Cambiar poco para subir el listón

Los jugadores del Real Madrid celebran un gol./Efe
Los jugadores del Real Madrid celebran un gol. / Efe

El Real Madrid aspira a repetir título de Liga diez años después y a un reto colosal

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

«Sabemos que va a ser una temporada difícil para nosotros, porque cada vez el listón está más alto, pero estamos preparados, como siempre, y vamos a intentar ganar cosas, desde el trabajo, la humildad y la entrega. Nada más. No vamos a cambiar nada de lo que hicimos la temporada pasada y de lo que sabe hacer este equipo», subrayó Zinedine Zidane la víspera de que el Real Madrid afrontase con éxito la disputa del primer título del curso. «Sabemos que este año todo va a ser aún más complicado», insistió el técnico francés tras la conquista de la Supercopa de Europa, la primera piedra para intentar en la misma temporada un reto colosal, un sextete inédito en el club.

Especial Liga 2017-18

«No contemplo la venta de Bale, como tampoco creo que haya llegadas, porque tenemos grandes jugadores y mi idea y la de Zidane, tras ganar la Champions (en Milán), era no hacer nada y seguir con el mismo equipo», desveló la misma noche Florentino Pérez, para cerrar de forma definitiva la puerta de salida del galés al Manchester United. También para zanjar los rumores sobre una posible compra de MBappé, que sólo recientemente ha dejado de sonar como futuro fichaje de este Real Madrid que se agiganta entre el presente y el futuro, está para ganarlo todo y va camino de marcar una época. El objetivo no es sólo repetir el título de Liga diez años después, sino firmar la mejor temporada de su historia, en el segundo curso completo con Zidane en el banquillo y con una plantilla que ha ganado cuajo y sigue rebosando calidad, talento y hambre de títulos y sin duda es ahora la mejor de Europa.

Zidane rotará también pensando en la Copa

Al técnico francés no se le ha resistido ningún título, salvo la Copa del Rey, que no pudo ganar como jugador -perdió las finales de 2002 y 2004- ni tampoco hasta el momento como entrenador, ya que el Madrid cayó la pasada temporada ante el Celta en cuartos. Esta campaña Zidane rotará también pensando en la Copa, que será otro objetivo prioritario de un club que pretende, como mínimo, firmar media docena de trofeos consecutivos, tras el exitoso 2017 rematado con la Liga y la Copa de Europa.

A Morata, James, Pepe, Danilo, Coentrao y Mariano les han sustituido Borja Mayoral, Dani Ceballos, Jesús Vallejo, Theo Hernández y Marcos Llorente. Dos de ellos, Borja Mayoral, muy discreto como cedido en el Wolfsburgo alemán, y Marcos Llorente, mediocentro finalista de Copa con el Alavés, donde jugó también a préstamo, son futbolistas recuperados, formados en la cantera de un club que este verano ha hecho un negocio impensable con los traspasos. Sin embargo, pese a la marcha de Morata y Mariano, con Cristiano Ronaldo llamado a asentarse aún más en el puesto de delantero centro y Benzema y Bale más que capacitados para ejercer de '9', aunque sean más productivos el francés en la asociación y el galés como extremo, el futuro de Mayoral es una incógnita. En este sentido, Zidane, aunque después quiso matizar sus palabras, lamentó a finales de julio: «El Madrid es peor sin Morata. Nos falta un delantero».

Tratándose del Real Madrid, nunca puede descartarse un movimiento de última hora, aunque esta vez seguro que no será en la portería, donde hasta este año no ha cesado el ruido que estalló la medianoche del 1 de septiembre de 2015 con el 'caso De Gea'. «Si de mi dependiese, tocaría muy poco. Tenemos un grandísimo plantel, un equipo muy completo, de jóvenes y de veteranos. Cuando las cosas funcionan bien, ¿para qué cambiarlas?», ha proclamado también el capitán, Sergio Ramos, para defender una vez más a Keylor Navas y reforzar la idea de mantener a quienes fueron considerados clave en la conquista de un doblete Copa de Europa-Liga 59 años después. Entre ellos, Cristiano Ronaldo, sin quien el Real Madrid no hubiera ganado la 'duodécima' y que después de amenazar con abandonar el Madrid y el fútbol español enrabietado por su denuncia por fraude fiscal, continuará liderando el equipo.

También resultó decisiva, aparte del descanso de Zidane al crack portugués para llegar pletórico al tramo final de la pasada temporada, la llamada segunda unidad, encabezada por otros dos enormes futbolistas (Marco Asensio e Isco) para asegurar un título liguero que dejó escapar el Barça y ganó con sufrimiento y merecimiento el equipo blanco. Con el peso que ha adquirido Isco, a Zidane le toca este curso resolver el dilema de continuar con el elogiado 4-4-2, con el malagueño en la mediapunta, o regresar al 4-3-3 con la BBC. Al francés le beneficiaron la pasada temporada las lesiones de Bale y así se despejaron las dudas. Ahora ya sí se le exige a Isco en el once, y no estará Cristiano en las primeras jornadas del campeonato.

Fotos

Vídeos