Tarde y con la ropa prestada

Los futbolistas del Atlético Tucumán, luciendo la ropa de Argentina, tras clasificarse en Quito.
Los futbolistas del Atlético Tucumán, luciendo la ropa de Argentina, tras clasificarse en Quito. / AFP
  • El Atlético Tucumán llega con retraso pero elimina a El Nacional en la Libertadores con las botas y camiseta de la sub’20 argentina

El Atlético Tucumán argentino logró clasificarse para la tercera fase de la Copa Libertadores tras superar a El Nacional de Ecuador y al resto de elementos que aparecieron en su contra en Quito. El ‘Decano’ llegó una hora tarde al Olímpico Atahualpa ya que la dirección de aviación civil canceló la autorización del vuelo porque «incumplía con la regulación aeronáutica del Estado ecuatoriano». Pese a que según el reglamento el retraso máximo es de 45 minutos, Conmebol autorizó el duelo. El Nacional decidió jugar bajo protesta y perdió con un gol de Zampedri en el minuto 63 tras el 2-2 en la ida.

Eso sí, el que marcó el tanto decisivo para Tucumán fue, según la camiseta, Lautaro Martínez. Y es que el equipo usó una camiseta que no era la suya. Tenía los mismos colores... pero con el escudo de la AFA (Asociación de Fútbol Argentina). La ropa de Tucumán quedó perdida en el traslado y tuvo la suerte de que la selección albiceleste sub’20, que se encuentra en Ecuador disputando el Sudamericano de la categoría, le pudo prestar camisetas y botas. Así, Leandro González, el número 10 de Atlético Tucumán, era Barco según su elástica. «La verdad fue descarado lo que nos hicieron, nos pararon dos horas un avión en la pista. Entramos a la cancha sin hacer calentamiento. Estaban amenazando que llegábamos y no nos dejaban jugar. Dios es justo», comentó el técnico, Pablo Lavallén.

En España algunas veces se ha usado parte de las equipaciones suplentes de clubes rivales. Recordada en Bilbao es la vez que tuvo que jugar en Mallorca con unos pantalones verdes de su rival y fue goleado por 6-1. El Alavés también cayó con estrépito una vez que un colegiado le impidió usar su camiseta y terminó usando la elástica antigua del Xerez (de color naranja) en Chapín. En Santander no se olvida que el árbitro Ayza Gámez solo les permitió jugar con la tercera camiseta del Betis (a rayas horizontales verde azuladas), cuyo escudo tapó con una pegatina. En 2013 el Lugo tuvo que jugar con indumentaria de entrenamiento en Alicante y con los números marcados con la serigrafía del Hércules (que llevaban el escudo de los alicantinos).

De todas estas situaciones quizá las más llamativas sucedieron en Latinoamerica. Una en Bolivia, cuando el Universitario de Sucre jugó contra Oriente Petrolero vestido del Stuttgart. No tenían camisetas alternativas que sirviesen para diferenciarlos y decidieron ir a comprar una equipación completa a una tienda cercana y la elegida fue la del club alemán con publicidad de Mercedes Benz en el pecho. La otra sucedió en Argentina, durante el Mundial de 1978. Se medían Francia y Hungría en Mar del Plata y ambos tenían una vestimenta bastante similar de tonos blancos. Se optó por pedir ayuda al club más cercano al terreno de juego, y fue el Club Atlético Kimberley el que terminó prestando su camiseta verdiblanca.

Temas