La Reserva apura la temporada

Integrantes de la cuadrilla 110, que dirige Jaime Molleda, con tres jabalíes cazados en el monte cabuérnigo de Rozalén. /DM
Integrantes de la cuadrilla 110, que dirige Jaime Molleda, con tres jabalíes cazados en el monte cabuérnigo de Rozalén. / DM

Los 85 jabalíes abatidos durante el último fin de semana hacen que la cuenta de la campaña llegue a 1.231 ejemplares

Francisco Fernández-Cueto
FRANCISCO FERNÁNDEZ-CUETOSantander

Cuando ya restan únicamente tres fines de semana de actividad para que la Reserva del Saja eche el telón a la temporada, las cuadrillas continúan incrementando los números de una temporada que está llamada a ser una de las mejores de la historia de este espacio cinegético. Aunque el récord de hace tres campañas (1.536 jabalíes) parece inalcanzable, ya que habría que abatir en las jornadas que restan más de 300 ejemplares, lo cierto es que el ejercicio 2017-2018 está resultando magnífico, tanto en lo que hace referencia al número de capturas (1.231 hasta el momento) como al de animales que día a día se pueden ver en cualquiera de las cacerías que se celebran.

Durante el último fin de semana, en el que pese al mal tiempo reinante se pudieron desarrollar con normalidad la mayor parte de las batidas programadas -sólo tuvieron que ser aplazadas cinco-, resultaron abatidos 85 ejemplares que estuvieron muy repartidos por todas las comarcas. De hecho, únicamente se registró un 'cero', en concreto en el monte de La Bacera, en el Besaya. En el resto de las cacerías se tocó pelo.

La más abultada fue la que el grupo de José Santos del Hoyo realizó en Panda Carrielda, de donde esta cuadrilla se bajó con la docena de suidos que autoriza la Administración. Tampoco le fueron mal las cosas a los componentes del grupo que dirige Domingo Bueno en Poda Cordancas, el monte de su pueblo, Lebeña, al que le quitaron nueve animales. Barcenilla Carrascal, con seis jabalíes, también permitió lucirse a Ismael Blanco y los suyos.

En la cuenca del Besaya, la mejor cacería fue la que protagonizó la cuadrilla de Óscar Solar en Coo. Sumaron cinco ejemplares, es decir, se pasaron del cupo debido a que al final, acabada la batida, se cobró un par de animales heridos. En la otra cacería de esta comarca, en El Tornillo, la cuadrilla de Las Fraguas, que dirige Javier Fernández, alcanzó los tres cerdos salvajes permitidos.

En Cabuérniga, destacaron por encima del resto dos lotes. Uno, el de La Mahílla, en donde Constantino Corral y los suyos se hicieron con seis ejemplares (uno por el encima del cupo). El otro, Peña Colsa, donde actuó el grupo que capitanea Francisco Javier Fernández, que abatió cinco ejemplares.

En la cuenca del Nansa, sólo se pudieron celebrar dos de las cuatro batidas programadas: las de Frente y Navas y la de Soligote. En la primera, la cuadrilla de Ángel Pablo Alonso abatió tres suidos y en la segunda Óscar Gutiérrez y su grupo consiguieron hacerse con un par de ejemplares.

Las tres batidas programadas en la comarca campurriana tuvieron que ser suspendidas debido a la abundancia de nieve en sus montes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos