fútbol

El fútbol modesto retira su plante

  • Con las elecciones a la Federación Española ya en marcha, la comisión de clubes de Tercera y Segunda B aplazan su amenaza de parón

Por si a alguien no le había quedado claro tras la reunión de la semana pasada, no habrá cierre patronal en Segunda B y Tercera División. Después de que Ángel Villar haya convocado –con meses de retraso respecto a lo que obliga la Ley del Deporte– elecciones en la Federación Española de Fútbol, los clubes modestos han dado definitivamente marcha atrás en su amenaza de parón.

La estrategia de presión para que el eterno mandatario convocara los comicios ha dejado de tener sentido después de que el bilbaíno cediera al fin y haya dejado la RFEF en manos, eso sí, de su segundo de a bordo: Juan Padrón. Así, y a pesar del evidente continuismo interino del mismo equipo que se ha negado a convocar la asamblea y a analizar siquiera su exigencia del 1% de los derechos televisivos de la Copa, los clubes consideran que no hay que forzar un plante ante una comisión gestora. El órdago a Villar está ganado –a medias, puesto que los clubes no percibirán lo que estipula el Real Decreto Ley 5/2015, de 30 de abril–, y la Comisión de Clubes de Tercera ySegunda B (CCT2B) no quiere jugarse la partida en otra apuesta. Al menos por el momento.

La conclusión, que la competición seguirá con normalidad tanto en Tercera División como en Segunda B. O, dicho de otro modo, que el Racing sí jugará el fin de semana del 4 y 5 de marzo, cuando tiene que visitar al Tudelano en la 28ª jornada de Liga. El club verdiblanco no forma parte de esta comisión, pero sí unTudelano que en cualquier caso no tendrá ya ninguna duda: sin la mal denominada huelga el partido se disputará con normalidad y no correrá ningún riesgo de perder los puntos.

Los mismo sucede en la Tercera División cántabra, aunque en este caso el consenso era mucho mayor, con 18 de los veinte equipos de la categoría alineados en la CCT2B y, por lo tanto, en condiciones de tomar una determinación prácticamente en bloque. En una pintoresca actuación, la comisión emitió ayer un comunicado para anunciar la no convocatoria del paro, ya un secreto a voces desde que tras el primer anuncio se pulsaron las posiciones de clubes y Federación. Porque al margen del enroque del presidente en el cargo y el incumplimiento del decreto, en este movimiento está también la batalla abierta entre Villar y el otro candidato a la presidencia: Jorge Pérez, alineado desde el principio con los equipos modestos.

La comisión anuncia así un "aplazamiento" de su cierre patronal mientras manda un contundente mensaje a las territoriales, por las que se siente "engañada y traicionada" al no haber presionado para dar luz verde al ingreso, siempre según el mismo comunicado, 86.000 euros a los clubes de Segunda División B y 36.000 a los de Tercera.

En concreto, la directiva de la RFEF ratificó en una de sus últimas decisiones antes de ceder el poder a la gestora no convocar una Asamblea General Extraordinaria solicitada, no sólo por la candidatura de Jorge Pérez a las elecciones, sino por un 20% de los asambleístas, que lo avalaron con su firma.

Sin embargo, y pese a esta vinculación, los equipos modestos niegan el interés electoral y recuerdan que en el fondo de la polémica subyace además la obligatoriedad de convocar unos comicios que Villar ha eludido "realizando todo tipo de tretas" encaminadas a "alargar el procedimiento".

En consecuencia, y para "preservar la limpieza del proceso electoral" los clubes han anunciado el aplazamiento, pero confirmando que seguirán "trabajando para lograr las autorizaciones por parte de la autoridad competente para poder parar indefinidamente el fútbol no profesional si, una vez elegidos nuevo presidente, Asamblea General y Comisión Delegada, la RFEF no aborda la cuestión de forma inmediata".

La Federación, por su parte, argumenta que no puede convocar una asamblea para abordar el reparto de esos ingresos porque la LFP ha incumplido la ley y no ha comunicado la cantidad por la que se han comercializado, pese a sus requerimientos. Supuesto que la Liga ha desmentido oficialmente.