Fútbol

La Gimnástica suma y sigue

El gimnástico Perry intenta robar el balón a Colina, del Siete Villas. :: luis palomeque/
El gimnástico Perry intenta robar el balón a Colina, del Siete Villas. :: luis palomeque

Los torrelaveguenses, que llevan cinco victorias consecutivas, atraviesan su mejor momento desde que empezó el campeonato

ADELA SANZ TORRELAVEGA.

Cinco victorias consecutivas confirman que la Gimnástica atraviesa por su mejor momento desde que empezó el campeonato. Tal vez siga sin jugar como desearían tanto su entrenador como sus aficionados, pero lo importante es que está sumando los puntos de tres en tres. Frente al Siete Villas no jugó su mejor partido, pese a que dispuso de ocasiones más que suficientes para merecer el triunfo. El conjunto visitante, que también tuvo las suyas, también pudo haber ganado, pero se topó con Álex Ruiz, que no solo detuvo varios disparos, sino que incluso paró un penalti.

Los locales salieron a por el partido y dispusieron de la primera oportunidad con un lanzamiento de Víctor desde el borde del área que se fue algo desviado y poco después probó fortuna Nacho Rodríguez, si bien con un tiro demasiado suave. Tras ese inicio prometedor el partido atravesó una fase de calma chicha y hasta casi la primera media hora no volvió a sentirse inquietud cerca de las porterías, primero con una caída dentro del área de Nico Antigüedad y, poco más tarde, con un cabezazo de Palazuelos. Ambas acciones fueron el preámbulo de las mejores oportunidades de gol del primer tiempo, que llegaron casi al final, un uno contra uno de Manu Cobo frente a Álex Ruiz que el delantero no definió bien, y un disparo de Palazuelos con la derecha que se fue alto.

Tras el descanso el Siete Villas salió con más energía y suyas fueron las primeras ocasiones. La primera la salvó con una gran parada el guardameta local, que evitó un gol cantado de Juanmi, y, poco después, un tiro de Manu Cobo que se fue por encima del travesaño.

Y cuando mejor lo estaba haciendo el conjunto de Castillo llegó el gol de la Gimnástica, que les sentó a los de amarillo como un golpe seco en la nariz. Víctor se hizo con el balón dentro del área y batió por bajo, ajustando al palo, a Peramato. El equipo visitante, después de unos minutos medio noqueado, volvió en sí con un penalti a su favor, una ocasión perfecta para empatar. Sin embargo, otra vez se topó con el portero blanquiazul, que detuvo el lanzamiento de Ibón. Fallar el penalti fue el golpe definitivo a la voluntad de un Siete Villas que ya no creo en sí mismo de la misma forma. Y pese a que siguió persiguiendo el gol del empate, no lo consiguió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos