Golf

«No quiero que se venda antes mi discapacidad que mi nivel como jugador»

Juan Postigo se prepara para golpear la bola en el campo Abra del Pas. /Alberto Aja
Juan Postigo se prepara para golpear la bola en el campo Abra del Pas. / Alberto Aja

Juan Postigo, el golfista, que nació con una malformación en una pierna, está ya en Sudamérica para jugar el Abierto de Chile que comienza este jueves

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYARMogro

Juan Postigo (Santander, 1996) exhibe su sempiterna sonrisa en el campo de golf Abra del Pas, que le ha visto crecer como jugador. El golfista, que tiene hándicap 1, está a punto de cumplir su sueño: convertirse en profesional. Además será el primer golfista con discapacidad en jugar sin prótesis. Ahora se encuentra en Chile para disputar el Abierto, que empieza este jueves y finaliza el 3 de diciembre, y donde espera colarse en el top 5 o top 10.

-El próximo febrero debutará como profesional en Tarragona, en el PGA por parejas. A medida que ve acercarse la fecha, ¿siente miedo escénico?

-Ninguno. Estoy jugando ya Torneos de profesionales en Chile y en otras partes de Sudamérica, pero lo estoy haciendo como amateur, así me hago a la idea de lo que me voy a encontrar. No tengo miedo. Tengo muchas ganas y mucha ilusión. El trabajo que estamos haciendo en los últimos meses es muy bueno.

«Será un partido histórico porque yo jugaré sin prótesis y mi compañero lo hará con ella»

-Es una competición por parejas. ¿Quién será la suya?

-Juego con buen amigo. Cedric Lescut. Es belga, nos conocemos hace muchos años porque trabajamos juntos en una fundación en Bruselas y es profesional hace muchos años. Por eso voy a debutar con él. Tenemos una relación muy buena. Él juega con prótesis en la pierna derecha. Será un partido histórico porque es la primera vez que se va a dar la circunstancia de que un jugador lleve prótesis y el otro no. Será la primera vez que dos profesionales con nuestras condiciones físicas estén sobre el campo.

-Su mérito es innegable. Obtener handicap 1 es muy complicado. Entenderá que esto sumado a su discapacidad llame la atención...

-En eso estoy completamente de acuerdo. Mi caso es especial y lo va a ser siempre, pero no quiero que se venda antes mi discapacidad que mi nivel como jugador. Yo tengo un nivel deportivo muy alto, de lo cual soy consciente porque me ha costado mucho llegar aquí. Pero lo que no puede ser es que me conozcas antes porque sea el chico al que le falta una pierna que por ser el jugador de golf al que le falta una pierna. Son cosas distintas. No es lo mismo que me denomines como discapacitado y luego jugador de golf, que como un jugador de golf que es discapacitado.

«Me paró una furgoneta de la Policía Nacional. Era para pedirme una fotografía»

-¿Cómo es ese momento en que se da usted cuenta de que puede vivir del golf?

-Una maravilla. Que puedas vivir de tu pasión es magnífico. También cambia un poco la cosa, tienes más responsabilidad. No es igual venir a un campo de golf cuando no te conocía nadie que ahora. Ahora llegas y te conoce todo el mundo. Es una responsabilidad con los chicos, con los profesores...Cambia el papel, pero es una maravilla levantarte por la mañana y pensar: 'No tengo que ir a una oficina, voy a un campo de golf'.

-Antes el golf era una afición y ahora vive de ello ¿Qué ha cambiado? ¿Se pone usted más nervioso en los torneos?

-No. Competir, compito muy bien. Tengo muy buena cabeza y esto no me ha influido para nada, de momento, pero nunca se sabe cuando puede aparecere el miedo escénico. Me ha influido más el ser una persona conocida. En ese sentido sí que he notado bastantes cosas. Por ejemplo el otro día iba paseando por El Sardinero y paró una furgoneta de la Policía Nacional delante mío. Era para pedirme una foto. Cosas como esta me chocan un poco de vez en cuando. Que la gente ya te conozca. Me gusta mucho pero no me gustaría llegar a niveles muy altos en este aspecto. No me gustaría ser un Nadal.

-¿Qué le gustaría que le preguntasen en un entrevista y nunca le preguntan?

-Pues creo que igual no se me conoce mucho como persona. De dónde vienes, o a dónde quieres llegar en tu vida personal.

-¿ Y a dónde quiere llegar en su vida personal?

-A ser una persona madura, con una familia, una vida estable, que ahora no la tengo y no la voy a tener en los próximos diez años. Y sí me gustaría el día que pueda parar, parar de verdad, afincarme en mi Santander, que estoy muy cómodo, y vivir una vida como la que viven mis padres.

-El golf cántabro tiene mucho que decir, tanto en el panorama nacional como internacional. Nacho Elvira, Manuel Elvira, Harang Lee, Celia Barquín, usted...

-Es una cantera muy buena. Creo que se ha hecho un trabajo muy fuerte en Cantabria. Estos chicos son todos muy amigos míos. Con Maunel y Celia tengo muy buena relación porque somos de la misma generación e incluso hemos ido a muchos campeonatos juntos. Hemos tenido un vínculo en común y es Santiago Carriles, que ha sido entrenador de Manuel, Celia, Harang y mío. Santi es una persona que nos ha transmitido su amor y su cariño por el golf y por eso siempre me gusta nombrarle. Desgraciadamente en esta tierra no se ha trasmitido todo lo que se podía haber hecho con la figura de Seve o Ramón Sota, que han sido golfistas de talla mundial e históricos. En cualquier parte del mundo se acuerdan de Seve y aquí los niños no tienen esa educación de base que a nosotros nos ha trasmitido Santi.

-Estos compañeros suyos han dado el salto a Estados Unidos. En cambio usted ha preferido quedarse en Europa ¿Por qué?

-Cuando surgió la oportunidad de irnos a América yo estaba operado de la pierna derecha y estaba renqueante, apenas podía andar y ni siquiera hice los trámites para ir. Pero creo que ellos tienen una gran oportunidad en Estados Unidos y la están aprovechando muy bien. Ellos se fueron y yo me quedé y a ninguno nos ha ido mal. Cada uno a su manera, pero poquito a poquito iremos dando que hablar.

-El próximo 15 de diciembre será la Gala del Golf regional, que organiza la Federación Cántabra. El año pasado recibió la medalla de oro de la organización...

-Este año de momento no me han invitado. No he recibido la invitación. Todos mis compañeros y amigos la han recibido ya. Y sí, a pesar de que el año pasado me dieron la medalla de oro, este año no tengo noticias aún. Estoy un poco sorprendido, pero bueno cada uno que haga lo que quiera. Yo no me meto con nadie. Si quieren que vaya iré encantadísimo de la vida, porque represento al golf cántabro fuera de estas fronteras y lo hago feliz. Lo hago de corazón porque esta es mi tierra. Si no me invitan no iré, asumiré que no tengo nivel para estar en esa cena, pero creo debería estar. Ojalá me equivoque y me llegue una invitación y pueda estar. No me gustaría que me llegue a raíz de estas declaraciones, porque si me llega después, pues quizás tampoco vaya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos