La Gimnástica logra su tercera victoria consecutiva

La Gimnástica logra su tercera victoria consecutiva
Luis Palomeque

Los de Torrelavega confirman que su recuperación de juego y resultados no es solo una casualidad

ADELA SANZTorrelavega

El triunfo sobre el Textil Escudo confirma un hecho: la Gimnástica ha vuelto y presenta su candidatura al campeonato. Aún es pronto para vender la piel de un oso del que apenas se ha escuchado un lejano bramido, pero tres triunfos consecutivos después de un arranque titubeante son señales de esperanza para una afición que aguarda el retorno de la mejor versión de los suyos.

La Gimnástica arrancó con fuerza el encuentro. Nacho Rodríguez dejó el primer aviso a su rival, un remate de cabeza que aceleró el pulso a los de Cabezón, que todavía andaban algo fríos. Sin tiempo para reaccionar, el Textil Escudo encajó poco después el gol. No había tenido ocasión ni de recomponer sus líneas cuando Vitienes puso un balón en el centro del área pequeña, donde se lo encontró Javito, que entraba desde atrás y lo envío fuera del alcance de Alberto.

2 Gimnástica

Álex, Fer, Fermín, Cote, Camus, Luis Alberto, Vitienes (Ocejo), Javito, Nacho Rodríguez, Victor y Perry (Cagigas).

1 T. Escudo

Alberto, Edgar (Gonzalo), Dosal, Adri, Aitor, Guiller, Sergio, Cano, Pablo Iglesias (Raúl), Perujo (Bordás) y Arozamena.

Goles
1-0 m.5, Javito. 1-1 m.49, Perujo. 2-1 m.70, Cote.
árbitro
Crespo Puente. Amonestó a los visitantes Cano, Alberto, Edgar, Dosal, Raúl y expulsó a San Emeterio y al segundo entrenador José Francisco Pozueta.
Incidencias
El Malecón. 800 personas.

Con ventaja, los blanquiazules (de rosa este domingo) jugaron con el viento a favor desde el principio. Con esa tranquilidad que trae consigo el gol, los torrelaveguenses controlaron el partido. Tal era la confianza en sí mismos que buscaron ampliar la ventaja y casi lo consiguen poco después, pero la jugada de Nacho Rodríguez fue anulada por fuera de juego. El Textil, que se pasó el primer cuarto de hora a verlas venir, tardó en desperezarse el mismo tiempo que su rival en aflojar el ritmo. De esta forma llegó su ocasión, un remate de Pablo Cano que un defensa local desvió por detrás de la línea de fondo. Fue tan solo un pequeño contratiempo para una Gimnástica que, jornada tras jornada, recupera su idiosincrasia. Firmes atrás y letales arriba, esa es la consigna que Pablo Lago ha tratado de inculcar a sus futbolistas desde que firmó como entrenador del equipo, y que estos empiezan a asimilar.

La segunda mitad no empezó bien para los de casa, ya que el Textil les devolvió la moneda e igualó el resultado gracias a un remate de Perujo poco tiempo después de reanudarse el juego. En otras circunstancias el tanto hubiera supuesto un golpe casi letal para la Gimnástica, pero ahora se la ve fuerte y se recuperó del susto. Cote, de cabeza tras un lanzamiento de falta, hizo el segundo, que sería definitivo. De ahí hasta el final solo quedó aguantar y esperar que el silbato del árbitro sonase por última vez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos