Ciclismo

'La Cantabrona' se reinventa

'La Cantabrona' se reinventa

La Marcha cicloturista, que se celebra el 21 de abril, ofrece un recorrido alternativo más 'humano' de 114 kilómetros

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

La Cantabrona se reinventa. Sin perder ni un ápice de la esencia con la que nació hace cuatro años, la cuarta edición de la Marcha Cicloturista traslada su centro de operaciones y pone a disposición de los participantes una alternativa al exigente y espectacular recorrido que la convierte en el reto de los retos. A la archiconocida opción de 177 kilómetros con cinco puertos, este año le acompañará la posibilidad de completar un trazado más corto, de 114 kilómetros, y que compartirá con su 'hermano mayor' los dos primeros altos de montaña. Ya no hay excusa.

El próximo 21 de abril, la prueba partirá de Polanco en vez de Miengo (Playa de Cuchía) como ocurrió en las tres ediciones anteriores. Allí se organizará también la llegada de los dos recorridos. Este año además se habilitará una feria en la que se podrá adquirir material relacionado con el ciclismo como también productos típicos de la región. Será el viernes (día 20), coincidiendo con la retirada de los dorsales de los participantes. Siguen abiertas las inscripciones y a falta de mes y medio para la prueba son ya más de 1.500 los ciclistas que han formalizado el trámite. La organización, la Peña Ciclista Mario González, espera cerrar la cuarta edición superando los 2.000 participantes y mantener así la dinámica de superación que desde que nació la Marcha ha logrado.

LOS DATOS

Los recorridos
Son dos, uno largo de 177 kilómetros y otro más corto, de 114.
Puertos
El más largo superará cuatro puertos (San Martín, Lunada, La Sía y Alisas), con 3.794 metros de desnivel. El corto ascenderá San Martín y Alisas.
Inscripciones y lugar
La prueba cambia su salida y llegada de Miengo a Polanco. Las inscripciones se realizan a través de internet.

El paso adelante de este año va encaminado a que el trazado sea más 'humano' y más asequible para una gran masa de amantes de la bicicleta. De esta manera, el recorrido corto saldrá de Polanco y después de atravesar Torrelavega y Puente Viesgo se afrontará el primer puerto del día, el Alto de San Martín. Es el más suave de los que se ascenderán y servirá para entonar las piernas. A continuación, desde Selaya se comenzará el alto del Caracol, de segunda categoría, una subida exigente que romperá la disciplina que a buen seguro reinará hasta entonces. Tras un rápido descenso hasta San Roque de Riomiera, justo al finalizar la bajada, llegará el momento de la verdad. En la localidad pasiega está establecido el punto en el que el participante decidirá si se atreve con el trazado largo o, en cambio, toma el curso del corto. Este último descenderá hasta Liérganes, Solares y desde allí regresará a Polanco, no sin antes superar las dos última tachuelas que a esas alturas de carrera harán tanto o más daño que los colosos: alto de La Morcilla y alto de Pedroa, este último a escasos cinco kilómetros de la meta.

Un reto de altura

La alternativa ambiciosa no cambia en nada con respecto a las tres ediciones anteriores -salvo el lugar de la salida y la llegada-. Seguirán manteniéndose los 177 kilómetros con 3.794 metros de desnivel positivo que significan la marca de la casa de La Cantabrona. Una vez en San Roque de Riomiera, los más valientes subirán el Portillo de Lunada (1.316 m.); después el Portillo de la Sía (1.233 m.) y tras un descenso eterno de más de treinta kilómetros llegará el turno de uno de los puertos más carismáticos para el ciclista, Alisas (673 m.).

Todo un reto lleno de dificultad. A la cita cántabra, su pasado le antecede; el primer año, la lluvia fue la protagonista de una jornada pasada por agua, que en nada quedó si se compara con lo que vivieron los participantes al año siguiente (2016) cuando la nieve acompañó en Lunada a los esforzados ciclistas. La carretera se abrió, precisamente, el día antes y la Marcha pudo celebrarse. En 2017, la última edición, hubo de todo. Se salió con sol, llovió y se terminó con sol en Miengo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos