Liga de Campeones | Fase de grupos

Thomas aprende el catecismo del Cholo

Thomas Partey. /Efe
Thomas Partey. / Efe

El ghanés, titular en Las Palmas, Valencia y Roma, se ha convertido en la mejor noticia de los colchoneros en este inicio de curso

IGNACIO TYLKO

Titular y sin ser sustituido en Las Palmas, con gol incluido, Valencia y Roma, Thomas Partey se ha convertido en la mejor noticia del Atlético en este inicio de curso. El ghanés, de 24 años, ha tardado en convencer a Simeone pero puede convertirse en el ‘5’ por el que suspiraba el Cholo desde que Tiago inició el declive. Augusto Fernández era una apuesta más de presente que de futuro, pero el argentino está marcado por graves lesiones de rodilla. Y Gabi es el gran capitán, la continuidad del técnico en el campo pero, ya con 34 años, no queda otra que dosificarle.

Reacio a los jugadores que no entienden bien el idioma que transmite, Simeone ha ido modelando a Thomas, al que ha exigido dar esta temporada un paso adelante y no cesa de arengar en cada partido. Siempre destacó Partey por su enorma zancada, pero era irregular. Le faltaban intensidad en la presión, convicción y no alternar detalles soberbios y peligrosas llegadas al área rival con pérdidas de balón en zonas de máximo riesgo por querer driblar o conducir en lugar de pasar a uno a dos toques.

Tras dos partidos como escudero de Saúl en el eje, Thomas compareció en el Olímpico de Roma junto a Gabi. Sin Carraso y con Griezmann y Vietto por delante, las bandas fueron ocupadas por Koke y el más joven de los hermanos Ñíguez. La consigna, controlar el centro del campo y superar en esa zona clave a los romanos. Tienen tendencia los técnicos sudamericanos a jugar con cuatro centrocampistas puros en el 4-4-2 y nunca olvida Simeone que precisamente él ganó el doblete en el Atlético en el que Radomir Antic colocaba en el medio a Vizcaíno, Schuster, Caminero y el propio Cholo, cuatro medios.

Con más continuidad, a Thomas se le ve alegre, tranquilo, mucho más seguro en su juego. Se lo ha creído, algo que no le ocurrió al francés Josuha Guilavogui en el Atlético. Poderoso pero algo lento y timorato a la hora de las disputas, el buen jugador del Wolfsburgo nunca convenció al Cholo. Salieron mucho mejor los ‘amarillos’ en sus transiciones ante la Roma cuando el balón pasaba por Thomas que por Gabi, reemplazado durante la segunda parte.

El ghanés está como un tiro. En el último parón con sus selecciones demostró ser la referencia de su país, aún con esperanzas de poder clasificarse para el Mundial de Rusia. El ‘canterano’ del Atlético fue nombrado incluso el jugador más valioso (MVP) en el continente negro y, obviamente, incluido en el once ideal. En el último choque ante Congo marcó tres goles y dio una asistencia en el 5-1. Días antes, también contra Congo, evitó la derrota en el último suspiro y le dio un punto de oro a Ghana. La web ‘GhanaSoccerNet’ ilustró su actuación con un significativo “No Thomas, no Partey”, un juego de palabras con una conocida publicidad y el término inglés ‘party’ (fiesta).

Significativo que Simeone retirase a Gabi y mantuviese en el terreno a Partey, cada vez con más galones. Distribuía con buen criterio, salvo un par de pérdidas, quizá fruto del cansancio, acudía a la presión e incluso lo intentaba desde fuera con dos disparos que se marcharon desviados. Al ordenar el cambio final de un desdibujado Griezmann por Gaitán, Simeone demostró que esta campaña está dispuesto a emplear más a toda su plantilla para evitar que llegue reventada al tramo decisivo. Pero sin gol no hay triunfo.

«Hemos hecho un gran partido e hicimos todo lo posible para ganar, pero tuvimos mala suerte aunque un punto fuera en la Champions es mucho. Hay que seguir intentándolo hasta el final y pensar siempre en el próximo partido y en el equipo, no en lo personal», resumió Thomas. Y esa cita venidera, ante el Málaga, supondrá el estreno del Wanda Metropolitano.

Fotos

Vídeos