La Gimnástica ya tiene su récord

Los gimnásticos Nacho (izquierda) y Luis Alberto pelean un balón con un rival del Colindres, durante el partido de ayer. :: celedonio
Los gimnásticos Nacho (izquierda) y Luis Alberto pelean un balón con un rival del Colindres, durante el partido de ayer. :: celedonio
  • Los torrelaveguenses hicieron historia ayer al sumar su mejor arranque liguero tras lograr ocho victorias consecutivas

La Gimnástica ha comenzado la liga a ritmo de marcha legionaria, ganando los primeros ocho partidos y estableciendo un nuevo récord en su ya centenaria historia. Apenas sin hacer ruido, sin estridencias, el equipo que dirige Chiri acaba imponiéndose a sus rivales cada semana y suma los puntos de tres en tres. Recuerda su proceder a la manera de pedalear de un Indurain, que se ponía a la cabeza del grupo en el inicio del último puerto y se limitaba a marcar su propio ritmo, mientras sus rivales iban quedando atrás, incapaces de aguantar a su rueda. Así, el Castro, el Siete Villas y los demás empiezan a ver más lejos cada vez el neumático trasero de los de Torrelavega.

En el fútbol es complicado seguir este ritmo y tarde o temprano a la Gimnástica le llegará su Mortirolo. Entre tanto, disfruta de una situación de privilegio al frente de la tabla y saca adelante los envites, unas veces jugando bien, como en el anterior choque disputado en casa; otras regular, como el otro día en Meruelo; y la mayoría, en partidos que controla de principio a fin, como ha sido, entre otros, el de la visita del Colindres.

No entraba en los pronósticos que el Colindres fuera el equipo que truncase la racha del líder, a pesar de los agoreros que siempre traen a la memoria imágenes de tragedias pasadas. Esta vez la historia siguió su cauce natural y la Gimnástica se llevó el partido con limpia eficacia. Dominó el juego, convirtió al portero rival en el mejor de su equipo, marcó minutos antes del descanso y cerró el partido a mitad del segundo tiempo. Consciente de la buena forma en la que se encuentra y conocedora de los automatismos necesarios para ganar un partido, se limitó a hacer lo que le está funcionando bien y con eso le bastó.

Chiri sigue repartiendo minutos entre sus jugadores y esta vez probó con Víctor y Luis Alberto en el eje, sentó a Vitienes, dejó en la grada a Siro y probó a Jony en la derecha.

Seguro que no es la alineación que muchos tenían en su cabeza, pero es la que maniató a un Colindres que desde el principio se vio obligado a recular. El cabezazo de Jony fue el primer aviso, al que siguieron un trallazo con la izquierda de Maxi, que Sabo detuvo por los pelos y una jugada entre el argentino y Primo que no entró de milagro. Que el gol iba a resultar cuestión de paciencia era un hecho del que pocos dudaban en El Malecón. Y llegó pasada la media hora, tras una jugada ensayada que cabeceó Luis Alberto y que se coló por la escuadra.

Cuando la Gimnástica se adelanta y no pierde la concentración es muy complicado remontarle un partido, por lo que en la segunda parte el Colindres poco pudo hacer. En el minuto 70, Montiel hizo el segundo tanto para los locales.