ciclismo | vuelta a cantabria

Sergio Míguez, etapa y liderato

Los corredores del Lizarte comandan el grupo en plena ascensión al Alto del Churi.
Los corredores del Lizarte comandan el grupo en plena ascensión al Alto del Churi. / Antonio 'Sane'
  • El ciclista del Supermercados Froiz vence en Maliaño y defenderá su primera plaza en la crono de La Atalaya

Sergio Míguez (Supermercados Froiz) defenderá hoy su privilegiada posición en las duras rampas de la cuesta de La Atalaya. Los apenas 920 metros que separan la plaza del Ayuntamiento de Santander y la cima de la populosa ascensión serán los jueces de una Vuelta Ciclista Internacional a Cantabria, que empezó el pasado viernes y en la que no ha habido tregua. Será un esfuerzo explosivo y en solitario. No apto para corazones vagos ni cobardes.

Ayer, los 147 kilómetros de recorrido entre La Vegana y Maliaño fueron un día de persecuciones. Míguez fue el más rápido de los 16 supervivientes de una jornada en la que la velocidad, los ataques y la anarquía convirtieron a la competición en una partida de cartas sin leyes. Las rampas de El Churi, como siempre, volvieron a ser las jueces de la prueba; para unos, entre ellos el primer líder de la Vuelta, Zuazubiscar (Ampo) fueron un suplicio y para otros, entre ellos el ganador de la etapa, un trampolín.

El equipo del que ayer portó el maillot amarillo, Zuazubiscar (ganador el pasado viernes) trató de gobernar lo ingobernable. Desde la salida, los constantes ataques convirtieron a los primeros kilómetros en un ataque de nervios. Primero, un grupo de ocho unidades donde estaban representadas las escuadras más potentes de la ronda puso tierra de por medio. Se sumaron catorce unidades formando un grupo compacto y en el que el entendimiento parecía total. Llegaron a tener un minuto y medio de ventaja sobre el pelotón principal. Sin embargo, Ampo logró neutralizar la fuga al paso por el primer sprint especial, situado en la localidad de Maliaño. El Gomur, Lizarte, Blagnac y Euskadi se mostraron muy activos toda la etapa. Entre todos acabaron con la avanzadilla de los 24 escapados.

Con la carrera lanzada, los ciclistas se dirigieron a la primera ascensión al Alto de El Churi. En sus rampas pasaron varias cosas.Primero, seis unidades saltaron del grupo y en segundo lugar, el líder hasta entonces comenzó a sufrir. Zuazubiscar se peleaba a escasos metros del grupo de los más fuertes por no perder la rueda. Coronó con escasos segundos perdidos pero sus compañeros lograron cerrar el hueco y volver a meter al amarillo al grupo. La etapa ya no paró. La selección que produjo El Churi, por un lado, y el daño en las piernas, por otro, se harían notar más tarde.

El segundo paso por la principal dificultad montañosa fue un calco de la primera. Los enemigos del líder le atacaron sin piedad.Entre ellos, los ciclistas del equipo cántabro Gomur-Liébana 2017, con Antonio Angulo y Óscar Linares a la cabeza.

En el kilómetro 90, con más de media jornada consumida, Lizarte, Blagnac y Construcciones Paulino mandaron unidades por delante.Una escapada de tres corredores tomó un minuto de ventaja y obligó al Ampo a trabajar, así como a Caja Rural. Fueron momentos de incertidumbre y de los que salieron beneficiados los aficionados. Al paso por Maliaño, lugar donde estaba situada la meta, el público comenzó a hacer cábalas sobre el desenlace final. El pelotón estaba fraccionado en mil pedazos y la velocidad hizo estragos. En la primera hora de carrera se recorrieron 41 kilómetros y en la segunda 43. Al paso por el kilómetro 120, lo que quedaba de grupo cabecero logró fusionarse. Los pronósticos que auguraban que el último y definitivo paso por El Churi, a escasos diez kilómetros de meta, sería crucial se iban a cumplir. La aproximación por Escobedo fue un juego frenético por mantener las posiciones. A falta de un kilómetro para la cima, el líder no pudo más y dijo adiós a su maillot. Un auténtico rosario de corredores coronó el puerto. En el descenso se juntaron 16 unidades y la conveniencia de entenderse entre todos ellos les llevó directamente a jugarse la victoria. En el sprint, después de un peligroso final, Míguez superó a Josu Zaballa (Caja Rural) y a Óscar Linares (Gomur). Los cinco primeros lograron distanciarse apenas tres segundos del resto, diferencia con la que partirán hoy en la contrarreloj final en la cuesta de La Atalaya.

La tercera y definitiva jornada comenzará hoy a las 10.00 horas con la salida del primer corredor. Cada minuto tomará la salida un nuevo ciclista. La rampa de lanzamiento de la contrarreloj estará situada en la plaza del Ayuntamiento de Santander. Un esfuerzo máximo de apenas un par de minutos en el que se pondrá en juego la Vuelta.