Balonmano

Un golpe encima de la mesa

Edu Fernández, del Balonmano Torrelavega, realiza un lanzamiento ante Martínez (10), Olivares (16) y Feijóo (6), del Ikasa./Saúl Ceballos
Edu Fernández, del Balonmano Torrelavega, realiza un lanzamiento ante Martínez (10), Olivares (16) y Feijóo (6), del Ikasa. / Saúl Ceballos

El Balonmano Torrelavega no da opciones al Ikasa Madrid y consigue un triunfo que lo devuelve a puestos de play off

RAFA GONZÁLEZ

El Balonmano Torrelavega se impuso al Ikasa Madrid, que ocupa el último puesto de la clasificación, por un contundente 28-22 en un partido en el que los del Besaya pusieron de manifiesto que son muy superiores al cuadro madrileño. Con este triunfo los torrelaveguenses vuelven a entrar en los puestos de play off y mantienen intactas sus opciones de cara a la recta final de la competición.

El equipo naranja dejó claro, ya desde los primeros minutos, que no estaba para hacer concesiones ya que los puntos en juego eran de vital trascendencia para sus aspiraciones. Dicho y hecho. Los del Besaya mostraron un gran dominio y acciones de buen juego ante los madrileños, que se quedaron sin opciones a los pocos minutos del pitido inicial.

La defensa del Balonmano Torrelavega se anticipaba y maniataba a sus rivales, que no podían más que rendirse ante el buen trabajo de los de Diego Soto. Un parcial de 5-0 con goles de Hernández, en dos ocasiones al igual que Dorado, mientras que Setién lo hacía en una, propició que en apenas cinco minutos un 7-3 favorable a los locales subiese al marcador a falta de trece minutos para el intermedio. A partir de este instante el dominio del Balonmano Torrelavega se hizo intenso y las posibilidades de los madrileños fueron disminuyendo hasta alcanzar el definitivo 14-7, cuando los colegiados decretaron el final de la primera media hora de juego. En esta mitad inicial el jugador con mayor capacidad goleadora fue Hernández, que sumó cinco de los goles locales.

En la segunda mitad parecía que solo había un equipo sobre la pista del pabellón Vicente Trueba. Y ese era el cuadro local, que gracias a su determinación logró borrar a un Ikasa impotente, que no encontró capacidad para reaccionar ante las embestidas de los de Diego Soto.

Más ventaja

Con un juego que mantuvo el buen nivel de la primera media hora tanto en la faceta ofensivo como el defensivo, los locales fueron aumentando su ventaja en el marcador hasta llegar en el minuto doce a un parcial de 22-12. Los del Besaya permitieron un parcial de 1-3 lo que propició que el Ikasa se acercase en el marcador con un 23-16. Ver ese recorte en la ventaja que se habían trabajado no gustó a Soto, que pidió tiempo muerto para que los suyos cogiesen de nuevo el ritmo que habían tenido a lo largo del encuentro. El técnico visitante también paró el partido para buscar una reacción de los suyos con el fin de maquillar el resultado, pero no lo consiguió. En los últimos diez minutos de partido, los torrelaveguenses mantuvieron la superioridad y pese a los intentos de los madrileños, los cántabros no pasaron apuros para lograr un triunfo con autoridad por 28-22.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos