ciclocross | cto. españa

"Este lunes vuelvo a abrir la tienda a las nueve"

"Este lunes vuelvo a abrir la tienda a las nueve"
/ Javi Linares
  • El torrelaveguense Ismael Esteban regresa a su rutina tras conquistar, el domingo en Valencia, el título nacional de ciclocross en categoría élite, una fiesta que se completó con la plata del corraliego Kevin Suárez. Antes, Gonzalo Inguanzo había ganado el oro en cadetes

"Mañana –por hoy– a las nueve a abrir la tienda". Quien se pase este lunes por Maestre Bikes, una tienda de bicis en Santa Cruz de Bezana, encontrará al dependiente más feliz del mundo. Ismael Esteban (Torrelavega, 1983) seguro que lucirá una sonrisa capaz de iluminar una pantalla de cine. Porque ‘Isma’ es el nuevo campeón de España de ciclocross. El torrelaveguense cumplió con los pronósticos que le situaban como el máximo favorito para llevarse la victoria en Valencia y se convirtió en el segundo cántabro –el otro fue Isaac Suárez en 2012– en ganar este título.

El fue el gran protagonista de una fiesta para el ciclocross cántabro, que montó una traca final de órdago a la grande, en la jornada de clausura de los Campeonatos de España. Su paisano y amigo Kevin Suárez, que no venía demasiado fino al Nacional, firmaba una extraordinaria medalla de plata para repetir su actuación de un año antes en Torrelavega. Antes, en la carrera de los cadetes, Gonzalo Inguanzo seguía ampliando su colección de oros. El año pasado el primero, y ayer, el segundo. El relevo en el ciclocross cántabro parece que está asegurado.

"Es el día más bonito. Mejor imposible". La alegría de Ismael Esteban a través del teléfono era contagiosa. "La mejor forma de redondear una temporada". Un curso ciclocrossístico que le ha llevado a adjudicarse la Copa de España y ahora, el maillot rojo y amarillo de campeón nacional. Y todo ello, con una sola premisa: "pasándomelo bien".

El afán de disfrutar de Esteban tiene su pequeña historia. El torrelaveguense, tras ser campeón de España sub-23 de ciclocross en 2004 y 2005, probó en equipos élite y sub-23 de carretera para ver si podía ganarse la vida con la ‘burra’. Pero eso no fue posible ni por asomo. Así que aparcó sus sueños de ciclista. Un trabajo, una familia... Hasta que en 2014 le picó de nuevo el gusanillo del ciclocross. En parte, el retorno se debe a su esposa, Laura. "Es la que me ha estado ‘calentando’ para que volviese", afirma Esteban entre risas. Pero ante todo, con la premisa de disfrutar sin más de su deporte. En su primera Copa de España tras el regreso, fue sexto. Llegaron mil y una carreras en España, en Europa, Mundiales... Y con la única presión de sacar horas al día de donde casi no las hay, ‘Isma’ iba acechando los podios. Tercero el año pasado en Torrelavega en el Campeonato de España, esta temporada ha demostrado que es la suya. La Copa y el maillot de campeón de España ya llevan su nombre.

"Una fiesta"

Que el ciclocross no es más que un gran divertimento para el torrelaveguense lo prueba que junto un grupo de amigos, "que me acompaña allá donde compito", monta una pequeña fiesta tras la prueba. "Para mí es muy importante correr sin esa presión. Hacer lo que me gusta y que el ciclocross sea un hobby". La intención principal del torrelaveguense es "disfrutar, porque con ello veo que ellos disfrutan". Ellos, además de ese grupo de amigos, son sus padres y también la pequeña Laia, que con nueve años también suele acompañar a su padre en las competiciones. A ella, esto de la bici "le gusta a ratos. Un día sí y otro no". Más risas.

Los amigos y familiares de Ismael Esteban vieron ayer cómo el cántabro no se salía del guión tan simple que siempre plantea el torrelaveguense. "De salida, a darles caña". El rapidísimo trazado valenciano, liso y en el que la dureza la hacía la velocidad de los corredores, pronto situó en cabeza a Esteban, Kevin Suárez y al alavés Javier Ruiz de Larrínaga, los tres grandes candidatos al podio. Larrínaga tiró un buen rato, pero a dos vueltas del final llegó el error del alavés. Un pequeño fallo le hizo perder el paso y Esteban aprovechó para lanzar su ataque definitivo. "Ya no miré atrás". El maillot de campeón de España se venía para Torrelavega.

Kevin, plata

"Otra vez segundo, pero qué bien". El corraliego Kevin Suárez también estaba de lo más contento ayer en Valencia. Porque la medalla de plata en la categoría élite del Campeonato de España es "un espaldarazo a una temporada que no ha salido bien". El corraliego reconoce que "sufrí un poco" con el ritmo demoledor que puso su paisano durante las primeras vueltas de la carrera. Después, un fallo en la zona de arena le costó perder el paso con los dos de arriba. Con Esteban ya en solitario en los últimos dos giros, Larrínaga y Suárez se jugaban la plata y el bronce. "A falta de unos 300 metros, he atacado a ‘Larri’ para intentar entrar primero en la zona de arena que había poco antes de la meta. Eran apenas diez metros, pero con una sola trazada y en la que la bici se hundía mucho". El corraliego salió primero de esa arena valenciana y apuntalaba así su medalla de plata en el Nacional.

Un segundo puesto que repite respecto al del año pasado en Torrelavega. Si en El Patatal, aún como sub-23, salió entre los élite, este 2017 ya es su primer curso entre los mayores. "Es importante estar ahí", reconoce el corraliego, que espera estar algún año "arriba del todo del podio". Otro cántabro, Alejandro Iglesias, también brillaba entre los élite al cruzar la meta en la séptima plaza. Antes de la prueba reina del Campeonato, en júnior masculino Cantabria había rozado otro podio, ya que Saúl Calzada había terminado en la cuarta plaza.

Con la temporada nacional de ciclocross finiquitada, tanto a Kevin Suárez como a Ismael Esteban les quedan apenas tres competiciones. Dos pruebas de la Copa del Mundo, una en Italia y otra en Holanda, antecederán al Mundial de la especialidad que se celebrará el 29 de enero en la localidad luxemburguesa de Bieles. En ninguna de esas citas se puede pedir nada a los cántabros. "Estar entre los 20 primeros ya es un logro", añade Ismael Esteban, consciente de que hacer frente a los imperios belga y holandés es misión imposible. Para el torrelaveguense, el viaje a Luxemburgo supondrá el último pequeño agobio de la temporada. Esas prisas para hacer compatible el trabajo, la familia, los entrenamientos, los viajes... Pero la pasión y las ganas de pasarlo bien, acompañado de un puñado de amigos, pueden con todo en una especialidad que en España no da para vivir. A ‘Isma’ Esteban, el campeón de España de ciclocross 2017, hoy le toca "abrir la tienda a las nueve de la mañana".