BALONMANO

Una victoria sin brillo

Jugadores del Lanzarote intentan quitar el balón a Nikolai, lateral derecho del DS Auto Gomas, en el partido de ayer. /Roberto Ruiz
Jugadores del Lanzarote intentan quitar el balón a Nikolai, lateral derecho del DS Auto Gomas, en el partido de ayer. / Roberto Ruiz

El DS Auto Gomas cosecha un botín de dos puntos ante el Lanzarote en un mal encuentro de los santanderinos

RAFA GONZÁLEZSantander

El DS Auto Gomas se impuso por 25-21 al Lanzarote en un mal partido en el que los santanderinos no acertaron a dominar el juego. A pesar de que salieron victoriosos del choque los de Reñones generaron demasiadas incógnitas de cara a su futuro en la competición. Los locales mostraron un nivel mediocre en conjunto y eso que el equipo rival mostró muchas carencias y únicamente se basó en la aportación de sus dos mejores jugadores, el meta Patotski y su lateral Nicolás López.

25 A. GOMAS

21 LANZAROTE

DS Auto Gomas
Samuel, Amarelle (1), Barco (6), Postigo (4), Lon (3), Valles (3,2p), Kasumovic (4), siete inicial: Villamarín, Muñiz, Nikolai, Pla (2), Lastra, Sola (1), Carvajal y Valverde.
Lanzarote
Patotski, Alexis (1), López (9), Da Silva (2), Cabrera (1), Andrei (2), Molina (2), Reyes, Marín, Martín, Álvarez (1), García (2) y Tavío (1).
Parciales
1-1; 3-3; 6-6; 10-6; 14-8; 16-10; (descanso), 17-11; 19-12; 21-13; 22-16; 24-19; 25-21.
Árbitros
San Martín y Añón, de Navarra. Excluyeron a Kasumovic y Muñiz en los locales y a Cabrera y Andrei por los visitantes.
Incidencias
La Albericia.

El partido comenzó con idénticos planteamientos en defensa por parte de los dos conjuntos, 6-0, aunque los santanderinos realizaron dos cambios defensa ataque. En faceta de contención jugaban Nikola y Muñiz, mientras que en ataque lo hacían Lon y Amarelle. Los visitantes sólo realizaban un cambio y éste era el de su pívot, Javier García, para dosificar su esfuerzo.

En los primeros quince minutos ninguno de los contendientes acertaba a coger el mando del partido. Los santanderinos se mostraban imprecisos en el juego ofensivo y apáticos en defensa. Estas constantes se convertían en igualdad en el marcador, y eso que los lanzaroteños carecían de juego para inquietar a los de Reñones, pero estos desaprovechaban sus posesiones de balón.

Tras este primer cuarto de hora los santanderinos despertaron de su letargo. Apretaron en defensa y contraatacaron con fuerza para llevarse un parcial de 4-0, con goles de Amarelle, Barco y dos de Postigo situaron el marcador con 10-6. El tiempo muerto que pidieron los visitantes no sirvió para nada. No supieron reponerse.

En la segunda parte no se puede decir que más de lo mismo porque fue aún peor. Se sucedieron imprecisiones y errores de los santanderinos, que de haber tenido enfrente un equipo de nivel medio, hubieran pasado muchos apuros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos