Análisis

Un Real Madrid de poco vuelo

Benzema remata de cabeza ante Lloris. /Paul Hanna (Reuters)
Benzema remata de cabeza ante Lloris. / Paul Hanna (Reuters)

El conjunto de Zidane, que lleva catorce tantos menos que la temporada pasada a estas alturas, todavía no ha anotado de cabeza

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

El Real Madrid volvió a reñir con el gol ante el Tottenham, donde sólo Cristiano Ronaldo pudo sumar desde el punto de penalti. Pese a doblar en posesión a los ‘Spurs’ y multiplicar también por dos el número de remates de la escuadra británica, los blancos únicamente pudieron rascar un empate con la solitaria diana del ‘7’, que elevó a cinco su cuenta en la presente edición de la Liga de Campeones tras los dobletes que le endosó al Apoel y al Borussia Dortmund. Mantuvo así la senda del dubitativo inicio de temporada, en el que el vigente campeón de Liga y Champions se está viendo lastrado por el descenso de su poderío ofensivo. 29 tantos acumula el cuadro de Zinedine Zidane en sus catorce primeros partidos del presente curso, por los 43 del anterior. Exactamente un gol menos por partido en un tramo en el que su balance de remates ha pasado de los 300 que realizaron a estas alturas la pasada campaña a los 267 que suman en la presente. Pero si hay un ámbito donde más sangrante se hace la comparativa es el de los goles de cabeza, donde el equipo de Concha Espina ha pasado de los nueve que firmó con la testa en el arranque de la temporada 2016-2017 repartidos entre la Supercopa de Europa, las ocho primeras jornadas de Liga y los tres iniciales de la fase de grupos de la Champions a la nada absoluta que lleva en la 2017-2018.

Más información

Exactamente un minuto fue lo que precisó el Real Madrid del curso 2016-2017 para marcar su primer gol de cabeza. Lo hizo Bale en Anoeta en un choque que concluiría con victoria de los blancos ante la Real Sociedad por 0-3. Para entonces, la escuadra de Zidane ya se había estrenado en esta suerte por mediación de Sergio Ramos, quien con un cabezazo llevó a la prórroga el encuentro ante el Sevilla en Trondheim en el que los merengues conquistarían la Supercopa de Europa.

El camero repitió en la tercera jornada de Liga, al poner el 3-0 de un choque contra Osasuna que concluiría con 5-2 y en el que Pepe también se valió de un balón aéreo para anotar el cuarto. El capitán se sirvió nuevamente de la frente para empatarle al Villarreal en la quinta jornada. Incluso Marco Asensio se subió al carro para colocar el 0-1 en el choque frente a Las Palmas de la sexta jornada que finalizó con empate a dos. Bale repitió gol de cabeza en el empate a uno contra el Eibar de la séptima jornada. Y Varane empleó la misma parte de su cuerpo para inaugurar en el minuto 3 el marcador del encuentro ante el Betis de la octava jornada que concluyó con 1-6. Tampoco tardó demasiado el Real Madrid en pulverizar la portería rival en Champions. Lo hizo Morata sobre la bocina en el 2-1 ante el Sporting de Lisboa en el primer partido del grupo F.

Bajas sensibles

La baja de Morata, traspasado este verano al Chelsea, es precisamente uno de los factores que incide en la merma del poderío aéreo del cuadro de Zidane. Siete de los 41 goles que marcó el Real Madrid la pasada campaña de cabeza -27 en Liga, ocho en Champions, cinco en Copa del Rey y otro en la Supercopa de Europa- llevaron el sello del madrileño, el 17% del total. Sólo Cristiano Ronaldo y Sergio Ramos, ambos con ocho, anotaron más tantos con la testa que el delantero español. Mariano, otro de los arietes que dejaron Chamartín, en su caso rumbo al Olympique de Lyon, sumó dos acudiendo a la suerte que en la historia blanca siempre remite a Santillana, ambos en la Copa del Rey.

El Real Madrid ha dispuesto de 102 córners a favor en el primer tramo del curso y, pese a contar con ejecutores tan dotados como Modric, Kroos o Isco y rematadores del calibre de Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos o Bale, aún no ha logrado estrenar su casillero de goles de cabeza. Pudo hacerlo Benzema ante el Tottenham, pero Hugo Lloris logró repeler bajo palo el testarazo del francés a centro de Casemiro, elevando a 1.260 la cuenta de minutos que llevan los blancos sin anotar de cabeza.

El año pasado, Sergio Ramos lo estrenó en el minuto 93 del choque de la Supercopa de Europa ante el Sevilla. En Liga, a Bale le bastó un minuto para hacer lo propio contra la Real Sociedad. Y Morata le imitó en Champions en el 94 ante el Sporting de Portugal. Claro que aquel era un Real Madrid de altos vuelos y el actual, de momento, sólo rasea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos