FÚTBOL

Peláez se defiende del expediente abierto por el campo de Tanos ante el CSD

José Ángel Peláez, en su despacho de la Federación Cántabra de Fútbol. /Celedonio Martínez
José Ángel Peláez, en su despacho de la Federación Cántabra de Fútbol. / Celedonio Martínez

El mandatario se mostró satisfecho tras una reunión el pasado lunes en Madrid y «aportar los documentos que prueban que la Cántabra actuó correctamente»

MARCOS MENOCAL SANTANDER.

No será necesario que hoy José Ángel Peláez duerma en la puerta de la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD) como amenazó hace dos semanas. El presidente de la Federación Cántabra de Fútbol se reunió el pasado lunes, tras ser citado, con la subdirectora general de Deporte Profesional, Lucía Muñoz, así como con el subdirector general de Alta Competición, Carlos Gascón, en el edificio del órgano que rige el deporte español. Peláez solicitó al CSD explicaciones sobre la apertura de un expediente por parte del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) y adelantó sus intenciones: «No me moveré de la puerta hasta que las obtenga».

El mandatario dormirá hoy en su casa después de que los responsables del CSD le recibieran con la documentación pertinente «y a la vista de la misma -según Peláez- ha quedado totalmente claro que la Federación Cántabra nunca dejó de mandar ningún documento que le fuera requerido y nos han instado a que presentemos todo nuevamente al TAD». La construcción de un campo de fútbol en Tanos es el origen del conflicto. A Peláez se le planteó un expediente por la supuesta incorrecta utilización de fondos y subvenciones y el retraso injustificado del abono de ese dinero al Ayuntamiento de Torrelavega. El presidente de la Cántabra estuvo acompañado en la reunión con su abogado, Jorge Muñoz Cortés, y juntos se encargaron de «presentar toda la documentación que se solicitó».

Peláez destacó a este periódico que «se puso especial énfasis en que el CSD tuviera constancia de que fue, precisamente, la Federación Cántabra la que llamó al propio CSD para solicitar la autorización que permitiera el pago al Ayuntamiento de Torrelavega de los gastos que supusieron los campos o en su defecto reintegrarlo». Esa solicitud fue fechada el pasado 30 de octubre de 2016 y también fue aportada como prueba. El máximo órgano del deporte español dio luz verde a dicha propuesta «pero no lo hizo por escrito, menos mal que nosotros por precaución grabamos la conversación», añadió el presidente cántabro. Dicha grabación también fue aportada en la documentación que Peláez y su letrado llevaron al encuentro madrileño.

El CSD recogió los documentos y no se posicionó al entender que el TAD es un tribunal independiente

Por otro lado, en la reunión también se aportaron «documentos que prueban y dan fe de que la Cántabra no hizo uso de los fondos en ningún momento». Peláez valoró positivamente el resultado de la reunión y puntualizó que «después de todo lo presentado, según nos comunicaron en el CSD, ahora el siguiente movimiento será hacérselo llegar al TAD». En un principio, la intención del presidente y su abogado era la de cumplir con ese trámite hoy, pero finalmente «lo haremos con más calma el próximo jueves (mañana) o en cualquier caso siempre antes del día 15 de enero».

Por su parte, este periódico solictó al CSD su versión del encuentro y el máximo órgano constestó de manera escueta a través de un comunicado: «Desde el CSD les confirmamos que esa reunión efectivamente se produjo en la fecha referenciada a petición de D. José Ángel Peláez. En dicha reunión el Sr. Peláez explicó la línea que seguirá en sus alegaciones ante el TAD sin que desde el CSD haya nada que comentar ya que el TAD es un Tribunal independiente que deberá estudiar dichas alegaciones».

La historia se remonta a 2015. Durante el mes de julio, el CSD preguntó a la Federación Española por el retraso en el pago del campo. Una semana después fue la Española la que le trasladó el documento a la Cántabra y cuatro días fue lo que tardó Peláez en contestar que «existía un incumplimiento por parte del Ayuntamiento de Torrelavega que impedía el pago», recuerda. La cantidad de la subvención fue de 210.000 euros y «se pagó cuando estaba todo cumplido».

Sin sanción

Es obvio que la amenaza del presidente cántabro aceleró la respuesta de los responsables del CSD conocedores de lo que es capaz el mandatario; su anuncio de mantener una huelga indefinida en la puerta de la sede madrileña hizo sonar las alarmas en el máximo órgano deportivo y adelantaron el recibimiento. Peláez ya hizo noche en los fríos días de febrero de 2012 en la escalera que da acceso a la Cántabra, regida por aquel entonces por el anterior presidente, Alberto Vilar. En aquella ocasión logró sus propósitos y consiguió dar cobertura al mensaje que perseguía. En esta ocasión, seis años después, era evidente que dado el edificio del que se trataba y la repercusión mediática que podía suponer la maniobra no ha sido necesaria. Se abortó con antelación.

Peláez no se esconde y asegura que «toda esta jugada se justifica por la existencia de unas elecciones a la Federación Española a la vuelta de la esquina y se está intentando quitar de en medio a los miembros más activos». El cántabro dice estar «acostumbrado» y espera que el expediente del TAD «quede sin sanción». Se mostró satisfecho después de lo acontecido en el CSD, pero reiteró -como ya hizo hace semanas- estar «más que harto con lo que rodea a la Española. Me centraré en cantabria después de haber dejado tod los cargos en la Española».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos