Fútbol

La Federación Cántabra de Fútbol se querella contra la directiva de Proliga

Peláez, en primer plano, en una reunión en la que la mayoría de los clubes de Cantabria le manifestaron su apoyo después de recibir amenazas./DM .
Peláez, en primer plano, en una reunión en la que la mayoría de los clubes de Cantabria le manifestaron su apoyo después de recibir amenazas. / DM .

A su vez, los clubes Tropezón, Cayón, Vimenor y Cultural, que reciben una subvención de esta asociación, denuncian las coacciones de la Cántabra

DM .
DM .Santander

La Junta Directiva de la Federación Cántabra de Fútbol ha acordado presentar una querella criminal contra la Junta Directiva de Proliga (Asociación de clubes de 2ª División B y Tercera División) en los juzgados de Getafe (Madrid), sede de la misma, en la que denuncia la posible comisión de varios delitos entre los que se encuentran administración desleal, apropiación indebida, falsedad documental, calumnias, injurias y amenazas.

La Junta Directiva explica en un comunicado de prensa que ha decidido dar este paso «para defender los intereses» de los clubes cántabros de fútbol aficionado, y de la propia Federación, que considera que se está viendo perjudicada directamente por todos los hechos denunciados.

La querella incluye, según la FCF, «las amenazas que el presidente de Proliga, Oscar Garvín Esteban, realizó hace escasas fechas contra el presidente de la Federación Cántabra de Fútbol, José Ángel Peláez, o que se ha llegado a incentivar la usurpación de representación de un club cántabro en la Asamblea General de Proliga y su Congreso anual». Concretamente en el último congreso nacional de Proliga «el Selaya fue representado en ésta por una persona que no tenía nada que ver con el club y que no tenía autorización para hacerlo», explica Peláez.

Por otra parte, la FCF explica que en los últimos días, cuatro clubes cántabros de Tercera División (C.D. Tropezón, C.D. Cayón, C.F. Vimenor y Cultural Deportiva Guarnizo) pertenecientes a Proliga «registraron un escrito en la propia federación en el que acusaban a Peláez de un delito de coacciones y amenazas y todo por solicitarles la documentación necesaria para poder abonarles una subvención de 33.000 euros por equipo».

Y es que para entregar esos fondos la Federación exige estar al corriente de pago con la AEAT, con la Seguridad Social, un certificado de titularidad a nombre del club de la cuenta de ingreso de la citada subvención y una declaración jurada de responsabilidad donde declaran que el club no tiene deudas judiciales o extrajudiciales pendientes de embargo. La federación subraya que la solicitud de esa documentación «solo persigue dar seguridad jurídica a ese trámite administrativo».

«La Federación Cántabra considera que es necesario exigir que todos los clubes que van a recibir una subvención de la Española estén al corriente de pago, pero estos cuatro clubes, que casualmente son los únicos cántabros que reciben una subvención por parte de Proliga, se han tomato esa petición como una coacción. Y como la coacción es un delito tipificado y nosotros no admitimos que nos digan que hemos cometido un delito pues en los próximos días llevaremos este escrito a la Fiscalía para que verdaderamente se investigue quién ha cometido algún delito en todo esto», anuncia el presidente de la Cántabra, Peláez

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos