Inglaterra

La Premier amenaza con pulverizar su récord de gasto

Morata, en su debut con la camiseta del Chelsea.
Morata, en su debut con la camiseta del Chelsea. / Wallace Woon (Efe)

A falta de más de un mes para que se cierre el mercado de fichajes, los clubes británicos ya se han gastado casi 900 millones de euros

COLPISA / AFP

En un mercado de fichajes cada vez más frenético, los clubes ingleses -empujados por suculentos ingresos en concepto de derechos televisivos- se preparan para batir todos los récords cuando sólo falta un mes para que se cierre la actual ventana de traspasos.

Pese a que el mercado de verano acaba el 31 de agosto, los 20 clubes de la Premier ya se han gastado, entre todos, cerca de 900 millones de euros. Si la tendencia continúa (y todo parece indicar que lo hará), el campeonato inglés romperá con toda probabilidad la barrera de los 1.380 millones de euros establecida al final del pasado mercado estival.

El City se lleva la palma

Destaca, por encima del resto de equipos, el Manchester City de Pep Guardiola que, sostenido por el capital de sus poderos propietarios, se ha lanzado a fichar sin reparar en gastos. El City, que terminó tercero en la última edición de la Premier (a 15 puntos del campeón, el Chelsea), marca el paso en el apartado de incorporaciones en la que será la segunda temporada de Guardiola al frente del equipo.

En apenas diez días, el equipo de Mánchester se ha gastado 145 millones de euros en la 'remodelación' de su defensa: 58 millones por el lateral francés del Mónaco Benjamin Mendy; 29,5 por el lateral portugués Danilo, ex del Real Madrid, y otros 57 por Kyle Walker, procedente del Tottenham. A eso se añaden los 49 millones desembolsados para hacerse con los servicios del portugués Bernardo Silva, también en las filas del Mónaco la pasada temporada; los 34 pagados por el portero brasileño Ederson (Benfica) y los 11 millones que costó Douglas Luiz (Vasco de Gama).

En total, 240 millones de euros en un mes y medio con los que ya se ha batido la cifra récord del gasto de un solo club inglés en la misma ventana de traspasos. Cifra que ostentaba el propio City con los 188 millones invertidos el año pasado. El récord mundial -de momento en propiedad del Real Madrid y los 248 millones gastados en el verano de 2009- no tardará en caer.

"Me gustaría gastar menos, en primer lugar por los propios equipos, pero es el mercado el que manda", argumenta Guardiola. "La gente dice que (la explosión en el mercado de fichajes) es culpa del City, pero todos los equipos gastan muchísimo dinero", añade.

Tras el City, el resto de clubes intenta seguir el ritmo. El italiano Antonio Conte le ha pedido al propietario del Chelsea, el ruso Roman Abramóvich, que se rasque el bolsillo. De ahí los fichajes del español Álvaro Morata (80 millones), procedente del Real Madrid, y del francés Tiémoué Bakayoko (45 millones), ex del Mónaco.

El otro equipo de Mánchester, el United, no se ha quedado atrás y ya ha superado la barrera de los 100 millones gastados desde que comenzase el mercado estival. Y lo ha hecho gracias, sobre todo, a la incorporación del belga Romelu Lukaku, por el que los 'red devils' pagaron al Everton 85 millones de euros.

También han firmado sus fichajes récord el Arsenal y el Liverpool. Los primeros con la incorporación, previo pago de 60 millones de euros, del francés Alexandre Lacazette (Lyon); los segundos trayendo al egipcio Mohamed Salah (Roma) por 39.

¿Cifras exageradas o viables?

Cifras astronómicas y exageradas que, dentro de poco, también podrían llegar a ser peligrosas a decir de algunos expertos. Otros, sin embargo, todavía las consideran "viables". Es el caso de Richard Scudamore, director ejecutivo de la Premier, que se muestra más preocupado por el control de las masas salariales que por el fichaje de jugadores.

"La rentabilidad avanza. Los más importante es el porcentaje que representa la masa salarial en la cifra de negocios. En la actualidad estamos al 60%. Era mucho más alto hace 10 años", explica. "Claro que es viable", insiste Scudamore, cuyo discurso no ayuda a enfriar la fiebre derrochadora en la que se encuentra inmersa la Premier.

Los clubes ingleses disfrutan de los altísimos ingresos que generan los derechos de televisión. A final de la pasada temporada se distribuyeron 2.700 millones de euros, de los que 172 fueron para el Chelsea. El nuevo acuerdo por la repartición de derechos televisivos entre los clubes ingleses de élite, cifrado en unos 7.000 millones de euros para el periodo 2016-19, entró en vigor el pasado verano.

Fotos

Vídeos