Fútbol

El Marina expulsa a dos niños porque su padre pidió explicaciones al presidente

El Marina expulsa a dos niños porque su padre pidió explicaciones al presidente

Rubén Musy, padre de dos chicos, de 14 y 11 años, denuncia «la injusticia que se ha cometido» con sus hijos

DM .
DM .Santander

Rubén Musy, padre de dos jugadores del Marina Sport, de 11 y 14 años, denuncia que sus hijos han sido expulsados del club de Soto de la Marina porque él pidió explicaciones «de manera educada», al presidente, Alfredo Martínez. «En la comida de fin de temporada le pregunté por qué no entregaron a mi hijo un premio que sus compañeros le habían concedido. Eso fue todo», asegura Musy.

El club, por su parte, argumenta que el premio que los compañeros concedieron al hijo de Musy «fue un error». «Es verdad que los compañeros le eligieron a él, pero ese niño ya tenía un premio que le habían dado hace dos años y además los niños no tienen capacidad para elegir, eso lo tiene que decidir el entrenador», expone el presidente, Alfredo Martínez, antes de matizar que «el padre pidió explicaciones chillando como un energúmeno».

El desencuentro entre Rubén Musy y los directivos del Marina Sport comenzó cuando su hijo pequeño fue elegido por todos sus compañeros como el mejor del equipo de la pasada temporada. El premio iba a ser entregado en la comida de final de campaña, pero ese día la directiva dio el premio a otro chaval del equipo. «Yo fui hacia la mesa de la directiva para hablar con el presidente. Le dije que quería hablar con él y al principio me contestó que ese no era ni el momento ni el lugar. Yo insistí y finalmente habló conmigo», cuenta el padre. Le preguntó por qué no habían dado el premio a su hijo y, según Musy, «el presidente me explicó que había habido un error y que el premio no lo tenían que haber elegido los niños, sino el entrenador y que mi hijo ya había sido premiado en otra temporada y que esta no le tocaba».

Musy y su familia no se quedaron convencidos con esta explicación, pero admite que «a nosotros nos dan igual los premios, así que lo dejamos así».

Pero a la semana siguiente, el presidente del Marina, Alfredo Martínez, llamó a Musy. «Yo pensaba que era para pedirnos disculpas, pero cual fue mi sorpresa cuando me di cuenta de que era para todo lo contrario. Me dijo que «expulsaba a mis hijos del club por haberle pedido explicaciones en la comida, delante de los concejales de Bezana», explica Musy, que en ese momento se quedó sin saber qué decir.

Ahora ya ha pasado casi dos meses desde entonces y la situación sigue igual. Los niños, después de cinco años en el Marina Sport se han tenido que buscar otros equipos en los que poder seguir jugando al fútbol. «Lo que tengo es una sensación de impotencia terrible. Yo no he hecho nada malo, solo pedí explicaciones al presidente y por eso echan a mis hijos. Es una injusticia y estas personas no han pensado, ni por un momento, el daño que han hecho a los niños». «Además -añade- yo nunca he sido un padre polémico y eso lo pueden decir el resto de padres. Nunca hablo en los partidos y nunca me he quejado de nada. Apenas hablo con los directivos, salvo para saludar; y ahora por pedir explicaciones me hacen esto. ¿Pero qué clase de valores inculcan en este club?», se lamenta Musy.

Justificación del Marina Sport

Por su parte, el presidente del Marina Sport, Alfredo Martínez, justifica la expulsión de los niños. «Es una decisión que hemos tomado yo y el director deportivo (Fermín Collazo)». Explica el presidente que lo ha hecho «porque este señor es un padre que no ha tenido una buena actitud». Martínez relata que a mitad de la temporada «llamó sinvergüenza a un entrenador y aunque aquella vez no hicimos nada, ya lo habíamos apuntado». Este episodio es algo que Musy niega rotundamente, ya que «nunca he insultado a nadie, ni en el club ni fuera». Pero para el responsable del club de Soto de la Marina «la gota que colmó el vaso fue cuando en la comida de final de temporada del club, como no le entregamos un premio a su hijo, vino chillando como un energúmeno. Nosotros le advertimos que no era el momento, pero él siguió exigiendo y dando un espectáculo delante de los concejales», relata el presidente.

Martínez añade que él mismo junto a Collazo, «días después, y en vista de que este padre no se disculpaba, decidimos echar a sus hijos del club. Además son una familia que no pertenece a Santa Cruz de Bezana», dice.

Rubén Musy, por su parte, niega que él montase un follón en la comida. «Nadie se enteró». Es más, este padre comenta que días llamó a la concejala de Deportes de Bezana, Ana Isabel Rojo, para ver si ella podía hacer algo por sus hijos. «Su contestación fue que no podía hacer nada, pero ella misma me confesó no se había enterado de lo sucedido y eso que había estado en la comida», explica Musy, que ya ni tan siquiera quiere que readmitan a su hijos en el Marina Sport. «En un sitio que está dirigido por estas personas ya no quiero que estén mis hijos, pero sentía la necesidad de contar lo que me ha pasado porque es una gran injusticia. Tengo una horrible sensación de impotencia porque pienso ¿qué culpa tienen los niños? A ellos no hay que meterles en asuntos de mayores y si al presidente no le ha gustado que yo le pidiese explicaciones, no tiene porque utilizar a mis hijos», concluye Musy .

Fotos

Vídeos