Fútbol

Selección española

Mundial 2018 | Clasificación

A Rusia con ilusión

Isco Alarcón celebra uno de sus dos goles a Italia en el Bernabéu. /Efe
Isco Alarcón celebra uno de sus dos goles a Italia en el Bernabéu. / Efe

Isco lideró a una selección que pasó por encima de Italia y asegura medio billete para el Mundial

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

España sonríe. La selección está muy cerca de Rusia tras superar con autoridad a Italia, que llevaba once años sin perder un partido de clasificación. Aún quedan nueve puntos en juego, pero parece realmente complicado que España se deje cuatro puntos si mantiene el nivel que viene dando desde la llegada de Julen Lopetegui al cargo. Más allá de los resultados, 'La Roja' ilusiona. Este grupo, en el que varios jóvenes como Isco tiran del carro con su descaro, transmite fiabilidad y una sensación de que está bien trabajado ante todo tipo de situaciones que le planteen sus rivales. Durante algunos minutos, como sucedió en el Bernabéu ante una Italia maniatada por un rival superior, incluso ofrece fases de juego brillante, respetando ese estilo que enamoró cuando durante seis años España reinó en Europa y en el mundo.

3 España

De Gea, Carvajal, Ramos, Piqué, Alba, Busquets, Koke, Iniesta (Morata, min. 71), Asensio (Saúl Ñíguez, min. 77), Silva e Isco (Villa, min. 89).

0 Italia

Buffon, Darmian, Barzagli, Bonucci, Spinazzola, Candreva (Bernardeschi, min. 70), De Rossi, Verratti, Insigne, Belotti (Eder, min. 70) e Immobile (Gabbiadini, min. 78).

Goles
1-0, min. 13: Isco. 2-0, min. 39: Isco. 3-0, min. 76: Morata.
Árbitro
Björn Kuipers (Holanda). Amonestó a Verrati, Bonucci
Incidencias
Séptima jornada de la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018. Lleno en el Santiago Bernabéu. 79.250 espectadores, de ellos casi 2500 italianos. Tímidos silbidos en el inicio del himno nacional visitante. Bonucci no jugará la próxima jornada por acumulación de amonestaciones. El público hizo 'olés' después del 2-0 y también con 3-0.

Lejos están aún esos momentos, pero al menos parece que podrá presentarse en el próximo Mundial sin pasar por el trance de lograr el billete en la repesca, como los malos estudiantes. Y lo hará con confianza, consciente de que dispone de futbolistas con los que soñar en grande no es una quimera. Muchos de ellos se forjaron en la inferiores y brillaron con fuerza. Algunos no estuvieron en aquellos años que Iniesta, Ramos o Silva cambiaron la dinámica, pero ahora quieren repetir con ellos. Uno de ellos es Isco Alarcón, autor de los dos goles que sepultaron un partido que siempre estuvo inclinado hacia la meta de un Buffon que no estuvo tan fiero como al inicio del siglo.

Más información

Hace justo un año, cuando Lopetegui fue nombrado seleccionador nacional el andaluz marchitaba en el Real Madrid. Pese a que no había jugado, eso no le hizo al vasco perder la fe en Isco. Le incluyó en su primera lista pero se cayó a última hora porque estaba tocado. Un mes después, antes de medirse en el doble duelo a domicilio ante Italia y Albania, le incluyó en el grupo pese a que sumaba sólo 57 minutos oficiales. "Son pocos, pero hemos confiado en él porque me gusta. Nos puede ayudar en momentos puntuales".

Koke mejora a Iniesta y Busquets

La confianza ciega de Lopetegui en Isco ha tenido recompensa para el jugador, que acabó convenciendo a Zidane con su fútbol en los minutos que disponía hasta hacerse indiscutible en un Real Madrid campeón de Europa, y también para el propio entrenador, que encontró en el madridista el ejecutor a un plan que funcionó ante una Italia ahogada por la presencia de seis centrocampistas españoles. La presencia de Koke permitió que Busquets e Iniesta brillasen a un nivel que parecen haber olvidado en Barcelona.

La idea de jugar de inicio sin '9' fijo, aprovechando el momento de forma del citado Isco y Marco Asensio, funcionó. Los dos madridistas, idolatrados por la afición, se movieron junta a Silva entre la defensa italiana, donde Ventura añoró a Chiellini. El sainete ridículo alrededor de Piqué no desorientó el plan español, que veía como su oponente, con algunos ilustres lejos de su mejor nivel (Buffon o De Rossi), buscó desde el inicio la espalda de la defensa roja con balones largos.

España combinaba, normalmente a ritmo lento, pero aceleraba lo suficiente para castigar a Italia en los repliegues. Así, dispuso de una buenísima opción con una falta en la frontal del área pero sorprendentemente la lanzó Ramos. Son esas cosas que tiene el capitán, que lo mismo lanza un penalti ante Croacia en la Euro o frente a Brasil en la Confederaciones con otros especialistas en el campo, como se pega un sprint para asistir como Cafú a Morata, que entró al campo en la recta final para demostrar que con '9' también hay goles. La 'boutade' de Ramos queda en el olvido porque Asensio provocó otra, que costó una amarilla a Bonucci, y esta vez la lanzó Isco, que la embocó a la red pese a que tampoco parecía imposible para Buffon. Con Italia obligada, España disfrutó.

Final feliz para MOrata y Villa

Y eso que en la otra portería siempre respondió soberbio De Gea, especialmente en un cabezazo a bocajarro de Belloti con 1-0. Otro manchego, Iniesta, demostró que está falto de tono físico pero que pocos dominan tanto el juego a través de la pelota como él. Piqué rozó el 2-0 en una buena internada de Carvajal y llenó de dudas a los que le pitaban. Meditaron si deberían aplaudirle en caso de anotar. España, en la que a veces nadie hacía de '9', también buscó correr, aprovechar esos slaloms de Asensio que tienen maravillado a media Europa. Gracias a uno de ellos llegó el segundo de Isco, con un zurdazo demasiado rápido para la cadera de Buffon, que luego evitó el tercero en un mano con Carvajal.

Italia y tuvo opción de meterse en el partido pero De Gea estuvo ágil evitando que la grada pasase de los olés al silencio nervioso. De hecho, con el 3-0 el Bernabéu estuvo pidiendo la presencia de Villa, que volvió a vestir una camiseta a la que honró con sus goles, varios de ellos necesarios para que ahora España luzca una estrella en el pecho. Esa que, con orgullo e ilusión, lucirá la selección en Rusia el próximo verano.

Fotos

Vídeos