fútbol

El Atlético maduró al Madrid de Zidane

Zidane, ante el Atlético.
Zidane, ante el Atlético. / Reuters
  • Los blancos suman desde el último derbi 23 partidos sin conocer la derrota en la Liga

El Real Madrid de Zinedine Zidane tiene un antes y un después de su primer derbi frente al Atlético de Madrid. El conjunto blanco cayó por 1-0 ante el conjunto de Diego Pablo Simeone el pasado 27 de febrero en el Santiago Bernabéu y dijo prácticamente adiós a la Liga. Aquel día los blancos tocaron fondo y comenzaron una vertiginosa cuesta arriba que les llevó a ganar la Liga de Campeones y a sumar 23 partidos consecutivos sin conocer la derrota en el campeonato doméstico.

Sin opciones en Liga y con un panorama negro en Europa. Así se vio el Real Madrid tras caer ante el Atlético hace nueve meses. Nada más lejos de la realidad. Si sobre el césped el panorama era desolador, tras perder contra el vecino en casa y a 12 puntos del Barcelona, la historia de los blancos con la Champions les obligó a levantar la cabeza. Eso hizo Zinedine Zidane, que utilizó el campeonato doméstico como banco de pruebas y remontó el vuelo hasta el día de hoy con la friolera de 63 puntos de los últimos 69 que ha disputado en Liga.

Por el camino, el Real Madrid ha logrado triunfos ante equipos complicados como el Barcelona en el Camp Nou, el pasado 2 de abril (1-2), o Sevilla y Valencia en casa por 4-0 y 3-2, respectivamente. El peor momento para los de Zidane en este cambio de rumbo fue la famosa ‘fiebre amarilla’ que se saldó con dos empates consecutivos ante Villarreal y Las Palmas y tuvo al Eibar como continuación en el Santiago Bernabéu. Tras la incertidumbre de aquellos días, el partido ante el Atlético llega en un buen momento. El Real Madrid ha desterrado las dudas y visitará el Vicente Calderón después de haber conseguido cuatro triunfos consecutivos.

Griezmann marcó el gol de la última derrota del Madrid en Liga.

Griezmann marcó el gol de la última derrota del Madrid en Liga. / Efe

Punto de inflexión en lo táctico

La derrota ante el Atlético de Madrid sirvió a Zinedine Zidane para hacer una pequeña revolución en lo táctico. Hasta ese momento el centro del campo del Real Madrid había sido formado por Modric, Kroos y un tercero, que al principio había sido Isco y que encontró como eslabón en la revolución a Kovacic. Todo saltó por los aires en el derbi. Aquel día formaron los tres primeros y Simeone pobló el centro del campo con Saúl, Koke, Gabi y Augusto Fernández, una batalla desigual que abrió los ojos al técnico francés de par en par, la solución era Casemiro.

Antes de aquel encuentro el centrocampista brasileño había disputado 20 de los 720 minutos que llevaba Zidane en el banquillo, después se erigió como uno de los grandes responsables de la buena racha del Real Madrid hasta el final de Liga, siendo titular en diez de los doce partidos restantes. Casemiro, baja casi segura este sábado, se ha convertido en un pulmón y un futbolista básico para que Luka Modric y Toni Kroos puedan dirigir una orquesta que ha desafinado muy poco desde el pasado 27 de febrero.