Fútbol | Regional

Manuel Preciado insiste ante el juez: «No le amenacé ni le agredí, solo le insulté»

Manuel Preciado insiste ante el juez: «No le amenacé ni le agredí, solo le insulté»

El juicio entre el árbitro y el entrenador del Ribamontán al Mar por un presunto delito leve de amenazas ha quedado visto para sentencia

LEILA BENSGHAIYARRibamontán al Mar

El juicio entre el árbitro de Regional Preferente, Borja Mata, y el entrenador del Ribamontán al Mar, Manuel Preciado, por un presunto delito leve de amenazas quedó ayer visto para sentencia y está previsto que su fallo se conozca hoy. El colegiado denunció a Preciado después de que en el partido del pasado sábado entre el Revilla y el Ribamontán, siempre según el árbitro, además de ser objeto de diversos insultos por parte del técnico, que quedaron reflejados en el acta arbitral, también fue «amenazado de muerte» por Preciado, quien según Mata le advirtió que «si te veo por la calle te voy a matar».

Ver más

Un extremo que Manuel Preciado negó rotundamente, incluso antes de que comenzase el contencioso. «Eso es todo mentira. Espero que se sepa la verdad», explicó. Aunque sí reconoció que había proferido insultos de distinto grado como «hijo de puta» o «sinvergüenza» contra el árbitro y pidió disculpas por este comportamiento, pero «no le amenacé ni le agredí, solo le insulté».

En los alegatos finales Marcelo Rodríguez-Altónaga, abogado de Borja Mata, solicitó para el acusado la pena contemplada en el artículo 171, del apartado siete del código penal, que refleja que «el que de modo leve amenace a otro será castigado con la pena de multa de uno a tres meses. Este hecho sólo será perseguible mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal». Por su parte Jorge Fernández, defensor de Manuel Preciado, pidió la libre absolución del entrenador del Ribamontán. El letrado consideró que lo que ocurrió ese día está «dentro de una nebulosa» por las diferentes versiones que aportaron las dos partes implicadas y los testigos. El letrado también aludió a la presunción de inocencia de Preciado. «En caso de dos versiones contradictorias sin pruebas, como tenemos aquí, no se debe dar por buena la que perjudique al acusado», explicó Fernández Sanz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos