Mundial 2018

Uno de los espontáneos detenidos en el Israel-España llevaba un cuchillo

Isco, durante el partido ante Israel. /Afp
Isco, durante el partido ante Israel. / Afp

El portavoz policial Micky Rosenfeld señaló que, pese a los fallos de seguridad, los jugadores de la selección no corrieron peligro en ningún momento

COLPISAJerusalén

El partido entre Israel y España en Jerusalén dejó una imagen llamativa tras el pitido final. Seis aficionados israelíes saltaron al césped en busca de una camiseta, un recuerdo o una simple fotografía con varios de los jugadores de la selección española. El más solicitado parecía ser Isco, que vio como los miembros de seguridad se llevaban a varios de estos aficionados a pocos centímetros suyos. Ya sucedió incluso con el partido en juego, que se vio detenido por unos minutos.

Según el digital israelí Ynet, uno de ellos llevaba un cuchillo antes de ser detenido, pero desde el Gobierno israelí han aclarado que en realidad lo llevaba en su poder, pero dentro de un bolsillo. Además, el portavoz policial Micky Rosenfeld señaló que los jugadores de la selección española no corrieron peligro en ningún momento.

Lo que sí que quedó en evidencia fue la seguridad en el estadio, ya que además de los espontáneos al final del partido, la zona mixta tras el choque tuvo la visita inesperada de algunos aficionados sin autorización que pretendían hacerse fotos con sus ídolos. Además, durante el partido se animó a la selección de Israel por megafonía, algo que está prohibido por la FIFA y que le puede acarrear una multa económica a la Federación de Israel.

La admiración por los jugadores españoles provocó situaciones de agobio y falta de seguridad en su visita al muro de las lamentaciones y en el hotel King David en el que estaba hospedado el equipo de Julen Lopetegui, donde se colaron varios aficionados para hacerse fotos y tocar a sus ídolos en las horas previas del partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos