Fútbol

Primera

Jornada 13

La conexión francesa destroza al Levante

Antoine Griezmann y Kevin Gameiro./Afp
Antoine Griezmann y Kevin Gameiro. / Afp

Muy mejorado con Griezmann de enganche y Gameiro y Correa por delante, el Atlético aprovechó los desajustes del rival y goleó en un feudo maldito para Simeone

I. TYLKO

El Atlético sufría este curso una incuestionable falta de pegada, hasta el punto de que ha encadenado una decena de partidos oficiales sin marcar más de un tanto, pero resulta que en su semana grande le hizo dos a la Roma y una manita a un Levante desajustadísimo en sus movimientos que le regaló sobre todo los dos primeros. Ese duelo ante los italianos seguramente no sirva para que los colchoneros accedan a octavos de la Champions, pero si puede marcarles un punto de inflexión para elevar su autoestima y crecer, a la espera de que en enero se incorporen al menos Diego Costa y Vitolo.

Siguen los madrileños invictos en su mejor racha histórica sin perder en Liga, aunque les penalizan los seis empates en 13 jornadas. Mantienen así el codo a codo con el Real Madrid y, a la espera de lo que ocurra este domingo, se sitúan a siete puntos del Barça y a tres del Valencia. Acabaron anoche con su maldición en el Ciutat de Valencia, donde en sus cinco visitas con Simeone en el banquillo nunca habían ganado; fueron letales al contragolpe y disfrutaron como nunca de la conexión francesa, ya que Gameiro y Griezmann sellaron sendos dobletes.

0 Levante

Oier, Shaq, Róber Pier, Chema, Toño, Doukuré, Campaña (Nano Mesa, min. 70), Jason (Ivi, min. 52), Bardhi, Morales (Samu, min. 77) y Enes Ünal.

5 Atlético

Oblak, Thomas, Savic, Godín, Filipe, Saúl (Augusto, min. 73), Gabi, Koke, Correa (Carrasco, min. 66), Gameiro (Fernando Torres, min. 69) y Griezmann.

Goles
0-1: min. 5, Róber en propia meta. 0-2: min. 29, Gameiro. 0-3: min. 59, Gameiro. 0-4: min. 65, Griezmann. 0-5: min. 68, Griezmann.
Árbitro
Trujillo Suárez (Comité Canario): Mostró amarilla a Chema, Morales y Koke.
Incidencias
Se guardó un minuto de silencio en memoria de Jaime Ortí, expresidente del Valencia, y de las víctimas por la violencia de género. Cerca del lleno en el Ciutat de Valencia, con 21.540 aficionados. Partido correspondiente a la 13ª jornada de Liga.

Preparó bien el Cholo el partido en un campo nefasto para él y descubrió todas las debilidades en el equipo de Muñiz. Hasta cinco cambios hizo el técnico visitante respecto al equipo que comenzó ante los romanistas, incluidos los dos centrales, demarcación en la que el Atlético quizá sea el equipo más sobrado de Europa con Godín, Savic, Giménez y Lucas.

Más información

La principal sorpresa fue ver a Correa cerca de Gameiro, con Griezmann por detrás con plena libertad. Ahí es, precisamente, donde más brilla este jugador, no como había venido actuando en punta. Mejora él y crece Gameiro, que participó en los cinco tantos.

Fragilidad granota

Es loable adelantar la defensa tanto siendo un equipo modesto como el Levante, pero si no acompañas esa idea con una fuerte presión en el centro del campo, estás muerto ante estos enemigos tan dinámicos y desequilibrantes. Los de Muñiz comenzaron bien la temporada, pero han reducido tanto sus prestaciones que como sigan así sufrirán para permanecer en la élite. El Levante tuvo más posesión ya en el primer acto, pero sólo inquietaba a Oblak a balón parado, faceta en la que el macedonio Bardhi es un consumado maestro.

Al Atlético, bien organizado atrás, le bastaban los envíos en largo, los robos de balón y las conducciones de Griezmann para romper líneas de supuesta presión. Gameiro erró dos oportunidades delante del portero, pero fue determinante ya en los dos goles que decidieron la contienda en el período inicial. En el primero, tiró un gran desmarque y dio un buen pase que le llegaba a Correa para empujarla, pero se interpuso el gallego Róber Pier para anotar en propia meta. El 0-2 fue otro chiste. Correa superó la salida del portero pero, ya muy escorado, lanzó flojo. Llegó con tiempo de sobra Chema para salvar el tanto, pero le dejó el balón muerto a Gameiro. Con esas trazas, el duelo se le hizo larguísimo al Levante tras el descanso. Encajó tres tantos más en contragolpes del Atlético que permitieron el lucimiento de Gameiro y Griezmann. Sabido es que el fútbol es un estado de ánimo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos