Ciclismo

La Peña Cabarga se reinventa

El final, en lo alto de Peña Cabarga, se convierte en un reto para los participantes. /Roberto Ruiz
El final, en lo alto de Peña Cabarga, se convierte en un reto para los participantes. / Roberto Ruiz

La marcha, que mantiene su recorrido con final en el coloso, tendrá tres salidas distintas con velocidades medias estimadas para velar por la seguridad de los participantes

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Trece días quedan para que se cierren las inscripciones de la VII Marcha Cicloturista Peña Cabarga, que este año estrena formato. La prueba, que se celebrará el próximo 13 de mayo, y que finalizará en lo alto del famoso coloso cántabro pondrá en práctica una nueva modalidad que está llamada a ser el guión habitual en las Marchas de este tipo; se habilitarán tres salidas, cada una de ellas con un promedio estimado de velocidad, con su coche neutro, su motorista y ambulancia. La intención es que los participantes se acomoden al ritmo de velocidad más acorde con sus pretensiones y sus cualidades y así poder tener más controlada la prueba en aras a la seguridad.

El club A tu Ritmo mantiene la esencia de la cita con la que atrajo a un importante número de visitantes y que ha conseguido fidelizar a muchos de ellos durante las seis ediciones celebradas. El atractivo fundamental no cambia y el final, tanto en el recorrido corto como en el largo, será después de ascender los últimos cinco kilómetros casi verticales del Pico Llen.

De esta manera, la Peña Cabarga reunirá en la salida de Solares a las 8.20 horas al primer grupo, cuya velocidad media estimada será de 32 kilómetros por hora; a continuación, cinco minutos después tomara la salida el segundo de los bloques con una velocidad de 28 y a las 8.25 horas saldrá el último grupo, a 25 kilómetros por hora. Cada una tendrá una cápsula de seguridad de tal manera que ningún participante podrá superar al coche que encabece la prueba. Si se queda por detrás podrá incorporarse al grupo que venga después. Ni qué decir tiene que además de la logística móvil que acompañará a los ciclistas, casi individualizada por grupo, no faltará la seguridad en los cruces durante todo el recorrido y los diferentes voluntarios y vehículos que velarán por la seguridad de la prueba.

Este formato es pionero en la región y priorizar la seguridad por encima de todo, junto a las ganas de disfrutar de este deporte. Aún se sumarán dos matices más; la Marcha se agrupará en los dos avituallamientos, el de Solares y el de Selaya. Se parará cuatro o cinco minutos para que se reintegren al grupo los que vengan un poco descolgados. El tiempo que se detenga será descontado de manera personal a cada uno de los participantes para que así cada ciclista sepa cuánto tiempo tarda en completar el recorrido. Finalmente esto tampoco cambia, habrá dos tramos libres en los que los ciclistas podrán medir sus fuerzas; el primero, el Alto del Caracol, y el segundo, la ascensión final a Peña Cabarga.

Así las cosas, se mantienen los dos recorridos; el corto, de 69 kilómetros, y el largo, de 137. Cada participante recibirá una bolsa con obsequios al retirar el dorsal en el que se incluirá un maillot conmemorativo cuyo diseño aún está en estudio. La prueba tiene un cupo de 500 plazas -el previsto por la organización- y la inscripción está abierta hasta el 30 de abril a través de la web www.lapeñacabarga.com.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos