fútbol

"El fútbol ha de ser un equilibrio entre conocimiento y arte"

David Casamichana con su libro, delante del edificio de la Universidad Europea del Atlántico.
David Casamichana con su libro, delante del edificio de la Universidad Europea del Atlántico. / María Gil Lastra
  • El expreparador físico del Racing David Casamichana presentó ayer su segundo libro: 'El arte de planificar en el fútbol'

‘El arte de planificar en el fútbol’. Se trata del segundo libro de David Casamichana, Doctor de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, profesor en Universidad Europea del Atlántico, expreparador físico del Racing y uno de los jóvenes talentos en estudios sobre el desarrollo deportivo y la maximización del rendimiento. Su nueva obra fue presentada ayer en el centro universitario donde imparte varias asignaturas en un salón de actos repleto de alumnos que tienen la posibilidad de recibir la formación teórica de manos del autor de su propio manual de estudio. Casamichana propuso –en su obra– una vuelta de tuerca más en los avances aplicados al deporte, al fútbol en particular, con la intención de desterrar la idea de que «todo está inventado».

Los postulados que el lector podrá encontrarse en este libro se basan en «la intención de planificar y potenciar las cualidades de cada jugador para con el equipo». Un entrenamiento a la carta; personal e intransferible. Sin embargo, no se trata de conseguir que «alguien corra más y de la vuelta al campo más rápido o que aguante más tiempo corriendo; se busca que cada uno en función del puesto que ocupa, la tarea que representa y el rol que tiene en el equipo pueda gestionar su trabajo», indica Casamichana.

Sus ideas entroncan con los nuevos pensamientos teóricos que revolucionan los métodos de entrenamiento. Las corrientes de «toda la vida» están dejando paso, «muy poco a poco, porque en el fútbol cuesta más que en ningún otro deporte», a una vertiente más científica. Aquello que se puede medir, puede mejorarse. Este enunciado resume parte del trabajo de este profesor. «Las tecnologías nos facilitan las cosas, sin ellas nos quedaríamos en la intuición y nuestro margen de error sería mayor», añade.

Términos como ‘Indicadores de eficiencia’, ‘Selección de variables’, ‘Adaptaciones al juego’... Son algunas de los nuevos epígrafes que propone en su obra y que configuran el lenguaje destinado a aumentar el rendimiento de un jugador de fútbol. En otras palabras, se trata de «aprovechar el tiempo en lo que de verdad se necesita». Para ello hay que observar, analizar y planificar. Con ejemplos todo es más fácil de entender. «No se trata de que Messi y Mascherano corran lo mismo, sino que ambos corran de la manera que mejor redunde en el colectivo». Es obvio que el astro argentino –por tomarlo como referencia– está tocado por una varita mágica y su talento viene dado de forma innata. Nadie pretende enseñarle a dar a la pelota de una manera o de otra «sino que aparezca en el juego, corra, trabaje e intimide en las zonas del campo más necesarias». De este modo, no se desaprovechará ni un ápice de su don. El Barcelona es, precisamente, uno de los pioneros en aplicar a su club los avances derivados de estos análisis.

Casamichana es un amante de la frase: ‘Hay que entrenar como se compite’. Por eso, la teoría que expone en este nuevo manual alude a cómo se han de gestionar las cargas, las intensidades, los trabajos reducidos o los sistemas para «potenciar los resultados, pero siempre aplicados al colectivo».

El profesor cántabro insiste en que «ahora mismo cada vez son más las variables que se pueden medir. Y cada vez hay más evidencias científicas de las mejoras futbolísticas que se producen con un tipo de entrenamiento específico». No se trata de una ‘nueva moda’, sino que existe un «enorme trabajo detrás que está empezando a cambiar la concepción básica». Ahora bien, el fútbol está rodeado de romanticismo. «Hay muchos tópicos que frenan su avance». Existe una gran masa social que ve con «ojos recelosos» la implantación de los nuevos métodos. Este innovador profesor solicita un lenguaje intermedio. «El fútbol debe ser un equilibrio entre el conocimiento y el arte». Es decir, a Messi hay que entrenarle para que su trabajo redunde al máximo en el bien del equipo pero nunca privarle de su magia.