Fútbol-Tercera

Cinco meses de castigo a Mantecón

Momento en el que Jesús Mantecón tiene que ser separado del colegiado del partido ante el Tropezón, Ortega Romano./Antonio 'Sane'
Momento en el que Jesús Mantecón tiene que ser separado del colegiado del partido ante el Tropezón, Ortega Romano. / Antonio 'Sane'

El entrenador del Cayón se perderá prácticamente toda la temporada por los hechos del partido ante el Tropezón

JOSÉ COMPOSTIZO Sarón.

Nunca el Juez Único del Comité de competición de la Federación Cántabra de Fútbol (FCF) había sancionado con tanta dureza a un entrenador. Jesús Mantecón, técnico del Cayón, ha sido castigado nada menos que con cinco meses y cuatro partidos como consecuencia de las incidencias reflejadas en el acta del encuentro de Tercera División Tropezón-Cayón, disputado el pasado domingo en el campo de Santa Ana, de Tanos. Así, si nada lo remedia, el preparador se perderá prácticamente lo que resta de temporada en el campeonato liguero.

El choque finalizó con el resultado de 1-0. Mantecón fue expulsado en el minuto 62 por el colegiado Ortega Romano. Según la redacción del acta, el juez de competición de la FCF ha decidido el periodo de castigo teniendo en cuenta la adición de tres sanciones originadas por vulnerar otros tantos artículos del régimen disciplinario.

La comunicación de la Federación Cántabra indica que Mantecón ha sido castigado con dos partidos de suspensión por protestar de forma insistente al árbitro principal o asistentes, siempre que no constituya falta más grave (artículo 120). También, con dos partidos por conducta contraria al buen orden deportivo (articulo 122). Y, finalmente y lo más grave de todo, con cinco meses de suspensión por agredir al árbitro sin originar consecuencia dañosa (articulo 99.1).

La sanción ha causado sorpresa en el entorno del Cayón, ya que no se esperaba una decisión tan grande, sobre todo porque Mantecón había acudido después del choque a pedir perdón al árbitro y también lo había hecho a través de los medios de comunicación.

La redacción del acta por parte del colegiado Ortega Romano fue la siguiente: «Tras ser expulsado el entrenador del CD Cayón D. Jesús Mantecón Anuarbe, entró en el terreno de juego varios metros, encarándose conmigo, sujetándome de la camiseta y golpeándome con la mano el pecho en varias ocasiones a la vez que decía gritándome y con el brazo levantado con la mano en forma de puño: '¡ Te voy a arrancar la cabeza hijo de puta, tu no juegas con nuestro trabajo, te mato cabrón, te mato, no juegas con mi trabajo!'. Fue separado por el delegado local y jugadores mientras continuaba amenazándome de muerte e insultándome. Posteriormente se negaba a abandonar la zona del banquillo, teniendo que ser avisado y retirado por el delegado local».

Arrepentimiento

Ya en frío, el entrenador gualdinegro, arrepentido, pedía disculpas en las páginas de El Diario Montañés. «A veces me pongo un poco nervioso, pero es la primera vez que me pasa algo así. Espero cualquier sanción y la voy a aceptar. Como si me echan de mi equipo». Jesús Mantecón, el técnico del Cayón, no puede estar más arrepentido de lo que ocurrió el domingo en el encuentro entre el Tropezón y su club. Entrada al campo, insultos y amenazas al colegiado, Ortega Romano, tras la expulsión de un jugador aurinegro... Un día después, entonó el 'mea culpa', la vergüenza por unos hechos que no debieron producirse y la disposición a aceptar la sanción impuesta, más implacable de lo esperado.

Ahora, en este largo periodo, Mantecón será sustituido en el banquillo por su segundo de a bordo, José Manuel Rumayor, 'Ruma'. Pero el entrenador titular, ahora sancionado, dentro del arrepentimiento no descarta incluso echarse a un lado para que la directiva del club de Sarón busque otro entrenador que trate de llevar al equipo a los puestos de play off de ascenso a Segunda División B.

Mantecón, que estos días no tenía casi ánimo para acudir al entrenamiento de su equipo, le duele especialmente lo sucedido por su Cayón. Entidad que va estrechamente unida a su entrenador. «Porque esta no es la imagen de un club centenario al que yo entreno, no debe ser la que dé en el campo ante rivales, árbitros o cualquier estamento de nuestro fútbol», reconoció el lunes. Entiende el técnico que en estos momentos la imagen del club recae sobre su persona «y tengo que cuidarla tal y como yo entiendo el fútbol y tal y como el Cayón siempre muestra y mostrará allá por donde vayamos», aseguraba el entrenador, antes de conocer la severa sanción. «Tendré el máximo cuidado para que no vuelva a ocurrir».

El presidente de la Federación Cántabra de Fútbol ya dejó ver la posibilidad de un castigo ejemplarizante por los hechos acaecidos el domingo en Santa Ana. Tajante a más no poder con cualquier atisbo de violencia en el fútbol desde hace años, José Ángel Peláez expresó el lunes «todo el apoyo al trío arbitral». «No nos gusta ver que uno de los entrenadores que ha logrado los mayores éxitos del Cayón en todos los tiempos se vea involucrado en esta situación», apunta. «También le honra haber pedido disculpas», dijo el mandatario del balompie regional, aunque eso, finalmente, parece que no ha servido de atenuante para el Juez Único del Comité de Competición.

Fotos

Vídeos