Balonmano

Victoria ante un gigante

Sergio Rodríguez se dispone a lanzar mientras dos jugadores del BM Nava tratan de dificultar su disparo./Luis Palomeque
Sergio Rodríguez se dispone a lanzar mientras dos jugadores del BM Nava tratan de dificultar su disparo. / Luis Palomeque

El Balonmano Torrelavega supera con un juego de alto nivel al BM Nava, uno de los grandes de la categoría

RAFA GONZÁLEZ

El Balonmano Torrelavega logró imponerse al BM Nava por 24-19 en un partido de los que hacen afición, ya que los dos equipos jugaron de poder a poder, si bien la mejor parte se la llevo el equipo de Diego Soto, que en la segunda mitad fue superior a su rival y consiguió un triunfo que levantó a los aficionados del Besaya de sus asientos al finalizar el partido para aplaudir a sus jugadores.

La clave del triunfo torrelaveguense fue el trabajo defensivo. En esta faceta destacaron Dorado y Oliver, que en el centro de la zaga fueron un muro que estuvo bien secundado por el meta brasileño Santana quien realizó intervenciones de mucho mérito. En la faceta ofensiva el equipo de Soto contó con la dirección de Colunga y Eugenio, que supieron jugar para que sus laterales anotasen goles que pusiesen en ventaja a su equipo. Todo el conjunto jugó a un gran nivel con mucha anticipación en defensa y también con efectividad en ataque.

Lo peor del encuentro fue la pareja arbitral. Los madrileños Miranda y San Pedro no estuvieron a un buen nivel y cometieron errores con los dos equipos por lo que ni locales ni visitantes quedaron satisfechos con su labor. El partido comenzó con los dos conjuntos defendiendo en 6-0. Los del Besaya realizaban un cambio defensa ataque y Dorado dejaba su puesto ofensivo al central Colunga, mientras que por parte visitante Maestro jugaba en ataque y su puesto en defensa lo ocupaba Ajo. Los primeros minutos fueron de mucha igualdad. Ninguno de los dos equipos lograba más de un gol de ventaja. Las alternativas fueron constantes con los jugadores de ambas escuadras jugando al máximo de intensidad.

La primera ventaja de dos goles cayó a favor del Balonmano Torrelavega, en el minuto veintitrés, que por medio de Benito y Dalmau rompió la igualada a siete para poner a los suyos con 9-7.

Esto hizo reaccionar al técnico visitante y le obligó a pedir tiempo muerto y a cambiar de portero. Lamariano por Sánchez. A falta de cuatro minutos la ventaja se mantenía por dos goles a favor de los locales y Diego Soto quiso asegurarse la ventaja antes del descanso. Para conseguirlo pidió tiempo muerto, pero su buena intención no se vio recompensada. Al contrario. La situación cambio a favor de los visitantes que lograban alcanzar el intermedio con empate a diez.

Mayor dominio

El paso por el vestuario sirvió para que los torrelaveguenses saliesen con nuevos bríos y pudieran pillar desprevenido al Balonmano Nava. Esto facilitó que con dos goles de Hernández y Dorado el marcador comenzase a inclinarse a favor de los del Besaya. Por fin parecía que se encauzaba el encuentro para los de Diego Soto.

La reacción visitante no se hizo esperar y antes de cumplirse los diez minutos lograban igualar a catorce. Los empates se sucedieron a quince, dieciséis y diecisiete hasta llegar al minuto quince. Fue a partir de ese instante cuando el Balonmano Torrelavega comenzó a sentenciar el choque, ya que lograba romper el encuentro con un parcial de 4-0 gracias a los goles de Saúl, Oliver, Hernández y Setién.

Con 21-17 y a falta de once minutos para que finalizase el choque, el partido pintaba bien para los torrelaveguenses y Soto quiso asegurarse la victoria pidiendo un tiempo muerto para organizar a los suyos y evitar errores fruto de la euforia del momento. Con el 22-18 el técnico visitante paró el partido, pero ya era demasiado tarde. Su equipo había perdido el sitio. Su defensa no tenía la firmeza de que hacía gala la zaga local. El Balonmano Torrelavega había logrado recomponerse y estaba decidido a ofrecer un triunfo a los aficionados, que observaban expectantes en las gradas del Vicente Trueba porque quedaba poco tiempo para remediar la derrota. Pero en el tramo final del partido sobre la pista sólo había un equipo con ideas claras y ese era el Balonmano Torrelavega, que conseguía aumentar su diferencia con los goles de Dorado, y certificaba un triunfo trabajado y difícil. Al término del partido se palpaba la emoción entre los aficionados locales, que habían visto como su equipo había jugado ante uno de los grandes de la categoría y le habían superado a base de tesón y un juego de alto nivel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos