análisis

De Gea, veterano a los 26 años

De Gea, en un partido con España.
De Gea, en un partido con España. / Reuters
  • Ídolo en Manchester e indiscutible con Lopetegui, vive en el podium de los tres mejores porteros del mundo

  • Sólo ha encajado un gol en esta nueva etapa... y fue de penalti en el empate frente a Italia en Turín

David de Gea siempre fue precoz. Quizá por eso tuvo que madurar a toda velocidad. «Estoy acostumbrado a una presión terrible, aprendes a disfrutar con ella», reconocía a este medio antes de la Eurocopa. Este lunes cumplió 26 años, aunque lleva tanto tiempo bajo los palos al más alto nivel que parece más mayor. «Y la barba esa que lleva», dice su amigo Ander Herrera. Fue campeón de Europa sub'17, entre otros con Bojan, Nacho, Iago Falqué o Fran Mérida y rozó el titulo mundial de la categoría cuatro años después.

Debutó con tan solo 19 años en el Atlético, siendo recordado que paró un penalti en su primer partido en el Calderón y el que detuvo en la final de la Supercopa europea al Inter. Hasta allí llegó el club después de la final de Hamburgo, esa que dicen cambió la historia del Atlético. En Inglaterra se ha consolidado, tras unos primeros meses complicados en los que debía demostrar por qué Alex Ferguson le había elegido a él con 20 años para suplir a una leyenda como Van der Sar. «Pasé momentos duros y difíciles, los primeros meses no fueron fáciles, pero eso me hace valorar mucho más lo que he conseguido», recuerda cuando le preguntan por ello. Nadie duda, tras conseguir levantar todos los trofeos ingleses estos años y ser nombrado varias veces mejor portero de la Premier, que fue una de las mejores contrataciones del escocés en el cargo, algo que confirma que haya sido nombrado mejor futbolista del club, algo que ningún portero logró antes.

En la selección sub' 21 logró dos campeonatos de Europa, en 2011 y 2013, alcanzando el récord de partidos en la categoría, pero le faltaba asentarse en la absoluta, con la que había debutado en 2012. Acudió con 24 años al Mundial de Brasil, pero se lesionó cuando ya algunos pedían un cambio en la portería tras el estrepitoso estreno ante Holanda (1-5). Del Bosque sí optó por hacer cambios tras consumarse la eliminación frente a Chile y comenzó esa «transición dulce» para colocar al manchego como titular, algo que decidió tras su recital ante Ucrania y se completó en la Euro.

Estuvo 494 minutos imbatido desde su debut oficial con España, superando el récord del legendario Gordon Banks, pero la derrota ante Croacia obligó a España a medirse con Italia, que superó a los españoles. El meta fue el más destacado de España en París, pero la selección quedó eliminada. Es curioso, pero casi cinco meses después de aquel duelo en Sant Denis sólo los transalpinos han logrado batir a De Gea, fortalecido con la llegada de Julen Lopetegui al cargo. El técnico vasco, que siempre destacó al meta cuando trabajaron juntos en las categorías inferiores, tenía claro que debía ser piedra angular en su proyecto. Por eso, comunicó a Iker Casillas su decisión, aunque le avisó de que estaría «pendiente» de su rendimiento. Además, rescató a Pepe Reina y ha ido probando distintos nombres para tercer portero: Adrián San Miguel, Sergio Rico y el último Sergio Asenjo, una de las novedades en la lista para los próximos partidos contra Macedonia e Inglaterra.

Lopetegui está convencido de que es el ideal, no sólo por sus reflejos sino también por su juego con el pie, algo que destacaban siempre en la Federación. Tiene una razón. De pequeño se le daban bien todos los deportes (tenis, ciclismo o baloncesto) y se quitaba el gusanillo de marcar goles siendo delantero centro (en el Colegio Castilla de Torrejón de la Calzada), pero siempre tuvo claro que debía ser portero, quizá para ser mejor que su padre del que siempre ha seguido consejos. «El portero es el antihéroe, tenemos un carácter diferente al resto porque evitamos la alegría: los goles. Quizá seamos mentes distintas al resto de futbolistas. Todos los porteros tenemos algo especial, no creo que sea locura... sino cordura. Hay que tener mucha para ponerte debajo de una portería ante 90.000 tíos y aguantar la presión».

De Gea vive una realidad que sucede a otros jugadores de La Roja, menos reconocidos en España que en el resto del mundo. Para muchos, no sólo compañeros como Wayney Rooney, Michael Carrick, Juan Mata o Memphis Depay, es el mejor portero del mundo. Gerard Piqué también le pone ese calificativo, aunque lo reparte junto a Ter Stegen. En general, no hay duda de que junto a Manuel Neuer, Thibaut Courtois y Jan Oblak, el portero referencia a nivel mundial. «Hay jugadores nuestros muy buenos haciendo grandes cosas en otras ligas, pero no llega todo lo que debería llegar a España, pero este seleccionador no es así. Sabe perfectamente lo que estamos jugando, lo que estamos dejando de jugar y cómo lo estamos haciendo. Por ese lado estoy tranquilo, las oportunidades van a ser las mismas para un jugador esté en España, Alemania, Italia o Inglaterra», apuntaba hace unas semanas Ander Herrera.

El hombre tranquilo

El vasco es uno de los que destaca su tranquilidad como quizá la mayor de sus virtudes. «Tiene una personalidad que le permite aislarse de todo lo que le rodea. Siempre está tranquilo y centrado», recordó Juan Mata cuando se le preguntó por el fichaje fallido por el Real Madrid, algo que no quebró su relación con la grada de Old Trafford. Sus paradas le llevaron a conseguir un tercer premio como mejor jugador del club, galardón que nadie había logrado en toda la historia. «Soy tranquilo dentro y fuera del césped. Me tomo las situaciones con calma, hay pocas cosas que me pongan nervioso, que me puedan influenciar dentro y fuera del campo. La clave de un portero es olvidar rápido el error o una buena parada, porque si no estás concentrado da igual lo que hayas hecho que puedes fallar. Siempre mirar la siguiente jugada. Puedes llevar cinco o seis partidos buenos, hacer varias paradas buenas pero si en el último minuto fallas queda como un partido malo, que el equipo pierde por culpa del portero. Es lo típico, hay que convivir con ello estando centrando en tu trabajo y en el presente que es lo más importante». Así lo cree Gianlugi Buffon, que sigue en activo a los 38 años, y con el que se abrazó sobre el césped del Juventus Stadium y le calificó de leyenda pese a su error. «David de Gea ya no es un portero joven, es uno experimentado y está al más alto nivel. Su actuaciones con el Manchester United ya no sorprenden. Ya demostró que es uno de los grandes y tiene todo el futuro por delante».