEBarcelona

penas cinco días después de caer en la Copa del Rey ante el Barcelona, el Real Madrid recuperó su mejor versión y se tomó la revancha en la Euroliga con un triunfo incontestable en el Palau Blaugrana, donde el equipo azulgrana sumó la primera derrota desde la llegada de Svetislav Pesic (74-101).

El conjunto entrenado por Pablo Laso dio un recital defensivo y ofensivo, con un inspirado Jaycee Carroll desde el perímetro (18 puntos) al que le acompañaron Anthonyh Randolph (16) y Felipe Reyes (13) en la zona y Facundo Campazzo (9 asistencias) en la dirección.

74 Barcelona

(13+22+22+17): Heurtel (11), Navarro (9), Hanga (10), Claver (3), Tomic (9) -cinco inicial-, Pressey (-), Jackson (2), Vezenkov (11), Koponen (10) y Moerman (9).

101 Real Madrid

(30+22+31+18): Campazzo (11), Carroll (18), Taylor (8), Randolph (16), Tavares (5) -cinco inicial-, Caseur (10), Rudy Fernández (5), Doncic (2), Maciulis (-), Reyes (13), Ayón (10) y Randle (3).

Árbitros
Robert Lottermoser (ALE), Sreten Radovic (CRO) y Milan Nedovic (ESL). Sin eliminados.
Incidencias
Asistieron al encuentro 6.829 espectadores en partido de la vigésimo tercera jornada de la Euroliga disputado en el Palau Blaugrana. Antes del inicio del partido, los jugadores barcelonistas ofrecieron la Copa del Rey recientemente conquistada a la afición.

Sin la presión de la competición -el Barça está virtualmente eliminado de la Euroliga-, el Palau Blaugrana se llenó para celebrar el título de la Copa del Rey y, especialmente, para ovacionar a Pesic. Sin embargo, la actuación de su equipo, muy mermado por las lesiones de Pau Ribas, Rakim Sanders y Pierre Oriola, poco se pareció a la de las últimas semanas.

El primer cuarto fue una continuación de los últimos ocho minutos de la final copera. El Real Madrid ocupó bien los espacios defensivamente, controló los rebotes y, sobre todo, se mostró efectivo en ataque con un inspirado Jaycee Carroll desde el perímetro.

El escolta estadounidense -autor de 10 puntos en los primeros diez minutos- dio alas a su equipo en un primer parcial de 0-9 (min.2). Con pocas opciones en las rotaciones, en el Barcelona solo Heurtel -máximo anotador azulgrana junto a Vezenkov con 11 puntos- era capaz de dar respuesta al vendaval blanco, que en el minuto 6 ya dominaba el encuentro con una ventaja de 16 puntos (5-21).

La defensa y el rebote -22 capturados por el Real Madrid tras el primer tiempo- eran las principales lagunas del Barcelona que, gracias a un triple de Vezenkov, dejaba la desventaja en 17 puntos tras los primeros diez minutos (13-30).

En el segundo cuarto el Barcelona apretó algo más las tuercas en defensa, pero seguía muy incómodo en ataque, debido a la presión que aplicaba Laso.

Los chispazos de Moerman mantenían a flote la nave azulgrana que, sin embargo, veía como Felipe Reyes se aprovechaba de la poca fortaleza de Vezenkov, hoy recambio de urgencia en la zona ante las bajas de Oriola y Séraphin.

Entraron Tomic y Navarro y el Barça se situó a diez puntos (33-43, min.18), pero la reacción local resultó ser un espejismo. Campazzo reemplazó a un poco inspirado Luka Doncic y el Real Madrid, gracias a un triple y una recuperación del base argentino, llegó al descanso con el encuentro encarrilado (35-52).

Tras la reanudación, se repitió lo sucedido en el primer cuarto. Aparecieron Carroll y Campazzo, con dos triples, y Randolph se sumaba a la fiesta con un 2+1 que dejaba el partido visto por sentencia (39-61, min.22).

Pidió tiempo muerto Pesic, pero de poco sirvió. En la siguiente jugada, Carroll anotaba otro triple con el que enmudecía de nuevo al público del Palau Blaugrana.

El Barça se encomendó a Navarro -autor de 5 puntos casi consecutivos- y a los chispazos de Vezenkov para camuflar el resultado, pero el Real Madrid mostró de nuevo su superioridad en física con un mate de Ayón en la zona y otro de Taylor tras recuperar el balón (49-72, min.27).

El festival blanco no paró y antes del último cuarto amplió la ventaja a 26 puntos con un triple de Causeur que puso la puntilla a otro cuarto en el que el Real Madrid desplegó su mejor baloncesto (57-83).

Los últimos diez minutos fueron un trámite. Solo faltaba saber si el Real Madrid sería capaz de llegar a los 100 puntos y si se iría del Palau con una victoria abultada. Consiguió ambos objetivos, además de llevarse un triunfo importante que le permite seguir en la pelea por la cuarta plaza de la Euroliga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos