Caza

La Reserva se aproxima al final de una de sus mejores campañas

Cuadrilla 31 dirigida por Juan Carlos Gutiérrez, con los cinco jabalíes abatidos en Dobra El Mazo. / P. ÁLVAREZ
Cuadrilla 31 dirigida por Juan Carlos Gutiérrez, con los cinco jabalíes abatidos en Dobra El Mazo. / P. ÁLVAREZ

Con sólo dos batidas por recuperar para concluir la temporada, la cifra de jabalíes abatidos supera los 1.500

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

La temporada de caza en la Reserva apura sus últimas 'pateadas' por los montes en busca de jabalíes. Buena parte del mes de febrero y parte del de marzo se dedican a recuperar las cacerías aplazadas en su momento por distintos motivos. En este pasado fin de semana, el último de febrero, cinco cuadrillas salieron al monte. Había seis batidas previstas, pero la de Milebaños, en la que debía cazar la cuadrilla 41 que dirige Joaquín Herrera, tuvo que ser aplazada. Se celebrará el domingo, 4 de marzo. En las cinco cacerías que sí pudieron celebrarse se abatieron 34 jabalíes, lo que deja la cifra de la temporada -no oficial y siempre con los datos recabados por este periódico-, en 1.508 cochinos. La segunda cifra más importante de siempre, por debajo de los 1.536 suidos de la campaña 2015-2016.

Las cifras del fin de semana fueron en general buenas, con algún matiz. Un par de plenos lucieron sobre los demás. En Bicobres Norte, la cuadrilla 159 que dirige Óscar Gutiérrez atinó con la docena de marranos que contempla el cupo. Otro pleno lograron los cazadores de la cuadrilla 60, capitaneada por Manuel Antonio de Celis. Cazaban en el monte campurriano de Argüeso y se bajaron con los cuatro cerdos salvajes permitidos.

Cerca del pleno se quedaron los integrantes de la cuadrilla 16, que lidera Emilio Casares, en el monte lebaniego de Arretuerto. Abatieron a diez de los doce cochinos posibles. En el Táladro, en Rionansa, los componentes de la cuadrilla 6 que lidera María Ángeles Molleda cazaron a tres de los seis animales que contempla el cupo. Los que tuvieron muy poca suerte fueron los cazadores de la cuadrilla 31. Juan Carlos Gutiérrez y sus compañeros sólo pudieron abatir a cinco jabalíes en el monte lebaniego de Dobra El Mazo.

Así las cosas, con dos batidas sólo por celebrarse y las dos en montes lebaniegos, la cifra total en caso de lograrse ambos cupos sería de 1.532. Nunca el récord de la Reserva, pero sí una gran cifra de jabalíes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos