Fútbol

El Rayo Cantabria se asoma al abismo

Perry, del Rayo (izquierda) en un partido ante el Laredo/Antonio 'Sane'
Perry, del Rayo (izquierda) en un partido ante el Laredo / Antonio 'Sane'

La Española suspende los derechos federativos del club, denunciado por un jugador al que no se le pagó su salario del pasado mes de mayo

JOSÉ COMPOSTIZO

La Real Federación Española de Fútbol suspendió ayer los derechos federativos al Rayo Cantabria, lo que supone que el club no podrá tramitar altas ni bajas, por su condición de moroso tras la denuncia ante la Comisión Mixta de Tercera División de uno de sus jugadores de la temporada 2016/17 por el impago de su salario –500 euros–, del pasado mes de mayo. En caso de que el Rayo Cantabria no se haga cargo de la deuda contraída con el jugador descendería de categoría, teniendo derecho a ocupar su plaza el equipo de Camaleño, el Valle Lebaniego, tras haberse clasificado en cuarta posición la temporada pasada en Regional Preferente. Esta decisión supone la imposibilidad de tramitar las fichas a los futbolistas, requisito que los clubes ya pueden realizar, aunque el proceso se podría hacer a lo largo de julio y parte de agosto, tres días antes del primer partido de competición oficial de la temporada 2017-18.

Ante el anuncio por parte de de la junta directiva de la entidad presidida por David Moreno de convocar una asamblea extraordinaria para el día 18 de julio a las 12.00 horas en la sede del club –Avenida del Deporte de Santander–, los coordinadores, entrenadores y monitores del Rayo Cantabria se han visto en la tesitura de mostrar su malestar con la actual directiva, dado que como ellos mismos reconocen se han sentido «engañados», ya que no se han cumplido las promesas que les trasladaron en diversas ocasiones.

«Desde el mes de mayo tenemos la sensación que la actual directiva presidida por David Moreno y su mano derecha en la sombra, Ángel Humanes, en ningún momento quiso hacer frente a los pagos que tenían comprometidos, tanto con los jugadores de Tercera División como con la totalidad de la estructura del club y que sólo la actuación de los coordinadores pudo paliar parcialmente. Con la cantidad que el club tenía en metálico en Santander se pudo pagar lo comprometido con los entrenadores y monitores y algunos jugadores de la primera plantilla, que por su modesta cuantía económica se pudo realizar» han señalado.

Impagos a los árbitros

Además la estructura deportiva, de base y administrativa del Rayo Cantabria considera que «la actual directiva da la sensación de que no tiene intención alguna de ponerse al día con el Colegio de Árbitros, dado que no han sido abonados los últimos recibos arbitrales del equipo de Tercera y el Juvenil, con lo que el Rayo queda en mal lugar ante ese colectivo y deja al club ante la posibilidad de recibir sanciones si no se procede al abono de dichas cantidades», asume.

También, el conjunto santanderino, está inmerso en pleitos en distintos Juzgados de lo Social de Santander y que pueden ascender aproximadamente a unos 35.000 euros por impagos a jugadores que llevaron su situación a los tribunales, por lo que la estructura deportiva del Rayo Cantabria considera que, «ante la incertidumbre creada por la dimisión de la directiva y no tener noticia alguna de lo que puede ocurrir en la Asamblea de Socios, la coordinación técnica ha decidido parar temporalmente la confección de la plantilla de Tercera hasta que se aclare la situación del club».

Asimismo, esa coordinación técnica del Rayo ha pedido a la Federación Cántabra que paralice cualquier tipo de pago al club que pueda llegar vía subvención o por el Decreto de Derechos Televisivos, hasta que se solucione la situación del Rayo. «De esta manera se evitaría que esas cantidades puedan ser desviadas hacia otras cuentas ajenas al club, que puedan estar controladas por alguna sociedad instrumental creada para evitar supuestamente algún tipo de embargo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos