Una Gimnástica de récord

El delantero Óscar Briz pugna con un rival por el esférico.
El delantero Óscar Briz pugna con un rival por el esférico. / R. Ruiz
  • Los blanquiazules pueden lograr hoy el mejor arranque liguero de su historia si ganan al Colindres y enlazan su octava victoria

Si la Gimnástica consigue ganar esta tarde al Colindres –El Malecón, 17.00 horas– sumará la octava victoria consecutiva y habrá realizado el mejor arranque liguero de toda su historia, superando así la marca de siete triunfos y un empate lograda por el equipo que, de la mano de José Gómez, consiguió siete victorias al inicio de la campaña 2008/2009. El objetivo está a su alcance, ya que cuenta con un especialista en grandes inicios sentado en el banquillo, ya que el récord de victorias consecutivas al inicio de Liga lo posee el propio Chiri desde la 2002/2003, cuando al frente del Velarde consiguió vencer en las primeras nueve jornadas. El de Marrón posee, además, la segunda mejor marca, esta vez con el Laredo campeón de la 2014/2015, que inició con ocho triunfos seguidos.

Récords aparte, lo cierto es que los blanquiazules están teniendo un gran inicio de temporada. Líderes con 21 puntos, aventajan en cuatro al Castro, que es segundo, en seis a Siete Villas, Tropezón y Laredo, y le sacan siete al Racing B, nueve al Cayón y once al Rayo Cantabria, todos ellos equipos candidatos al ascenso. Este gran comienzo se sustenta en la fiabilidad de la que el conjunto torrelaveguense está haciendo gala, ya que es el que más goles ha marcado (21, una media de tres por encuentro) y uno de los que menos ha encajado (cinco, sólo superado por Siete Villas, Tropezón y Racing B).

Los números hablan por sí solos, aunque no lo explican todo. El fútbol no es una cuestión de estadística, sino que hay bastante más. Están la confianza, la ambición, el deseo de superación y, sobre todo, el colectivo. Chiri está consiguiendo que en su plantilla todos se sientan partícipes del juego y que den lo mejor de sí en beneficio del grupo. Eso, y que algunos de sus futbolistas han empezado el curso en un gran estado de forma, más seguros de sí mismos que en la pasada campaña.

El Malecón, un fortín

El rival que visita Torrelavega parece presa fácil en principio. Se trata del penúltimo, un Colindres que sólo ha sacado dos empates y que fuera de su casa cuenta sus visitas por derrotas. Cayó en Castillo y en Castro por 2 a 0 y en La Albericia por 4 a 1. No es la mejor carta de presentación para la cita en el campo del líder, pero es lo que hay. En la Gimnástica, no obstante, no quieren fijarse en los números y huyen de cualquier complejo de superioridad. En un mal día, cualquiera puede aprovechar los pocos errores que comenten los blanquiazules y ganar.

En lo que sí confía el equipo local es en su capacidad para sacar adelante el partido con éxito. Y más si juega como lo ha venido haciendo en su campo los últimos compromisos, en los que no ha dado opción a sus rivales, a los que se ha impuesto desde el pitido inicial a base de ritmo, posesión y dominio territorial.